Música y Libros

Michi Sarmiento: 50 años de carrera con mucho sabor

Tras años de fama y excesos, el arreglista y compositor sucreño sigue trabajando y haciendo discos.

Michi Sarmiento, músico colombiano

Clarinetista y saxofonista, Michi aprendió todo de su padre, Clímaco Sarmiento.

Foto:

Yomaira Grandett / EL TIEMPO

07 de noviembre 2017 , 12:40 a.m.

Todos los días, a las 3 a. m., Michi Sarmiento estira uno de sus brazos y enciende el radio en una emisora religiosa. Reza y luego espera a que empiecen a dar las noticias. Toma un café sin azúcar y come dos bollos. Así, sin las tensiones de la vida loca que lo acechaban cuando era una estrella de la música tropical.

El arreglista, instrumentista y compositor sucreño Blas Sarmiento Marimón consignó su nombre artístico en centenares de grabaciones durante los últimos 50 años y sigue trabajando. Hace tan solo unos meses hizo un valioso aporte con su saxofón al álbum ‘Kutu Prieta pa Saranguia’, de Son Palenque.

Cuenta el artista, radicado en Cartagena, que el ‘Michi’ le calzó cuando tenía apenas un año y llegó a vivir a la casa de sus abuelos en Soplaviento, Bolívar. Al verlo, una de sus tías le vio parecido a un puerquito que tenían en la casa, que llevaba ese nombre.

“Considero que soy músico desde que estaba en el vientre de mi madre. Llevo la música en la sangre porque mi papá era clarinetista y mi madre, cantadora. Ella se enamoró de él y le dijo que quería un hijo músico. No hubo testigos, cura, ni nada de eso y ¡pam! salió Michi”, comenta entre risas.

Cuando tenía 14 años, cumplió una promesa que su padre, Clímaco Sarmiento –otro músico legendario, que estuvo presente en la raíz de la historia de la música grabada en Colombia, pues fue el arreglista de Pedro Laza y sus Pelayeros– le había hecho a su abuela antes de morir: le enseñó a Michi a interpretar el clarinete. Aunque, cuenta, no fue hasta los 17 años que comenzó a tocar el saxofón ‘en forma’.

Después de pulirse en la Orquesta Claridad de Corozal y la Sonora Portuguesa, Sarmiento creó la agrupación Michi y su Combo Bravo, con la que grabó nueve álbumes para Discos Fuentes y se convirtió en una de sus estrellas más cotizadas.

Vendrían más glorias. En los años 80, Sarmiento hizo los arreglos de una de las canciones más representativas de la salsa en Colombia: ‘Rebelión’, de Joe Arroyo.

Pero a Michi le hicieron su propia rebelión: “El Combo Bravo se acabó cuando los músicos se fueron a tocar con el Joe. Yo también logré entrar ahí y les hice arreglos a varias de sus canciones. Muy pocas personas saben que detrás de esas creaciones estaba mi pluma”, relata Sarmiento.

Se lanzó a hacer salsa desde joven porque en ese momento casi no se grababa nada en Colombia: “En Cartagena, los picós se surtían de otras músicas que traían de afuera, y me siento ‘alegre’ de haber puesto la primera piedra para acercar más a la gente a una música tan rica como la salsa”.

Hay Michi para rato

Con el devenir de las orquestas y de la industria discográfica, figuras como Michi dejaron de captar la atención de la radio comercial. Sin embargo, el artista no abandonó su esencia, así ya no fueran años de gloria, como en los 70.

Pero ha reaparecido en medio de una ola fresca de interés de músicos jóvenes dispuestos a rescatar ese sonido análogo. El proyecto Ondatrópica, de Mario Galeano y Will Holland, les presentó a Michi a nuevas generaciones y ya han tocado hasta en el marco de los Olímpicos en Londres: “Tocamos música del Pacífico, moderna, cumbia, porro. Yo toco el saxofón, hago coros, toco la pandereta. Casi que soy el hombre orquesta del grupo”, cuenta.

Como músico activo, su manera de ver la música ha cambiado con los años: “Ahora, una sola persona hace un disco y me parece que es más fácil. Sin embargo, creo que la cosa era más pura antes. Hay discos grabados hace más de 60 años y tú lo escuchas y parece que hubieran salido ayer del estudio. Se hacía el trabajo con mucho amor y además se grababa en vivo”, cuenta.

El músico confiesa que el momento más duro que ha tenido en su vida ha sido enfrentar la muerte de su esposa: “En mi vida no todo ha sido bonito. Tuve la vida loca... las drogas, pero el golpe más bravo que he afrontado ha sido el fallecimiento de mi esposa, el año pasado, después de 25 años de matrimonio. Gracias a la música es que he podido irme recuperando”.

Sin embargo, el gran Michi aún tiene ganas de hacer música e irse de gira: “Así será hasta que Él me lleve”.

MARÍA ALEJANDRA KARPF
EL TIEMPO@alejandrakarpf

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA