Música y Libros

‘Canto para no odiar y no volverme loca, porque lo mío es una misión’

La reconocida cantante Buika habla sobre su origen, la sexualidad y el mestizaje en la música.

Cantante Buika

Buika ha ganado cinco Premios Grammy por sus discos y colaboraciones con artistas como Jason Mraz, Nelly Furtado y Seal.

Foto:

Warner Music

04 de febrero 2018 , 12:05 a.m.

En el mundo de la música la bautizaron como la perla negra del flamenco y la hija artística de Chavela Vargas. A la cantante María Concepción Balboa Buika, conocida como Concha Buika o Buika, nacida en las islas Baleares, hija de exiliados políticos de Guinea Ecuatorial, no le interesa ninguna de esas etiquetas. Es más, ninguna le calzaría en su justa medida sin dejar otro universo musical afuera.

Desde que el cineasta Pedro Almodóvar puso sus ojos y oídos en ella para invitarla a actuar y cantar en ‘La piel que habito’, la voz intensa y desgarradora de esta cantante de origen mallorquí le dio la vuelta al mundo y acumuló elogios de medios como ‘The New York Times’ y cinco Premios Grammy por sus trabajos y colaboraciones con artistas como Jason Mraz, Pat Metheny, Nelly Furtado, Chucho Valdés y Seal.

Buika grabó discos –‘Mi niña Lola’ (2006), ‘Niña de fuego’ (2008), ‘El último trago’ (2009), ‘La noche más larga’ (2013), ‘Vivir sin miedo’ (2015)– que rompieron la norma y erizaron la piel al cruzar las tradiciones del flamenco, la ranchera y la copla con el pop, el ‘soul’, el ‘jazz’, el ‘reggae’ y hasta el ‘afrobeat’. En su último disco, Para mí, en el que ofrece 25 minutos de música para darse un respiro por bulerías de su cosecha, explora el espíritu flamenco de Camarón de la Isla, cruza el compás del cante con el ritmo de la taranta del sur de Italia y surca las aguas del ‘dance hall’ jamaiquino.

Es un viaje por el mestizaje y un mundo literalmente sin muros ni fronteras musicales. “Hoy en día el ser humano es universal. Si le digo ‘hello, mon dieu o porca miseria’ sabe lo que le digo. Somos universales. Somos una nueva generación de personas. No es una cuestión de edad, sino una idea de vida. En nuestro corazón ya nos sentimos un poco españoles, un poco americanos, un poco árabes, un poco indígenas. Es una mezcla lo que tenemos. Mi trabajo es un reflejo de eso”.

Ese torrente desbordado de cante, ‘swing’, ‘flow’ y compás libre se sube a las tablas para entrar en trance y en comunión con su tribu. “Yo practico el cante y en el cante cuando estás en el escenario es una cuestión de vida y muerte. Como ser humano te desdibujas y se borran las barreras. Siento que ni el cuerpo nos difama, ni las distancias nos separan, ni el saber nos corrompe. En ese momento somos más de lo que cuentan de nosotros, llegamos a ser verdaderamente nosotros”, sostiene.

¿Cómo fue para usted ser negra en Europa?


Cada vez es más raro tener que justificar tu color de piel en un país, aunque todavía hay gente que me pregunta de dónde soy, ¡qué atraso, qué tontería! Usted puede tener el color que quiera y ser de cualquier sitio. El mundo es nuestro. Al fin, el mundo es de la tribu.

¿Se siente una referente de esa tribu mestiza?, como le gusta decir.

Me siento muy agradecida a Dios por tener la oportunidad de tener muchas razas a la vez y muchas nacionalidades a la vez. Aunque dicen que uno nace en un sitio, se renace mil veces en esta vida, ¿verdad? Yo renací en muchas ciudades y países. Eso lo siento como una bendición y creo que el corazón del hombre moderno es así.

Eso contrasta con un mundo que cierra fronteras y en el que rebrota el nacionalismo.


Creo que hay mucha confusión y mucha gente aprovechándose de esa confusión en las identidades. Pero los tiempos de confusión son tiempos de cambio. Por lo tanto, espero que sea un cambio positivo. Cada vez más nos dirigimos a un mundo en el que se demuestra que el mundo entero es un solo país.

¿Qué opina de lo que está pasando en Cataluña?

Soy de esas personas que prefieren no pronunciarse, porque hay que tener información.

Usted tiene una postura muy clara respecto de la elección de cada persona en relación con su identidad sexual. ¿Siente que la sociedad está avanzando en ese tema?

Claro, la sociedad ya no está concentrada en si eres maricón o no. ¿A quién le importa? A las personas no se las cataloga ni determina por su tendencia sexual. Eso me parece de un antagonismo tremendo. Lo importante es si estás haciendo algo positivo para todos o no. A mí me interesan las personas, no si son hombres, mujeres, gais, lesbianas o esto y lo otro. Lo que me interesa es lo que puede aportar al bien de todos.

¿Por qué canta lo que canta?

Yo canto para no odiar y no volverme loca, porque al fin y al cabo lo mío es una misión. No puedo pararme a pensar si me gustaría o no. Si uno es un doctor que está a punto de operar a alguien del corazón no lo piensa. La humanidad te espera a que le regales otro día de credo y paz, porque están los malotes regalándole odios y bombas. Somos nosotros los “tontos” los que tenemos la misión de arreglar el mundo porque los inteligentes lo han echado a perder. Sal ahí afuera y haz tu trabajo.

GABRIEL PLAZA
LA NACION (Argentina) - GDA
En Twitter: @gabyplaza

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA