Música y Libros

Camilla Läckberg, la dama de la novela negra europea

Su obra es fenómenos en ventas. Su saga ‘Los crímenes de Fjällbacka’ es objeto de culto de lectores.

La dama de la novela negra europea

La dama de la novela negra europea

Foto:

Cortesía Magnus Ragnvid

02 de mayo 2018 , 04:13 p.m.

Ubicado al suroeste de Suecia, sobre las costas del Mar Norte que limitan con Noruega, se encuentra el pueblo de Fjällbacka. Ingrid Bergman llamó a este lugar “el paraíso sobre la Tierra”, y era habitual que la estrella de Casablanca pasara los veranos allí.

La última vez que la ganadora de tres premios Óscar visitó Fjällbacka fue dos semanas antes de su muerte, en 1982. En ese momento, Camilla Läckberg tenía ocho años de edad, pero ya fantaseaba con asesinatos y crímenes sin resolver, en su pequeña y natal villa de pescadores. En ese momento, Camilla Läckberg leía a Agatha Christie y junto a su hermana mayor cultivaban una devota afición por las películas de terror.

Camilla Läckberg es la escritora de una saga conocida como Los crímenes de Fjällbacka, compuesta por diez novelas policíacas. El último de estos libros se titula La bruja, y fue publicado en marzo de este año.

En La bruja, un par de niñas (una en el pasado y otra en el presente) son encontradas muertas en los alrededores de una misma granja. Treinta años atrás, dos adolescentes fueron juzgadas por el primer crimen, pero evitaron ir a la cárcel por ser menores de edad.


Una de ellas se quedó en Fjällbacka para llevar una vida tranquila, mientras que la otra se fue del pueblo y regresó muchos años después (en la época en que ocurre el segundo crimen), convertida en una actriz de éxito, con el fin de interpretar a Ingrid Bergman, en una película que recuerda los años en que la popular actriz sueca veraneaba en aquel pueblo junto al mar.

Camilla Läckberg publicó su primera novela, La princesa de hielo, a los 29 años. Sus lectores conocieron a Patrik Hedström y Erica Falck –el policía y la escritora que poco a poco se enamoran–, quienes se convirtieron en la pareja de investigadores más célebre de Escandinavia. La novela fue un éxito y con la publicación sucesiva de sus otros títulos: Los gritos del pasado, Las hijas del frío, Crimen en directo, Las huellas imborrables, La sombra de la sirena, Los vigilantes del faro, La mirada de los ángeles, El domador de leones y La bruja; Läckberg fue reconocida en Europa y recibió los calificativos de “la estrella de rock de la novela negra” (Efe) y “una auténtica maestra de la intriga, el lenguaje y el retrato de los personajes” (Qué leer).

¿Qué leía cuando era niña, Camilla?

Me encantaba leer a Agatha Christie. Ese fue mi primer encuentro con el género policíaco y desde ese entonces lo he amado y lo he cultivado.

¿Cómo fue su infancia en Fjällbacka?

Fue muy especial, un lugar mágico para crecer. Estar cerca de la naturaleza, para una niña, estimula realmente la imaginación. Creo, además, que el entorno seguro de Fjällbacka me preparó para algo más grande. De hecho, me mudé a Gotemburgo a la edad de 17 años, con el fin de estudiar Economía. Era una edad en la que me podía cuidar a mí misma.

Ahora que habla de estimular la imaginación, ¿cuando era niña imaginaba historias
de asesinatos?

Yo siempre me he sentido absolutamente a gusto inventando historias de asesinatos a través de los años. Incluso cuando era niña. Mi padre tenía una enorme biblioteca y ahí encontré mi inspiración.

No solo leí a Agatha Christie, ¡leí todo lo que mi padre tenía en esos estantes!

No solo leí a Agatha Christie, ¡leí todo lo que mi padre tenía en esos estantes! Y en cuanto a Fjällbacka, me pareció apenas natural ponerlo como escenario de mi primera novela. No podía ser de otra manera.

¿Cómo se siente convertir, a través de su literatura, a Fjällbacka, en un lugar en donde hoy, viajeros de todo el mundo llegan para preguntar por sus personajes y las tramas de sus novelas?

Ha sido increíble ubicar a mi pueblo en el mapa internacional a través de mi obra. Es alucinante, casi surreal. Eso me hace sentir un agradecimiento enorme por el apoyo de todos mis lectores alrededor del mundo, así como por el apoyo local de mis amigos y vecinos.

Vende 25 millones de libros, es traducida a 42 idiomas y publica en 55 países. ¿Alguna vez lo imaginó?

No, nunca lo podría haber imaginado. Ni en mis deseos más optimistas visualicé que cuando envié el manuscrito de La princesa de hielo, esta sería mi vida quince años después. Una vida viajando por el mundo a las distintas ferias internacionales del libro. A veces, te lo juro, todo se siente como si fuera un sueño.

¿Cuál es la clave de su éxito?

Confiar en tu intuición y esto lo aplico a cualquier cosa en la vida. Pero cuando se trata de logros, la clave del éxito, sin duda, es el trabajo duro. No dar nada por sentado, asegurarse de invertir las horas necesarias para alcanzar tu objetivo. Invertir el tiempo que sea necesario. Y ya luego, repetir ese proceso una y otra vez.

¿De qué manera le ha servido ser economista y empresaria para su carrera como escritora?

En muchas formas, creo. Pero especialmente para darme cuenta que si bien he logrado mis sueños en el negocio de los libros, este no deja de ser un negocio. Y con esto en mente siempre he tenido claro no solo lo que quiero lograr, sino también cómo hacerlo. Hoy en día un escritor no solo debe producir su obra, sino además debe promocionarla.

¿Cómo construyó los personajes de Erica Falck y Patrik Hedström, su pareja de detectives, protagonistas de su saga?

Quería que estos personajes principales fueran muy simpáticos, que generaran empatía con los lectores, ¿sabes? Quería que fueran personas comunes con las que fuera fácil relacionarse.

En sus novelas llama la atención la narración de la cotidianidad de Fjällbacka a través de varios personajes secundarios...

Yo escribo sobre lo que conozco, eso también es importante. Y si bien aprecio un caso de homicidio espantoso, de esos que dan miedo; también aprecio el balance entre las representaciones complejas de varios personajes y los elementos tradicionales del género.

Sé que muchos de mis lectores, en otras partes del mundo, se sorprenden porque Patrik comparte las tareas domésticas o porque cría a los niños, por poner solo un par de ejemplos

En cuanto al interés internacional por leer sobre la vida cotidiana escandinava, espero que esto se relacione con nuestra política y nuestra progresión feminista en la sociedad. Sé que muchos de mis lectores, en otras partes del mundo, se sorprenden porque Patrik comparte las tareas domésticas o porque cría a los niños, por poner solo un par de ejemplos, pero en Suecia esto es hoy en día, y desde hace varios años, un arreglo común.

¿Cuál es la relación de su obra y la música?

La música es una parte importante de mi vida. Yo amo la música. De hecho, he tenido la oportunidad de escribir letras de canciones, y créeme, es una de las cosas más increíbles que he hecho en mi trabajo. Me encantaría tener más tiempo para escribir letras de canciones, pero al mismo tiempo siempre hay una nueva novela tomando forma en mi cabeza, y esa pulsión creativa es mucho más fuerte.

En tu última novela La bruja hay una gran investigación. ¿Tiene algún método para construir sus libros?

Siempre investigo mucho antes de comenzar una nueva novela. Las ideas nacen con la investigación y cuando me siento a escribir, lo único que sé con certeza es quién es el asesino.

El resto es bastante desconocido. No soy una de esas autores que comienza escribiendo una gran sinopsis –para frustración de mis editores (risas)–, pero me gusta trabajar sola con el texto durante los primeros pasos de la novela, me gusta no saber lo que sucederá y así dejo que mis personajes me lleven por sorpresa.

Alguna vez comentó que si viviera en el siglo XVII la habrían quemado en la hoguera y que hoy en día los cazadores de brujas siguen vivos en las redes sociales...

Francamente, ser mujer en la sociedad contemporánea es tan difícil como en aquel entonces. Especialmente si eres una mujer que se atreve a desafiar los ideales y las normas en las que vivimos. Todos tienen opiniones sobre ti como mujer, como madre, como celebridad.

Yo dejé de tratar de complacer a la gente y de comportarme de acuerdo con el rol esperado y ha habido muchas reacciones, especialmente en los medios suecos. Escribir La bruja me hizo darme cuenta de que las cacerías de brujas hoy se llevan a cabo en línea, ocurren en las redes sociales.

Es la primera vez que viene a Colombia...

Sí, es la primera vez que lo visito y, la verdad, he esperado esto desde hace tiempo. Tengo algún conocimiento previo sobre el país; pero lo que sí sé es que les debo prácticamente todo. Ustedes cultivan un gran café. ¡Y yo no sabría qué hacer sin café!

¿Qué esperas de tu visita en la Filbo en Bogotá?

Lo que más me gusta de viajar es la oportunidad de conocer e interactuar con mis lectores. Quiero estar en la Filbo, en Bogotá, para eso. No puedo esperar para conocerlos a todos.

FABIÁN MAURICIO MARTÍNEZ G*
*Escritor y periodista. Sus trabajos han aparecido en ‘Don Juan’ (EL TIEMPO) y ‘Domingo’, de El Universal (México). Es autor de cuatro libros, galardonados en varios concursos.

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA