Música y Libros

A Arthur Schopenhauer su papá quiso volver contador

El filósofo alemán está en el número doce de la serie de libros para entender fácil la filosofía.

A Arthur Schopenhauer su papá quiso volver contador

Un pensador políticamente incorrecto.

Foto:

EL TIEMPO

07 de diciembre 2017 , 12:03 a.m.

¿Se podrá hacer un miniperfil intelectual de un gran filósofo con solo unas pocas de las frases que lo caracterizan y unas cuantas aproximaciones a su pensamiento?

“La felicidad es solamente la ausencia del dolor”.

“La vida es solo la muerte aplazada”.

“Pocas veces pensamos en lo que tenemos; pero siempre en lo que nos falta”.

A Arthur (bautizado así dizque porque su nombre se escribía igual en varios idiomas) Schopenhauer se lo localiza en el cajón del pesimismo. No el pesimismo de la suerte, sino el pesimismo trascendental. Ese en el que uno cae en la cuenta, reflexiona y debe admitir que hay cosas que no son como parecen y otras que no son como deberían ser.

“Cada partida es una anticipación de la muerte y cada encuentro, una anticipación de la resurrección”.

“A excepción del hombre, ningún ser se maravilla de su propia existencia”.

“De vez en cuando se aprende algo, pero se olvida el día entero”.

Es un tipo de pensamiento en el que el humor amargo no está ausente. Desde la compasiva ironía hasta el amargo sarcasmo. Schopenhauer prefigura un tanto a Óscar Wilde en muchos temas. Y actitudes.

“El destino es el que baraja las cartas, pero somos nosotros los que las jugamos”.

El padre de Arthur, el señor Heinrich Floris Schopenhauer, gran empresario de la exportación y, además, importador de café y especias, tenía en mente que su hijo se convirtiera en exitoso hombre de negocios, como él. Así que la manifestación del hijo sobre su inclinación por la filosofía no le gustó para nada.

“Hay seres de los que no se concibe cómo llegan a caminar sobre dos piernas, aunque eso no signifique mucho”.

En 1813 presentó una tesis titulada ‘Sobre la cuádruple raíz del principio de razón suficiente’; su obra fundamental se llama El mundo como voluntad y representación y fue publicada en 1818.

“La soledad es la suerte de todos los espíritus excelentes”.

Para Schopenhauer, el concepto de voluntad no se refiere a una facultad psíquica que se expresa en el querer hacer. No.

“El hombre supone la manifestación más perfecta de la voluntad, la cual, para subsistir físicamente, ha de verse iluminada por un conocimiento de tan alto grado como para posibilitar una reproducción plenamente adecuada de la esencia del mundo bajo la forma de la representación, que no es otra sino la comprensión de las ideas, el espejo puro del mundo.

“Por consiguiente, en los hombres la voluntad puede llegar a cobrar plena conciencia de sí misma, alcanzando un conocimiento claro y exhausto de su propia esencia, tal como se refleja en el mundo. La presencia real de este conocimiento se plasma en el arte y se llama genio”.

“No hay ningún viento favorable para el que no sabe a qué puerto se dirige”.

“Hay solamente un error congénito, y es la noción de que existimos para ser felices”.

Según Joan Solé, autor de El pesimismo se hace filosofía, el volumen de la colección Descubrir la filosofía que hoy nos ocupa, “el pesimismo metafísico de Schopenhauer se ha manifestado en primer lugar con la concepción de un principio de realidad irracional, pulsional, amoral, lo contrario del Dios ordenador y bondadoso que tranquiliza a los teólogos y creyentes. El segundo hito del pesimismo se da en la objetivación de la voluntad en la materia, entendida como soporte de la determinación espacio- temporal y, por tanto, de la individualización”.

Arthur Schopenhauer vino al mundo el 22 de febrero de 1788 (un año antes de la Revolución francesa) en Danzig, ciudad-Estado autónoma, hoy Gdansk, en el territorio de Polonia.

“Los hombres vulgares solo piensan en cómo pasar el tiempo. Un hombre inteligente procura aprovecharlo”.

Ferviente discípulo de Kant, logró desarrollar su propio rumbo. También, un admirador sin tasa de Goethe. Su contribución también en la ética, la metafísica, ha tenido enorme repercusión.

El 21 de septiembre de 1860 falleció, en la ciudad de Fráncfort del Meno, reino de Prusia.

“Toda vida es sufrimiento”.

FRANCISCO CELIS ALBÁN

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA