Música y Libros

El camino largo de Alcolirykoz

En su nuevo álbum Servicios AmbulatorioZ, la banda invitó a ‘rapear’ a leyendas del hip hop.

Alcolirykoz

Kaztro, Gambeta y Fa-Zeta son Alcolirykoz, un grupo de rap de Medellín, que aunque lleva más de diez años de trabajo también hace parte de la nueva generación

Foto:

Julián Gaviria

12 de diciembre 2017 , 08:28 a.m.

En la década de los 90 en el barrio Aranjuez de Medellín, los caminos posibles no eran muchos. Lo más rápido era buscarse una moto y plata fácil. Mientras tanto, las familias esperaban que sus hijos siguieran una carrera y se hicieran profesionales.

Pero para Alcolirykoz ninguna de las dos posibilidades era seductora: por eso decidieron nadar contra corriente, y siguieron su propio camino, uno más largo, pero que les ha dado más de lo que nunca esperaron: el rap.

Desde que Gambeta, Kaztro y Fa-Zeta, los integrantes de Alcolirykoz, eligieron la música como opción de vida han pasado varios años, con cinco discos como resultado. El último, Servicios AmbulatorioZ, está recién salido del horno, catorce canciones que – con la agudeza y humor que se ha vuelto parte de su sello como grupo – reflexionan sobre el amor, la muerte, la fiesta, los viajes y, claro, la música y el hip hop.

La primera voz que se escucha en Servicios AmbulatorioZ es la del escritor Gilmer Mesa, también de Aranjuez, hablando de cómo Alcolirykoz ha contado el barrio más allá de sus problemas, resaltando la belleza y ternura de las personas que lo habitan.

“A mí siempre me impresionó que la gente que hablaba del barrio lo hacía resaltando lo bizarro y lo rudo, y se les olvidaba la otra parte: que hay unos seres humanos que tenemos cosas muy tesas. Por Alcolirykoz me llegó el rap, y lo hicieron tan increíblemente hermoso, contaron el mismo barrio. Yo escuchaba rap y solo escuchaba que hablaban de marihuana, se les olvidaba la ternura. Y Alcolirykoz muestra eso”, dice el autor de La Cuadra.

Servicios AmbulatorioZ conversa con la actualidad del rap colombiano, pero también con su historia. El enfoque es pertinente, pues Alcolirykoz funciona como un puente entre la vieja generación del rap colombiano y la nueva, siendo hoy los veteranos que siguen vigentes.

La experiencia que tienen les ha permitido sentir los cambios que ha experimentado progresivamente la escena del hip hop en Colombia, en gran parte impulsados por ellos mismos, como el gusto de los roqueros y metaleros por algunas propuestas del rap criollo.

Con este disco también saldan una deuda que tenían con la historia, al poner a sonar en el 2017 a raperos clásicos y pioneros de la escena nacional, como La Etnnia, Rulaz Plazco y Rocca. Coherentes con su identidad agradecida, con estas colaboraciones reconocen las influencias de estos artistas, sin quienes el rap en Colombia no sería el mismo hoy. La decisión de invocar a raperos clásicos en vez de los más calientes del momento demuestra que el enfoque del camino largo de AlcolirykoZ no se ha perdido.

Servicios AmbulatorioZ también sirve como espacio de desahogo. En La Penúltima Cena se desmarcan de los que quieren comer de su mano y no valoraban su amistad – algo fundamental para Gambeta –: estaban solo por interés. Así también, En algunos de los pasajes del proyecto – como Changó o NADA – la muerte es coprotagonista de Kaztro y Gambeta.

Las fiestas también tienen un papel importante en estos relatos, una temática que hace falta porque el rap no puede ser siempre triste, dice Gambeta. Esas fiestas son retratadas en Género Rural, canción en la que los Alcolirykoz bailan entre disparos y pillos. Con el título, además, se burlan de la categoría de género urbano.

La fiesta continua con el ritmo de Tararea, una canción para bailar sin parar mientras el mundo se desmorona, concebida por El Arkeologo, el alter ego de Gambeta a la hora de hacer beats, como consecuencia del placer que le producía escuchar Lady, de Modjo. A su vez, en Normal se encuentra la letra más romántica de Alcolirykoz hasta el momento.

El álbum termina con los primos Gambeta y Kaztro dando las gracias a todas las personas que los han acompañado en este camino largo. “Siempre nos inculcaron la importancia de ser agradecidos, por eso después de todo el regaño queríamos recordar lo que nos trajo hasta donde estamos”, concluye Gambeta.

Gambeta habló con EL TIEMPO sobre Servicios AmbulatorioZ, la memoria del rap colombiano y más.

NADAVideo de la canción NADA
Alcolirykoz

En NADA, los Alcolirykoz conocen la playa y hablan con la vida y la muerte

Gilmer Mesa, en el intro, dicen que ustedes contaron Aranjuez de una manera muy bella, mostrando más allá de la 'esquina' y llegando a la ternura de la gente también ¿Cómo toman ustedes ese reconocimiento y también esa responsabilidad de contar Aranjuez hacia afuera?

Gilmer, aunque no es experto en rap, es del barrio de toda la vida, y le tocó cuando Aranjuez estaba más caliente. Y él sentía que todo lo que destacaba en Aranjuez eran los pillos, las nuevas generaciones de bandidos del barrio. Entonces él se preguntaba cuándo iba a salir alguien que destacara en otra cosa.

Y cuando conoció nuestro rap y nos sentamos a hablar por primera vez me dijo que cuando escuchó Anestesia Local, ese fue el ejemplo máximo de cómo volver una situación negativa en algo positivo. Entonces quise empezar con sus palabras, porque era como decir que nunca hemos renunciado al barrio, ni lo hemos escondido, pero hicimos mucho más que eso: mostrar lo que podía hacer la gente de nuestro barrio, por más pesado que fuera.

Y eso es lo que decía Gilmer. No está mal hablar de marihuana, pero no puede ser que todos los temas de rap hablen de eso. Por eso quería empezar el disco con él, porque representa el sentimiento también de otra gente de que logramos darle al rap de Colombia otro valor. Y la gente sabe que a partir de AlcolirykoZ hay una historia nueva. No solo por nosotros, pero hicimos parte de un punto de inflexión en el rap colombiano. Hoy el único peso que siento con la música es que me guste y que sienta que es honesta.

Pero es difícil, en este gremio, mantenerse sincero. El rap al principio era honesto, y eso a veces no gustaba. Los raperos explicaban que vivían mal y criticaban a los políticos, mostraban quiénes eran, pero faltaba que la gente lo escuchara más. Cuando eso empezó a pasar y los raperos se dieron cuenta que a la gente le gustaba, hubo artistas que empezaron a hacer solo música que gustara. Era un enfoque hacia el resultado. Mi responsabilidad es no dejarme corromper.

Usted ha contado que la canción de Anestesia Local – en la que narra una noche en la que lo apuñalaron – fue importante para que mucha gente de su barrio, Aranjuez, se identificara con ustedes ¿Cómo fue eso?

Parce, para mí eso es buenísimo porque no fue buscado, no era un propósito, solo pasó. Yo hice esa canción para sacarme una rabia de adentro. Cuando la hicimos yo estaba muy ofendido: sentía que me la había pasado todo el tiempo tratando de ser buena persona, de ser bien, de decirle a mucha gente ‘Listo, usted es bandido, puede ser amigo mío, pero yo escogí otra cosa. Me toca esperar más, el camino es más largo, pero es lo que queríamos’.

Y entonces un día saliendo de un concierto me pegaron unas puñaladas en el barrio, cuando yo estaba intentando salirme de toda esa dinámica. Y ahí uno ve que si uno se descuida, se convierte en eso: yo tenía parceros que me llamaban para cobrar venganza. Me di cuenta que todo podía empeorar aún más, y yo no quería convertirme en lo que había evitado todos esos años.

Yo no iba a sacar esa canción, no iba a decir nada de eso hasta que hice ese beat. Un día me preguntó eso Julián Gaviria, nuestro fotógrafo, que si no iba a decir nada de eso. Y yo le dije que nada, pero yo estaba muy ofendido. Eso fue hace como cuatro o cinco años. Pero un día con un sample de jazz todo acelerado, cuando escuchaba los pianos, me sentía como en una persecución. Entonces lo cogí, lo puse más lento y me quedé escuchándolo.

A mí ya no me gustaba samplear pianos porque era muy noventero, estaba buscando hacer algo distinto, pero no podía escapar de esos pianos. Y con eso hice la letra. Me daba susto la manera en que me fluía, todo salía solo. Me sentí orgulloso de mí. Rapear esa canción era sentirse vivo, la sensación que da rapear esa letra no la da nada, incluso físicamente. Es inexplicable. Me confirmó que el rap seguía estando por encima de todo en mi vida.

Y cuando hice la canción se empezó a rotar por el barrio, y me empezaron a respetar más. Era como si antes yo fuera normal, pero luego se dieran cuenta de que sí era distinto. Entonces por donde pasaba uno lo saludaban, incluso los más pillos del barrio. Yo bajaba por mi barrio y en una pared había un graffiti que decía “AlcolirykoZ Aranjuez State of Mind”.

Para mí eso fue brutal, rompió con muchas barreras. La gente me empezó a considerar en igualdad de condiciones, aun sin ser un pillo.
Y bueno, esa canción ha conectado con mucha gente. El rap debe ser de los únicos géneros en el que a la gente le gusta escuchar cosas que no tienen nada que ver con su vida.

En una entrevista J. Balvin hablaba de cómo estudiaban exactamente lo que el público quería. Acá es al contrario, contamos lo que nos pasa y como queremos, e igual la gente se identifica. Es como el cine, uno ve películas y le gustan así no tengan que ver con la vida de uno.

En este disco hay discusiones más históricas, Kaztro habla de que tenían una deuda con la historia y usted de que la Iglesia de Alcolirykoz es el lugar en el que rezan los de hoy, y los de mañana ¿Cuál sienten que es su papel en la historia del rap en Colombia?

Siento que AlcolirykoZ hace parte del primer cambio drástico del rap colombiano, un cambio que permitió que hoy la gente coma de hacer rap. Aunque estamos desde hace tiempo, seguimos siendo vigentes hoy. Ayudamos a que otros grupos se pusieran las pilas para hacer bien lo de ellos. Yo me siento como un precursor.

La gente necesitaba que le metieran un ‘pellizcón’, tanto a los viejos como a los nuevos. Incluso hasta en las portadas de los discos: aquí a nadie le importaba hacer una buena portada. Y nosotros desde el principio le pusimos cuidado a eso, porque si no conocen la música pero la estética les interesa les puede llamar la atención. AlcolirykoZ cambió también la estética del rap.

Yo respeto mucho la línea de la vieja escuela, pero no queríamos seguirla. Queríamos hacer el rap más parecido al que uno quería, no al que le tocaba. Antes algunos roqueros eran felices diciendo que los raperos eran ‘chirretes’ y ñeros, y hoy lo seguimos siendo, pero ellos ya reconocen que somos ‘tesos’. Visibilizamos la movida. Ese ha sido el aporte de AlcolirykoZ. Y eso pasó solo, lo hicimos por nosotros, para que saliera algo distinto en Medellín. Y luego gente de toda Colombia nos empezaron a felicitar.

Lo que Kaztro dice en el disco de la deuda con la historia fue que nos fuimos dando cuenta de la dirección que iba tomando el disco, y cuando pensábamos en hacer una canción con raperos actuales, pensábamos que ya lo habíamos hecho en otros discos. Ya hicimos canciones con No Rules y Gordo Sarkasmus, cuando estaban empezando, y ese rol ya había pasado.

Con este disco queríamos invitar a gente que nadie esperara: no hacer canciones con los que estaban pegando en Venezuela o en Chile, los de más reproducciones. Quisimos hacer canciones con los que no tenían ni un cuarto de reproducciones de las de los otros, pero a los que le debemos muchísimo, como Rulaz Plazco, La Etnnia y Rocca.

Nosotros sabemos que tenemos influencia en los que nos escuchan. Cuando decimos que es importante comprar discos, la gente lo hace; cuando decimos que es importante pagar entradas para los toques, lo hacen. Y nadie se había preocupado por mostrarles a los niños de 16 años la importancia de tener una escena que se sostenga sola. Que no pase que usted tiene 17 años y es el rey de la escena bogotana, pero como no ha hecho nada para que sea sostenible, cuando tenga 33 años nadie lo va a querer por viejo. Con el disco queríamos volver actual todo, hasta lo viejo. Lo clásico sigue siendo actual, porque el disco acaba de salir.

La gente tiene que entender que sin La Etnnia no hubiera entrado a Colombia ni Nach, ni Violadores ni nadie. En Colombia no habría público rapero sin La Etnnia. Yo soy feliz viendo documentales gringos y viendo a Pharrell Williams diciendo que Pete Rock es un dios del rap, no es desagradecido y lo sabe. Rulaz Plazco es de los que se inventaron el rap en Medellín, pero salió un poco de la escena, y si uno no lo valora, esa historia se pierde.

Para mí eso es Servicios AmbulatorioZ, hacer algo hoy con los que lo hicieron tan bien ayer. Nosotros nos la hemos ganado solo, nunca hemos dependido del éxito de alguien más. Yo eso le digo a raperos que están empezando en Medellín, que no hagan colaboraciones a la loca buscando sonar más, que cuiden sus letras. No veía tan meritorio rapear con los que están pegando hoy.

Ahí también se ve su enfoque, en la vida y en la música, del camino largo...


Somos viejitos fastidiosos, nos gusta hacerlo complicado pero hacerlos a nuestra forma. Así cuando funciona nos da el doble de alegría que si hubiéramos hecho una movida para tener millones reproducciones. Es el camino largo. Si fuera por millones de reproducciones, ya estaríamos haciendo reguetón. A nosotros nos pesa mucho que nos criaron bien, en familia con valores. Siempre nos inculcaron no vendernos. Por eso el día que queramos vendernos no nos va a dar el alma, no vamos a poder.

En la casa siempre nos decían que no hiciéramos trampa, ni inventáramos en el colegio si no habíamos estudiado. Por eso hoy hay propuestas de negocios que rechazamos. Obvio tomamos las que nos convencen y ganamos plata, no somos bobos. Pero cuando vienen a proponernos nuevos sonidos para sonar en discotecas, no copiamos. Nuestra vergüenza es muy alta. Me siento hasta mal viendo mis conciertos viejos por malos. El día en que haga algo de lo que no estoy orgulloso me pego un tiro.

Hay que ser creativo, crear sin importar si funciona o no. Hay caminos muy fáciles, y uno los tiene claros. Si yo hago 20 canciones de amor, las 20 van a pegar. El amor es lo más comercial del mundo después de la marihuana. Redman y Method Man y Cypress Hill se pueden quedar hablando de marihuana 60 años y los van a seguir escuchando, y así también es el amor. Yo cuando estoy enamorado no voy a hacer 14 canciones de amor, voy a contar de toda mi vida. Puedo meter cosas de amor, pero que no sea una desproporción pensando más en el beneficio que en la música.

TarareaInspirado en Lady, de Modjo, El Arkeologo diseñó esta canción para generar alegría y energía
Alcolirykoz

Inspirado en Lady de Modjo, Gambeta/El Arkeologo diseñó Tararea para generar una sensación de energía y felicidad. Foto: Julián Gaviria.

Las canciones de Servicios AmbulatorioZ

En Equipo de Carretera habla de que mató a las empresas y ya es su patrón, y luego que más allá de hacer familia y tener empleo, lo importante es tener una vida. Empezando con el rap, imagino que para ustedes fue una apuesta grande metérsela toda a la música ¿Cómo se sienten en este momento de sus vidas con cinco discos encima y viviendo de hacer música y, más aun, de hacer rap?

Yo cuando me tomo los chorros es cuando más me devuelvo a las épocas duras, para luego alegrarme de no estar ahí. A veces he estado con Kaztro y nos coge una habladera recordando esos momentos cuando estábamos empezando. Yo me siento orgulloso, cada cierto tiempo caigo en cuenta y recuerdo donde estuve y donde estoy hoy.

Yo le digo a Kaztro que todavía no sé qué nos hacía pensar que nos iba a ir bien en la música: estábamos locos. Estábamos trabajando en empresas que no nos gustaban y sin tener un peso, y yo tenía un hijo. Era muy jodido. Pero no seguimos el libreto. Los papás por más que lo quieran y apoyen a uno, en el fondo también sé que querían que fuéramos a la universidad. Bueno, mi papá no tanto, él es más relajado. Pero mi mamá sí me decía que si no iba a conseguir un trabajo. Las mamás quieren que uno sea profesional.

Además, fuera que fuéramos a ser trompetistas o saxofón, vale, ¿pero ser raperos? Era hacerse el harakiri. Y cuando llegamos a un punto en que pudimos salir de trabajar y estábamos tocando y haciendo más plata que en la empresa es cuando uno se da cuenta de que le volteó la torta a todo el mundo. Porque nadie daba un peso por nosotros: nos podríamos haber ido de culo y estrellado.

Hoy hay gente que me dice que hable con su primito que está rapeando, y yo no sé bien que decirles.Al menos que no sean bobos y la piensen bien. Nosotros no nos salimos del trabajo hasta que ya estábamos establecidos, pero ahora la gente es como de extremos y se quiere salir del trabajo sin haber sacado un disco. Y así tampoco es. Yo estuve trabajando incluso hasta la época de Viejas Recetas, como 2013. Y ya cuando nos estaban llamando de festivales buenos y nos pagaban bien. Ya en los últimos años hemos podido estar más cómodos y comprándonos cosas que antes no podíamos. Pero antes éramos bien irresponsables con los trabajos que teníamos, solo le madrugábamos al rap.

En La Penúltima Cena insinúa que constantemente hay gente que le quiere vender algo o utilizarlo como plataforma para su propio éxito, 'comer de su mano', pues, ¿De qué tipo de personas o espacios busca alejarse para evitar eso?


Hubo una temporada reciente, cuando estábamos haciendo el disco, cuando yo sentí una sensación de que estaba esperando demasiado de la gente y me estaba decepcionando. Y aprendí a no esperar tanto, y tampoco dar tanto a gente que no lo valoran. Fue difícil porque yo siempre fui muy madre con todo el mundo, invitaba a todos a la casa y si eran buenos les daba beats sin interés.

Era una visión muy romántica del rap. Eso tiene su lado bueno y su lado contraproducente. Porque siento que hay gente que empezó a abusar de eso, que me veía como un escalón, como si necesitaran estar conmigo para conseguir algo y luego me mandaban a volar.

Yo soy un pandillero: con mi combo voy hasta la muerte. Para mí es importante crear un buen parche que sé que no me va a decepcionar, que sea agradecido. Yo no soy perfecto, pero a Kaztro y a mí, que somos familiares, nos enseñaron a ser agradecidos. El outro del disco por eso es para agradecer. El Popes es un parcero que yo menciono en ese tema, y él se asombra de que yo me acuerde de que su mamá me regaló unos tenis. Y yo siempre me acuerdo de esas cosas. Para mí es muy importante la lealtad.

Es como dice Kaztro: “la familia no miente, el respeto no se compra, la lealtad no se vende”. Entonces La penúltima cena muestra el punto en que hay que dejar de ser bobo, era una manera mía de desahogarme de una cosa que me venía pasando continuamente. No podía dejar que abusaran de algo que para mí era tan valioso. Ahí la gente puede conocer esa etapa mía también, no solo con raperos sino promotores de eventos, que te quieren arrancar la mano.

Tararea es una canción innovadora para ustedes, no en letra pero sí en el sonido ¿Cómo surgió esa canción y, sobre todo, el beat?


En esa época estaba escuchando house y me ponía a buscar los samples que utilizaban para esas canciones. Entonces estaba escuchando Lady, de Modjo, esa canción es toda ‘dosmilera’, me recuerda a cuando salí del colegio. Y yo le decía a Kaztro que en otra época me hubiera dado vergüenza decir que me gustaba esa canción, y hoy me parece una chimba. Incluso a veces la pongo en fiestas y la gente se vuelve loca.

Entonces pensé en que qué chimba hacer algo de Alcolirykoz que me diera una sensación a Lady, me hace sentir agradable. Y bueno, seguí haciendo beats y compré hartos vinilos de funk y soul, pero nada me gustaba. Hasta que después de mucho rato apareció uno que me daba gusto al escucharlo, me ponía feliz y con ganas de caminar y así salió. Creo que fue Tom Waits el que dijo que por eso le llaman capturar a grabar: porque toca capturar la sensación de ese momento. Eso me lo contó Kaztro.

Y nosotros queremos transmitir lo que sentimos – rabia, susto, alegría, farra – a los que nos escuchan. Lo chimba de Tararea es que es un beat así pero tiene letra, no es superficial. La idea era hacer una letra chimba con un beat muy fiestero, para poder farrear con cosas chimbas de la vida, como decir: ‘hoy quiero estar melo y no voy a pensar en que me voy a morir, y si me muero quiero tener otras vidas para volver y seguir’.

En este álbum la muerte tiene un lugar particular, ¿Es algo que ocupe sus pensamientos constantemente?

Me ha dado muy duro cuando se han muerto raperos como Sean Price y Phife Dawg. Estamos en una etapa en la que los que adoramos cuando éramos niños ya son viejitos. Yo no es que todos los días piense en eso, pero uno a veces piensa eso. Yo tengo un tiro cuando hacemos algo chimba y es que ‘si me muero hoy, me muero tranquilo’. También trabaja para poder morirme feliz. Y a veces pienso que, si me muero, mi hijo qué. Un día escuché una letra que decía – creo que era Kase.O – ‘No sé qué haría si uno de estos dos se muriera’. Si a Fa-Zeta o a Kaztro les pasa algo me vuelvo loco, ellos han estado conmigo desde siempre.

Cuando yo tenía 17 o 18, me iba para fiestas que sabía que era una calentura, pero no pensaba en que me fueran a matar. Me iba para lugares muy calientes, y no me sentía en riesgo. Pero jugábamos mucho con la vida. En cada fiesta había una pelea cerca de uno, y uno feliz, como si fuera inmortal. Pero con lo que cuento en Anestesia Local me di cuenta que en cualquier momento me puedo ir. En NADA fue la primera vez que dijimos que estábamos pensando que nos íbamos a morir.

En Género Rural se burlan de la categoría de género urbano ¿Por qué?

A veces ni siquiera el rap entra ahí. Eso se lo inventaron los reguetoneros para justificar sus vueltas. Tampoco me creo un genio de las definiciones de géneros, pero sí sé que a veces el rap ni siquiera cabe en esa categoría, es para reguetoneros que justifican así todas las fusiones que hacen, para que se sienta más barrio, más calle.

Nosotros siempre nos burlamos de eso, porque a veces tocamos con gente de Marinilla, un pueblo cerca de Medellín, y decimos que somos montañeros, siempre he dicho bromeando que somos el género rural. Y cuando hicimos el tema con el Rulaz, me pareció bacano ponerlo ahí porque él y La Zorra también son montañeros. Entonces era para decir que viendo a lo que hoy le llaman género urbano, yo prefiero ser del campo, rural. Y yo sí soy de la calle, pero prefiero ser del campo si eso es lo 'urbano'.

Pocas veces lo he escuchado tan vulnerable, al menos en un sentido romántico, como en Normal ¿Qué retos tuvo escribir esa canción 'de amor'?

A mí me gusta darle tiempo a las cosas, no puedo escribir las cosas tan rápido. Entonces lo que hacía es que cuando me pasaba algo chimba con una vieja lo guardaba con pequeñas frases. Y en un momento recopilé todas esas frases. Y nos hacía falta, nosotros no somos piedras. Es muy machista estar dándoselas siempre de rudos.

Entonces chimba hacer una canción, pero tocaba hacerlo bien, y por eso nos demoramos. El lío de nosotros no era mostrar vulnerabilidad, sino que hay tantas canciones de amor con tantos clichés que qué pereza el amor lo que se ha vuelto, es como un truco. Dizque te regalo la luna y que por ti mataría… Parce, que cosa tan trillada. Nos quisimos cuidar de eso.

Es una de mis canciones favoritas del disco. En Normal lo chimba iba desde el nombre y el coro, que son humanos, con errores y defectos. Acá no es amor eterno, yo puedo amar pero de pronto me voy, y quizás luego vuelvo. Y se llama Normal porque es la palabra que utilizan las mujeres para negar que están enojadas. Uno les pregunta qué pasa y ellas ‘No, normal’.

Entonces es una canción para una mujer enojada, porque ella ya me pone en el papel de que soy jodidito, soy plaga, me voy a farrear y vuelvo y ella está molesta y le pregunto qué tiene y ella ‘Nada, normal’. Por eso también digo que perdón por irme así, porque yo también puedo abrirme en algún momento. Y también a veces doy tanto que no me alcanza para mí: por dármelas de buen novio he quedado jodido por entregarlo todo. Normal es una canción sincera. Muchos han hablado del amor, esta era nuestra forma de hacerlo.

ChangóVideo de la canción Changó de Alcolirykoz
Alcolirykoz

En Changó se enfrentan a la muerte como si fuera una mujer. Foto: Julián Gaviria.

Las canciones del barrio y del gremio del rap

Laura Ronda es una canción bien oscura para tener en el coro ese sample de la canción de Nek que es más dulzona ¿Cómo surgió el tema?

Es una de mis favoritas también, me gusta mucho. La escribí con personas específicas en la cabeza, gente que quiero mucho y está metido en vueltas complicadas. Laura es como le dicen a los policías en Aranjuez, para avisarle a los jíbaros que llegó la ley. El rap es como de extremos, antes hablaba de la calle y ahora no se habla nada. Para mí, la canción es una reivindicación de esta temática, con un enfoque original.

Un día pasando de Aranjuez a Santa Cruz empezaron a gritar Laura, y ahí aparecieron las motos y la gente a correr. A la semana, lo mismo. Y yo quería contarlo en un tema pero no se me ocurría nada. Y un mes después dijeron como Mónica, en vez de Laura, van cambiando.

Entonces si yo no cuento eso, nadie se entera. Se va a perder, y son cosas autóctonas de los barrios. También se ve el odio a los policías del barrio, hasta mi mamá los lleva en la mala porque ha tenido que defender a sus hijos de ellos. Entonces con la canción quería mostrar eso.

Esa frase que dice que en Halloween los pillos disfrazan a sus hijos de policías es fuerte. Ver un barrio que siempre ha sufrido por los policías y luego ver a un niño disfrazado de policía el 31 de octubre es muy irónico. Es el tema más subliminal del disco.

Y cuando hicimos la canción no había coro. Y yo estaba intentado acordarme de esa canción de amor que dice ‘Laura no está, Laura se fue’, pero no sabía cuál era. Y nadie me podía decir. Cuando la encontré la distorsioné para que encajara con el beat. Todo el mundo sabe que es una canción de amor, eso es lo gracioso.

Es fuerte la frase de esa canción de ‘Gomelos queriendo ser neas, que ironía: yo queriendo una casa como la tuya y tú una vida como la mía’ ¿Qué quiere decir con eso?

Eso va para los que quieren ser neas sin serlo. En el rap un montón de gente se inventa la historia, y uno los conoce y sabe que no es verdad. Chimba que se hicieran famosos contando su verdad, el rap también permite ser nerd. Entonces sí, que ironía. Nosotros toda la vida intentando salir de ahí, conseguir billete, y ustedes con billete para qué quieren vivir mal. Para qué quieren tener esa vida y ocultar que son de familias bien para que los respeten.

Hay que ser sinceros: el rap valora mucho la historia de barrio, quizás más que la del gomelo. Eso no lo puede negar nadie. Eso me decía Julián Gaviria, que el rap es muy nea: hasta cuando entra alguien que no es nea se da cuenta que le toca ser nea para que lo escuchen. No debería ser así, pero no se puede negar la raíz del rap de barrio bajo. Es como la salsa. La ventaja de hoy es que usted puede hacerse famoso y popular si cuenta bien su historia.

Vic Deal lo dice, que muchos tienen miedo de contar su propia historia y prefieren contar la de otros. Eso es su mejor característica, su sinceridad. Él no tuvo muchas necesidades, y está dispuesto a asumirlo en el rap. Si usted es un man bien, gánese el respeto de los demás siendo usted. Es como si un man sin plata se las diera de rico, es igual de ridículo. Aceptemos quienes somos. No hay necesidad de inventar mientras sea ingenioso, creativo y bueno.

El Malo de la Película es una canción crítica con la escena y con la hipocresía del gremio ¿Qué hizo que la escribieran?


Cuando hice la letra dudé mucho en sacarla, porque era muy personal. La pensé dos veces. Nadie en el rap quiere aceptar su ego, así haya mucho ego trip. Es mi ego hablando y reconociendo de los problemas que trae, y de por qué me ofendo. Todo el mundo quiere culpar a los demás de sus problemas para sentirse mejor con ellos mismos, entonces yo les digo que si necesitan un malo, yo puedo serlo.

El intro de la canción, que sale de Scarface, dice lo que queríamos decir: si ustedes son tan buenos, siempre tienen que cuidarse. Yo como soy el malo y lo acepto, le puedo decir la verdad y quedo mal, pero no importa, soy el malo. Hubo un tiempo en que veía que mucha gente me juzgaba, y yo no acepto hipocresía en mi vida. Prefiero ser el que queda mal al que quiere quedar bien con todo el mundo. La letra la hice en una época de raye, y ahí murió, ya estoy tranquilo.

Ese tema dice muchas cosas, está revuelto. Me trama cuando Kaztro dice ‘sigue con tus enemigos imaginarios’, diciendo que hay gente toda necesitada de enemigos para tirarle a ellos. Yo digo que usted no tiene enemigos, los quiere y los necesita. Es medio infantil. Eso también lo queríamos mostrar.

Equipo de CarreteraVideo de la canción Equipo de Carretera
Alcolirykoz

En Equipo de Carretera muestran su dinámica del viaje y cómo los une. Foto: Julián Gaviria. 

Lo que viene

¿Cómo se acercan al rap – un género que es considerado de jóvenes – mientras ya tienen 30 años?

A mí me gustaría llegar a un punto en el que nunca me vendí, y seguir comiendo del rap. Así me veo cuando esté viejo, tocando en parches que no quieren dejar que la vuelta muera. Como esos grupos gringos con una reputación dura, como Dilated Peoples. Quiero llegar a los 50 años y seguir haciendo música chimba que a mí me gusta. Como los salseros, hace poco estuve en un concierto y compartimos tarima con Henry Fiol. Así quiero ser yo, un Henry Fiol del rap: que en alguna ciudad o país del mundo me paguen para tocar mis canciones.

¿En algún momento ha pensado hacer algo en solitario?


Por ahora no. Yo podría hacer algo solo. Pero yo he estudiado esta vuelta y me he dado cuenta: Alcolirykoz tiene tanta madera que no debe desperdiciar su energía. Yo podría hacer dos discos solos ya, tengo los beats y las letras. Pero para qué, sería perder energía del grupo. Si un día Kaztro y Fa-Zeta se duermen, haré algo solo. La vida y el camino me van mostrando. Y la idea tampoco es hacer solo lo mismo que hago con el grupo. Alcolirykoz tiene mucha candela por dar.



SANTIAGO CEMBRANO
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO
​@scembrano

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA