Gente

'Tiny House', el placer de vivir en casas diminutas

Más que una tendencia, es un movimiento que tiene como filosofía vivir en casas de 30 m o menos.

Tiny House

La Revolve House fue creada por estudiantes de la Universidad de Santa Clara.

Foto:

Archivo particular

12 de marzo 2017 , 12:53 a.m.

¿Es posible darse la gran vida en una casa que tiene el tamaño de la sala de una vivienda convencional?

Cada vez más personas están convencidas de eso. Según ellas, así disfrutan de una mayor libertad, gastan menos dinero y adoptan un estilo de vida más simple y minimalista.

En Estados Unidos, el tamaño promedio de las nuevas viviendas creció de 165 metros cuadrados, en 1978, a 247 en el 2013, a pesar de la reducción del tamaño de la familia promedio. Los datos son de la Universidad de Santa Clara (SCU), en Silicon Valley, California.

De acuerdo con la SCU, el movimiento de las casas pequeñas (Tiny House Movement) o THM –por su sigla en inglés– es una tendencia social y arquitectónica que defiende la idea de vivir modestamente en hogares pequeños. Estos, además de costar menos, promueven estilos de vida menos abarrotados y con menores impactos ecológicos, argumentan sus defensores.

Las minicasas típicas tienen entre 9 y 37 metros cuadrados y, aunque vienen en todas las formas y tamaños, todas permiten llevar una vida más sencilla en un espacio más eficiente, informa el portal estadounidense TheTinyLife.com (TTL), especializado en el tema.

Según ese sitio web, una de las razones para vivir en estas casas –a menudo dotadas de ruedas para su traslado– es reducir el elevado presupuesto que la gente dedica a pagar un techo propio.

(También: Cohabitar, la alternativa de vivienda de los jóvenes)

Tanto TTL como la SCU señalan que el auge de esta tendencia está enseñando a aprender otro modo de vivir y captando la atención de los medios internacionales, incluidos varios programas de telerrealidad dedicados a la construcción de minicasas.

Incluso hay una revista (‘New Atlas’) que le dedica una sección al desarrollo de las ‘tiny houses’ y que cada año selecciona los mejores exponentes de esta corriente. Estas son algunas de las minicasas más innovadoras, interesantes y con más espacio útil.

El hogar que imita al girasol

La Revolve House (revolvehouse.com), independiente de la red de servicios públicos convencional, fue creada por estudiantes de la Universidad de Santa Clara (California), cuenta con 22,1 metros cuadrados y el año pasado ganó la competición de ‘tiny houses’ del proveedor de servicios eléctricos de Sacramento (Smud).

“Equipada con cocina, comedor, baño, dormitorio y una espaciosa azotea, funciona con energía solar. Un sistema de ruedas en forma de anillo hace que la casa gire para seguir el sol, de manera que sus paneles fotovoltaicos aprovechen al máximo sus rayos”, informa Tina Vossugh, vocera de la universidad.

Una casa-remolque con glamur

Zero Squared (zerosquared.ca), de Calgary, propone la minicasa Aurora, de 7,92 metros de largo y cuyas paredes laterales “se desplazan hacia afuera expandiendo su ancho de 2,6 a 4,75 metros, así ofrece 31 metros cuadrados de superficie habitable, 9,3 más que cuando está sin expandir”, explica Melissa Buzan, de la empresa canadiense.

Además de su sistema de expansión, impulsado por motores eléctricos, Aurora está construida con unos paneles denominados SIP (Structural Insulated Panels), que le confieren una gran fortaleza y aislamiento de las condiciones ambientales.

Según sus promotores, ofrece unos niveles de confort superiores a los de otras minicasas, solo aptas para personas acostumbradas a un estilo de vida rústico.

Para personas con discapacidad

La compañía Wheel Pad, (wheelpad.com), de Wilmington (Vermont, EE. UU.) fabrica la minicasa del mismo nombre. Tiene 18,5 metros cuadrados y está compuesta por un dormitorio y un cuarto de baño accesibles para personas con distintos grados de discapacidad. Mediante una rampa o una puerta auxiliar, se puede conectar a una casa principal.

Según la vocera Julie Lineberger, “Wheel Pad ofrece un hogar permanente o temporal a personas con lesiones de la médula espinal, que usen sillas de ruedas o prótesis o requieran cuidados sanitarios, así como a veteranos de guerra, soldados y civiles heridos, y niños con discapacidad, ello posibilita que sus familiares o amigos los asistan y faciliten su rehabilitación”.

Pequeña, pero muy resistente

Maximus Extreme Living Solutions (maximusextreme.com), afincada en Ogden (Utah) y creadora de una minicasa de aspecto rudo y metálico, con exteriores de acero oxidado e interiores de madera (Steampunk Adventure Home), ha diseñado una nueva vivienda, reforzada y resistente a las temperaturas extremas.

“La nueva minicasa, denominada Tiny Ski Lodge y que también soporta climas extremos, está instalada sobre un remolque de tres ejes de 9,1 metros de largo, dispone de 22,2 metros cuadrados de suelo útil, distribuido en dos plantas interiores y una plataforma exterior a la que se accede por escaleras. También cuenta con una bañera exterior portátil, que calienta el agua con fuego de leña”, cuenta Stew MacInnes, que trabaja para la firma estadounidense.

Un minichalet para cuatro

La minicasa Brown Bear, fabricada por Alpine Tiny Homes (alpinetinyhomes.com) en Vineyard (Utah, EE. UU.), tiene 8,5 metros de largo, 4,14 de ancho y 2,4 de alto, y está diseñada especialmente para una familia de cuatro miembros. Cuenta con una pieza principal con cama matrimonial y otro para dos niños, que en total ocupan 10,4 metros cuadrados, la mitad de la superficie interior.

“La mayor parte de la planta baja de esta minicasa revestida de madera, con techo metálico y alimentada por paneles solares, está ocupada por una gran cocina y una zona de comedor, sobre las cuales se ubican los dos dormitorios”, destaca Brian Hawkins, representante de la compañía.

‘Aldeanos digitales’ o cómo disfrutar Guasca en 22 m²

Desde hace tres años, la tunjana Tatiana Medina y el payanés Santiago Cajiao viven a tres kilómetros de Guasca (Cundinamarca), en una casa de 22 metros cuadrados, la mitad del área que ofrece una vivienda de interés social y, según ellos, a un cuarto del precio.

“Detrás de una ‘tiny house’ hay una cantidad de soluciones y reflexiones sobre el espacio que los seres humanos necesitamos para vivir. Como habitantes permanentes de una de estas casas podemos decir que nuestro mayor descubrimiento ha sido la funcionalidad”, escribieron en su página web (aldeanos digitales.com) Medina y Cajiao, que son publicistas y comunicadores y se dedican a la producción de contenido digital.

El proyecto les gustó tanto a estos treintañeros que, después de construir su casa –sin conocimientos de arquitectura ni de construcción–, hicieron otras dos, restauraron una casa campesina y crearon su propio negocio de hospedaje, gestionado vía Airbnb.

DANIEL GALILEA
EFE REPORTAJES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA