Gente

Señores: lloren tranquilos / Opinión

Lucho por no limitarme en una sociedad machista. Es hora de que los hombres hagan lo mismo.

Alexandra Pumarejo regresa a EL TIEMPO

Alexandra Pumarejo tendrá nuevamente un espacio EL TIEMPO.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / Archivo EL TIEMPO

10 de octubre 2017 , 06:58 p.m.

Cuando hablamos de machismo viene a nuestra mente la idea del inmenso daño que les causa a las mujeres. Sabemos que a causa de este fenómeno, el cual ha permeado a la sociedad desde hace miles de años, las mujeres han sufrido incuantificables dolores, maltratos e injusticias. Sin embargo, no creo que ellas sean las únicas víctimas de esta lucha insensata.

Así como, erróneamente, a una niña la encasillan para que adopte ciertos comportamientos preestablecidos, desde que nacen a los niños los condicionan a seguir determinadas ‘reglas de juego’.

Tan pronto un niño empieza a tener uso de razón le inculcan la necesidad de ser ‘macho’, valiente y fuerte. La mayoría de los dibujos animados y las películas de superhéroes muestran a los hombres fuertes como el acero, veloces como la luz, pero ante todo rudos y poco sensibles. A figuras masculinas icónicas –como James Bond– jamás se les ve derramar una lágrima… aunque les hayan matado a la mamá.

“Los hombres no lloran”, es una frase que se les repite a los niños desde antes de entrar al colegio; aquellos que lo hacen son considerados debiluchos y comúnmente se asocia derramar lágrimas con una señal de homosexualidad. Algo tan absurdo es afirmado como un hecho contundente en muchas regiones de nuestro país.

Y tristemente, con el transcurso de los años, en demasiados casos esas mismas expectativas que se les imponían de niños son recalcadas en la adultez por sus propias parejas.

Si a los hombres jamás se les permite ser vulnerables ante un dolor, un fracaso, una pérdida o simplemente ante una angustia laboral, ¿cómo canalizan sus emociones?

Cuando no tienen permiso de mostrar su vulnerabilidad, demasiados la esconden detrás de la agresión verbal y hasta física. Desquitan sus rabias insultando en tráfico, peleando con sus parejas o castigando violentamente a sus hijos. Se han visto obligados a ser invencibles y entonces se vuelven destructores.

Otros buscan reprimir sus verdaderas emociones con trago y hasta drogas. Algunos, para confirmar la hombría que tanto se les exige, acumulan mujeres como trofeos y después las descartan como basura.

Como mujer lucho constantemente por no dejarme limitar por una sociedad machista, y creería que es hora de que los hombres hagan lo mismo. No es menos valiente el que llora ni menos hombre el que pide ayuda. Ser sensible no debe ser considerado un defecto sino una demostración de seguridad interior.

Todos tenemos corazón y para el bien de nuestra sociedad, ojalá tanto hombres como mujeres nos sintamos con la libertad de poder expresarnos sin miedo ni vergüenza.

ALEXANDRA PUMAREJO
@detuladoconalex

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA