Gente

Esto es lo que su gato le quiere decir con su cola

Con ella no solo mantiene la estabilidad y el equilibrio, también expresa sus estados de ánimo.

Gato

La lengua de los gatos es rugosa para ayudar a remover el pelo en ese proceso de acicalamiento.

Foto:

123rf

06 de octubre 2017 , 05:11 p.m.

Los gatos también tienen su forma de saludar y más que saltar de la dicha o batir la cola como los perros, lo que hacen es levantar esta y ponerla bien derechita o con la punta ligeramente doblada. Así es que están diciendo “hola”, y de paso coqueteado si es la hora de comer.

La cola, en los felinos, es una parte del cuerpo muy importante para ellos, porque además de aportarles estabilidad y equilibrio, sobre todo cuando saltan por ahí o pasean por bordes peligrosos, esta les permite comunicar su estado de ánimo. Así que aprender a leer esas señales, le permite conocer mejor a su gato, entender su comportamiento y estrechar sus lazos.

Así que cuando tiene la cola recta hacia arriba, es un indicio de que está contento y amigable; pero si está muy tensa, es que hay algo que lo inquieta o interesa y todavía no sabe cómo reaccionar ante eso. Y si la tiene erizada o esponjada, mejor ni se acerque porque es un signo de que está muy molesto y se siente amenazado, por lo que podría reaccionar de forma agresiva.

En cambio, si la tiene metida entre las piernas es un signo de total sumisión y reconocimiento de su persona favorita, por lo que es un buen momento para acercarse a él, jugarle o acariciarlo.

Por lo general, su gato anda por la casa con la cola ligeramente hacia arriba y recta, con lo que expresa que se siente seguro, confiado y a gusto donde está. Sin embargo, si la está moviendo, quiere decir que está alerta, pendiente de algo que le llama la atención, y tal vez reaccione hacia eso que vio o se movió.

Si lo ve por ahí con la cola hacía abajo y con la punta doblada hacia arriba (como una S alargada) es que se siente amenazado y se ha puesto en posición de defensa; es una expresión de estar listo a atacar si es necesario. Generalmente se pone así cuando otro animal ha entrado en la casa.

En momentos así, sus ojos se abren y las pupilas se contraen; las orejas y los bigotes se dirigen hacia adelante, y el cuerpo está inclinado hacia el centro de su atención.
Cuando el gato pone su cola hacía abajo más bien recta y en punta, también hay que tener cuidado: está agresivo, por lo que tampoco es bueno acercársele mucho.

Mucho menos conviene querer cogerlo o acariciarlo si está sentado o tumbado y moviendo la cola largo, ya que es un signo de que está irritado, de que algo le molesta. En cambio, si los movimientos son lentos y ortos es que está pensativo (¿pensando qué? Ni idea).

Las orejas también hablan

Un gato al acecho gira las dos orejas hacia adelante para captar mejor hasta el último ruido que pueda hacer su víctima. En cambio, por lo general, las orejas de un felino relajado están erguidas y apuntan hacia los lados sin tensión. Pueden moverse para localizar sonidos que estén relacionados con el final de ese periodo de calma, dice el libro Gatos para Dummies.

“La posición que jamás debes pasar por alto es aquella en la que tienen las orejas hacia atrás y dobladas contra la cabeza, pues el gato estará listo para saltar a morder o arañar, ya sea como defensa o como ataque”, explica el libro.

EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA