Gente

Carolina Herrera, la elegante dama de la camisa blanca

La venezolana se retira de la dirección creativa de su marca, que deja en manos de Wes Gordon.

Carolina Herrera

La diseñadora Carolina Herrera, con su equipo, al final del desfile en el Moma con el que se despidió como directora creativa de la marca que fundó con su nombre en 1981.

Foto:

Caitlin Ochs / Reuters

13 de febrero 2018 , 09:25 p.m.

Una camisa blanca, sin cuello y con mangas amplias a la altura del codo, y una falda negra de tafetán abrieron el desfile primavera-verano 2019 de Carolina Herrera, en la Semana de la Moda de Nueva York, con el que la diseñadora venezolana se despidió como directora creativa de la marca que creó en 1981.

Otra camisa blanca, esta vez con cuello en V y lazos en los puños, fue la segunda salida acompañada de un pantalón negro amplio, en una pasarela que montó en el Museo de Arte Moderno Moma. Luego de casi 40 looks en los que alternó el blanco y negro con colores vibrantes como amarillo, coral, azul y naranja, 20 modelos cerraron el desfile luciendo la camisa blanca con aire masculino que identifica a Carolina Herrera, combinadas con largas faldas de tafetán, que juntas podrían formar el arcoíris. Y para finalizar, ella, con su camisa blanca, sus pantalones negros y un largo collar de perlas grises.

Ya lo ha repetido esta elegante mujer a lo largo de sus 37 años de carrera: “Hay ciertos básicos que toda mujer debe tener presentes. La camisa blanca es, sin duda, uno de ellos. Es fantástica para cualquier ocasión: acompaña tanto a un look de día como a uno de noche, y siempre te ilumina la cara y te estiliza”.

Arropada por su equipo de trabajo (todos con bata blanca), recibió el aplauso de pie de parte del público para luego recibir un gran ramo de rosas rojas de su sucesor: el estadounidense Wes Gordon, de 31 años, que presentó sus diseños en Nueva York entre 2010 y 2016 y que en el último año ha trabajado como consultor creativo para Carolina Herrera.

Aunque no se trate de una retirada –será embajadora de su marca–, sí es un punto y aparte en la historia de esta venezolana que comenzó a diseñar, hasta pasados los 40 años, una edad tardía que no le ha impedido alcanzar el olimpo de los diseñadores más respetados del mundo de la moda.

Lo ha hecho desde un estilo clásico y depurado que desde el primer momento reflejaba el gusto de la clase alta neoyorquina, en la que Herrera se introdujo con una gran facilidad cuando llegó a la ciudad, en 1980.

Carolina Herrera

Como si fuera un homenaje, 20 modelos cerraron el desfile luciendo la camisa blanca, sello de la diseñadora.

Foto:

Caitlin Ochs / Reuters

Desde niña había estado en contacto con el mundo de la moda –a los 13 años asistió a un desfile de Balenciaga– y había trabajado como publicista para Pucci en Caracas. Pero fue su amistad con los más modernos de aquella época, desde Mick y Bianca Jagger hasta Andy Warhol, la razón de su entrada en el mundo de la moda, de la mano de Diana Vreeland, todopoderosa editora de Vogue, el puesto ahora ocupado por Anna Wintour.

Su primera colección la presentó en el Metropolitan Club de Nueva York, y su éxito fue tal que pronto empezó a vestir a personalidades como Elisabeth de Yugoslavia, Ivana Trump, Kathleen Turner y Nancy Reagan. Aunque su mejor embajadora fue Jacqueline Kennedy Onassis, a quien vistió durante 12 años. Incluso, se encargó de realizar en 1986 el traje de boda de su hija, Caroline Kennedy. Además de haber vestido a lo largo de los años a varias de las primeras damas de Estados Unidos, como Laura Bush, Michelle Obama y Melania Trump.

La seña de su trabajo ha sido siempre una sutil y discreta elegancia con un corte impecable, pero no exenta de detalles de lujo. “Tengo una responsabilidad con la mujer de hoy. Hacer que se sienta con confianza, moderna y, sobre todo, hermosa”, dice. Y ella lo ha logrado con sus diseños atemporales, en los que no se ha dejado influir por las modas pasajeras y que siempre ha apostado por las líneas sencillas y depuradas.

Sus eternas camisas blancas, que ella sabe llevar como nadie; la exquisitez de sus vestidos de noche, los colores puros y los estampados discretos han vestido a la mujer Carolina Herrera desde hace 37 años.

Aunque sí se ha dejado llevar por las modas en lo que a negocio se refiere. Es una de las diseñadoras que más ha explotado su logotipo, que firma desde perfumes hasta carritos de bebé, lo que ha llevado a su firma a registrar unas ventas anuales de 1.400 millones de dólares.

Pero Carolina Herrera parece estar por encima de cifras y de modas. Como resume a la perfección Anna Wintour: “Tiene un estilo constante. O bien se tropezó con el elíxir de la eterna elegancia o es una maestra en el arte de variar sutilmente un tema ganador”.

VIDA
* Con información de EFE
En Twitter: @ndiazbrochet

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA