Galería
Gente 30 de junio de 2017 , 02:52 p.m.

El extraño fetiche de un japonés con su muñeca hiperrealista

Senji Nakajima, padre de dos hijos, afirma que nunca engañaría a su compañera de silicona.
El extraño fetiche de un japonés con su muñeca hiperrealista
Behrouz Mehri / AFP

El japonés Senji Nakajima tiene 62 años y está enamorado de Saori, una muñeca de silicona con la que pasa gran parte de su tiempo.

El extraño fetiche de un japonés con su muñeca hiperrealista
Behrouz Mehri / AFP

Como él, muchos hombres poseen en Japón este tipo de muñecas, llamadas 'rabu doru' (muñeca de amor).

El extraño fetiche de un japonés con su muñeca hiperrealista
Behrouz Mehri / AFP

"Ella siempre esta ahí, quiero que me entierren con ella", es lo que expresa otro de los hombres, también con familia, que tiene una de estas muñecas.

El extraño fetiche de un japonés con su muñeca hiperrealista
Behrouz Mehri / AFP

"Mi corazón late a mil por hora cuando vuelvo a casa con Saori", asegura Nakajima.

El extraño fetiche de un japonés con su muñeca hiperrealista
Alastair Himmer / AFP

"Nunca me pasaría por la cabeza engañarla, ni con una prostituta, porque para mí ella es humana", explica.

El extraño fetiche de un japonés con su muñeca hiperrealista
Behrouz Mehri / AFP

Nakajima, como otros hombres, no permiten que las llamen "barbies gigantes". Para ellos, se trata de mujeres reales.

El extraño fetiche de un japonés con su muñeca hiperrealista
Behrouz Mehri / AFP

La mayoría de hombres que decide comprar estas muñecas tiene parejas de carne y hueso; al parecer, bastante comprensivas.

El extraño fetiche de un japonés con su muñeca hiperrealista
Behrouz Mehri / AFP

Senji Nakajima es empresario, casado y padre de dos hijos. 

El extraño fetiche de un japonés con su muñeca hiperrealista
Alastair Himmer / AFP

Nakajima pasea a Saori en silla de ruedas, le pone pelucas, la viste y le regala joyas.

El extraño fetiche de un japonés con su muñeca hiperrealista
Behrouz Mehri / AFP

Unas 2.000 muñecas de silicona son vendidas cada año en el archipiélago nipón, según los profesionales del sector.

El extraño fetiche de un japonés con su muñeca hiperrealista
Behrouz Mehri / AFP

La tecnología ha permitido que estas muñecas tengan un aspecto auténtico. Los fabricantes afirman que el hombre "tiene la sensación de tocar piel humana".

El extraño fetiche de un japonés con su muñeca hiperrealista
Behrouz Mehri / AFP

Según expertos, en su mayoría los hombres viudos adquieren estas muñecas, a las cuales no ven como simples objetos sexuales, sino como seres con alma.

El extraño fetiche de un japonés con su muñeca hiperrealista
Behrouz Mehri / AFP

Cada vez más hombres, como Nakajima, las compran porque sienten que se pueden comunicar con ellas.

El extraño fetiche de un japonés con su muñeca hiperrealista
Alastair Himmer / AFP

Para algunos, las japonesas tienen "un corazón duro" y por eso toman la decisión de refugiarse con estas "compañeras". 

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA