Gente

'Una labor tan grande que no se puede pagar'

Historia de voluntarios ambientalistas que lo han dado todo por preservar la vida natural.

fg

Voluntarios de Parques Nacionales Naturales guían a un grupo de visitantes durante un recorrido al humedal El Salitre, en Bogotá.

Foto:

Fundación Humedales Bogotá

25 de septiembre 2016 , 03:04 a.m.

Apenas terminó su maestría en Suecia, el ingeniero electrónico Daniel Zárate revisó las opciones para dar su siguiente paso en la vida. Quería hacer voluntariado ambiental. Entre irse a cuidar osos en Rumania o tortugas en Singapur (para lo cual debía pagar entre 2.000 y 4.000 euros), resolvió volver a Colombia y ser guardaparque voluntario en el Parque Nacional Natural Isla de Gorgona.

(Lea: Protectores de animales, los guardianes de la biodiversidad)

Pasajes y demás salieron de lo que ahorró con trabajos varios durante su maestría. Lo siguiente, mes y medio contando tortugas verdes que llegaban a desovar. Desconectado del mundo, tuvo la posibilidad de conectarse con la naturaleza y ver cómo el mar trae lo que se le entrega: basura, plástico, envases... “Uno ve que si no maneja bien la basura, las tortugas terminan comiéndosela, mueren y se afecta el equilibrio de la cadena”, reflexiona. Y le cambió la vida. Porque ahora trabaja para el sector ambiental, aplicando lo que aprendió en su maestría: energías alternativas. Repitió el voluntariado en una sede administrativa de Parques Nacionales con la certeza de que la mejor contraprestación es la experiencia. Y está pendiente de volver a irse, esta vez como voluntario, al Amazonas. “Un trabajo tan grande que no se puede pagar”. Así lo resume Marcela Galvis, una politóloga que también se quedó en el sector ambiental luego de ser guardaparque voluntaria en la sierra de La Macarena. “Un privilegio para quienes tienen cierta libertad de tiempo. Aunque en Colombia aún no se ve tanto para jóvenes, sino para gente pensionada. Se requieren incentivos para los jóvenes, como que sea un requisito válido para dar trabajo, por ejemplo”, opina. Galvis dice que aquí todo es propicio para el voluntariado ambiental. De un lado, es el país más biodiverso por kilómetro cuadrado, y, de otro, nada más valioso que poder entregar tiempo y ayuda a comunidades que los necesitan.

Todo aporta

Para ser voluntario ambiental solo se requieren las ganas de dar, de acuerdo con Galvis y Zárate. No importa que no sea biólogo, ecólogo, ingeniero ambiental. Todos los perfiles aportan con ideas, apoyo a comunidades, soluciones de problemas.

(Además: Rutas ecológicas: ¡Qué buen plan!)

El Instituto Alexander von Humboldt habla del concepto de ‘comunidades anfibias’ cuando las personas viven junto a o cerca de ecosistemas acuáticos y por ende desarrollan una relación especial con el recurso. Eso se traduce, por ejemplo, en lo que hace, porque sí, Juan Manuel Barbosa, director del Comité pro Árboles Río Fucha y Bogotá.

Si bien ahora dirige una ONG que algunas entidades contratan para hacer trabajos de recuperación ambiental, durante varios años fue voluntario, como muchos vecinos de la ronda del Fucha a quienes les preocupa lo que pase con su río porque lo consideran parte viva del entorno desde siempre.

De voluntario le queda la costumbre de tener semillas de árboles nativos en su casa y dejarlas crecer hasta que lleguen a 50 centímetros para luego sembrar los arbolitos (a veces 20, a veces 30 y así) en la zona baja de la ronda del río, labor que hace los fines de semana, como un plan, con vecinos y amigos.

Pero el voluntariado ambiental también es sinónimo de equipo. Como el de la Fundación Humedales, cuya Bicicaravana del Día Mundial de los Humedales congrega a más de mil personas cada 2 de febrero y cuyo impacto positivo (organización, promoción, conocimiento) logró que la iniciativa ganara el premio Jóvenes Defensores de los Humedales, de la Convención Ramsar. Estos voluntarios, a punta de ganas y salario emocional, se han movilizado para organizar desde la Caravana para conocer los humedales de la ciudad hasta la Feria Ambiental de Bogotá, que en el 2013 reunió a más de 320 organizaciones ambientales del país e internacionales y tuvo unos 17.000 visitantes.

(También: Así quieren salvar un humedal en Soacha)

Jorge Escobar, director de la fundación, dice que en el 2014 se hizo una convocatoria para voluntarios y se inscribieron más de 600 personas. Su base de datos filtró alrededor de 100, y son las que actualmente se capacitan en áreas como educación ambiental, investigación y ecoturismo, para prestar sus servicios gratuitos en los humedales de Bogotá. Lo clave para él es que, más que cantidad de tiempo, haya calidad.

Gina Patiño, ingeniera ambiental, voluntaria de la Fundación Humedales, también lo ha sido en sitios como el Aviario Nacional, en Barú. Dice que lo que se gana en conocimiento y experiencia no tiene precio. En el Aviario estuvo ayudando en el bioterio, en reproducción de grillos, ratones y gusanos (alimento de las aves).

También, en recorridos guiados y en casos especiales de gente que se encuentra huevos en parques y avenidas y los lleva al Aviario. Ahora alista maletas para hacer un tiempo de voluntariado en Costa Rica. Un trabajo de corazón que cuenta con el apoyo de familiares y amigos que la alientan.

En materia de voluntariado ambiental se necesita que quien lo haga sea tan desprendido que el salario sea lo de menos. Implica, por lo general, viajes, caminatas, algo de sacrificio, tiempo, recursos propios... Pero también tiene que ver con que quien dé de sí mismo lo haga por naturaleza.

RUBY MARCELA PÉREZ J.
Especial para Huella Social

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA