Gente

Aprender no es solo cuestión de inteligencia

Hay muchos tipos de niños y de capacidades. Apoyarlos es la clave.

fg

Todos los niños tienen inteligencias distintas. Lo importante es potenciar sus habilidades.

Foto:

Archivo particular

23 de agosto 2016 , 06:28 p.m.

Más allá de querer un hijo inteligente, debemos anhelar un niño con buenas capacidades y que las utilice para triunfar en la vida. El objetivo es aprender a detectar las habilidades de nuestros hijos y sacar el máximo provecho de ellas.

Espero que este artículo sea una herramienta para ayudar a sus hijos a desarrollar dichas habilidades académicas, emocionales y sociales, pero también para incentivarlos a aflorar actitudes que los conviertan en triunfadores.

Para empezar, hay que aclarar que la inteligencia es difícil de definir y hoy en día vemos que hay muchas variables que inciden en el coeficiente intelectual (CI) de las personas y su actuar.

Sin embargo, nadie puede negar que el CI, como lo miden las pruebas Weschler, es un método que ubica a niños y adultos en una escala de inteligencia.

Las pruebas Weschler miden la capacidad de vocabulario, de pensamiento con palabras, el lenguaje receptivo, el pensamiento abstracto, la velocidad para procesar información visual o auditiva, al igual que memoria de trabajo, memoria secuencial visual y auditiva.

En este punto hay que aclarar que hay un nexo entre el niño que tiene un CI alto y su rendimiento escolar, pero nunca debemos creer que el éxito en la vida depende de un tipo de inteligencia.

La inteligencia no es solo una

El concepto de inteligencia difiere en todos los casos: para unos es la capacidad de adquirir y retener la información, y para otros puede ser la habilidad para adaptar esa información a las situaciones adecuadas eficientemente; la capacidad para conocer y analizar las emociones o de pensar y hacer buenos análisis verbales o numéricos.

Aquí también tenemos que incluir la inteligencia social, que tiene que ver con la capacidad para responder a situaciones sociales con éxito, logrando que las personas colaboren amable y placenteramente.

El valor del esfuerzo continuo

Carol Dweck, una neurocientífica, habla del esfuerzo continuado y del elogio que le den los padres a ese esfuerzo. De esa forma, sí veremos el progreso y el éxito de los niños en cualquier cosa que se propongan.

Lo más importante que deben enseñar a sus hijos es el valor del esfuerzo continuado. Si estimulamos las habilidades innatas con persistencia, tenemos una fórmula ganadora.

Lo que todo hijo debe entender y aceptar es que su esfuerzo y práctica lo harán alcanzar logros significativos. Y para ello lo primero es concentrarse en el esfuerzo, no en el resultado.

Una de las recomendaciones es incluir hábitos de trabajo con disciplina firme y amorosa y, sobre todo, enseñarles a hacer las cosas por el camino correcto.

Lo que quieren los padres, no los hijos

Por otro lado, la “mentalidad fija” de los padres restringe el progreso de los hijos, pues se refleja en una actitud inflexible y rígida que ve sus habilidades como características con las que nacen y que no se pueden cambiar o desarrollar, actitud que limita el crecimiento intelectual y emocional de los niños.

Los padres con mentalidad fija deciden muy temprano para qué serán buenos sus hijos y para qué no. Sin ver su futuro a partir de las habilidades que puedan detectar en ellos, y de antemano dictan qué tan inteligentes llegarán a ser sus niños.

El hijo que tenga todas estas preconcepciones hechas por sus padres terminará por actuar como ellos lo habían predicho, inclusive, si no resulta ser lo que los pequeños quieren.

Además, esos niños crecerán siempre con miedo de no cumplir con lo que esperan de ellos.

¿Cómo ayudarlos?

Si queremos hijos inteligentes y exitosos, tenemos que hacer uso de una mentalidad abierta, sabiendo que su desarrollo está en constante cambio, para que así afloren sus habilidades de la mejor manera posible.

La habilidad, más el trabajo duro, la persistencia y el esfuerzo continuado son los factores que marcarán su triunfo.
No podemos, como padres, olvidar esto jamás. Así, exaltar el esfuerzo, la dedicación, el compromiso y elogiar sus acciones son lo que determinarán finalmente el éxito de nuestros hijos en la vida.

Annie de Acevedo
Psicóloga y educadora
Especial para ‘ABC del bebé’

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA