Gente

‘En un matrimonio de 3, alguien se tenía que ir’: Lady Di

Ella representó el lado humano de la realeza. Dos años antes de su muerte, abrió su corazón.

Entrevista con Lady Di

Durante sus años de matrimonio y tras el divorcio, Lady Di (1961–1997) dedicó su tiempo a ayudar a los necesitados.

Foto:

Tomada de 'Grandes entrevistas de la Historia'

20 de noviembre 2017 , 08:07 a.m.

Su alteza real, ¿estaba preparada para soportar las presiones que recibiría al convertirse en miembro de la familia real?

A los 19 años una siempre cree estar preparada para todo y que sabe a lo que se va a enfrentar. Pero, aunque en aquel momento me sentía intimidada ante las perspectivas de futuro, sentía que tenía el apoyo de mi futuro marido.

¿Hasta qué punto tenía conciencia de la magnitud de lo que le había sucedido? Después de todo, se había convertido en la princesa de Gales y tenía la posibilidad de ser reina.

No me sentía ni me siento intimidada por las responsabilidades que conlleva mi posición. Era y es un desafío. En cuanto a convertirme en reina, no era mi principal preocupación cuando me casé con mi marido: eso estaba muy lejos todavía. Lo que más me intimidaba era la atención de la prensa, porque cuando nos comprometimos nos dijeron que los medios nos dejarían relativamente tranquilos, y no fue así; después, cuando nos casamos, dijeron lo mismo y tampoco fue así, y luego la prensa comenzó a concentrarse demasiado en mí. Prácticamente todos los días salía en la portada de los diarios, lo que te aísla; cuanto más alto te ponen los medios más abrupta es la caída. Y yo era plenamente consciente de eso.

¿Cómo manejó el hecho de pasar de ser lady Diana Spencer a ser la mujer más fotografiada y popular del mundo?

Me llevó mucho tiempo entender por qué la gente se interesaba tanto en mí, pero supuse que era porque mi marido había manejado magníficamente los acontecimientos previos a nuestro matrimonio y también nuestra relación. Pero después pasan los años y te ves a ti misma como un buen producto en un estante, que se vende bien, y la gente hace mucho dinero a expensas de ti.

(...) ¿Desde el palacio le habían dado alguna idea de cuál sería su papel como princesa de Gales?

No, nadie se sentó frente a mí con un papel y me dijo: “Esto es lo que se espera de usted”. Pero, repito, soy afortunada por haber encontrado mi papel, tengo plena conciencia de ello, y me encanta estar con la gente.

(…) Alrededor de 1986, según la biografía de su marido escrita por Jonathan Dimbleby, su marido retomó la relación con Camilla Parker-Bowles. ¿Usted lo sabía?

Sí, pero no podía hacer nada al respecto.

¿Qué pruebas tenía de que seguían su relación a pesar de que ustedes estaban casados?

Bueno, el instinto de una mujer es una prueba muy buena.

¿Solo esa prueba?

Evidentemente yo me había enterado. (...)

¿Qué efecto tuvo esta noticia sobre usted?

Fue horrible. Una bulimia incontrolable, si se puede describir así, y una sensación de no servir para nada, de ser inútil, de no tener esperanza ninguna, de haber fracasado en todo.

Un marido que amaba a otra persona

Y con un marido que estaba teniendo una relación con otra persona...

Sí, con un marido que amaba a otra persona.

¿Realmente pensaba eso?

Sí. No lo pensaba, lo sabía.

¿Cómo lo sabía?

Por cambios en el comportamiento de mi marido, por todo tipo de razones que encuentra el instinto de una mujer; simplemente lo sabía. Ya todo era complicado antes, pero en ese momento todo se hizo cada vez más difícil.

¿Cree que la señora Parker-Bowles fue uno de los factores que llevaron a la ruptura de su matrimonio?


Bueno, en un matrimonio de tres, alguien se tenía que ir.

En realidad, están separados, pero en público siguen dando una imagen de pareja real felizmente casada. ¿Qué opinó la familia real de esta situación?

Creo que todos estaban muy tensos; veían que había problemas pero no querían interferir; pero estaban ahí, nos hacían saber que estaban ahí si los necesitábamos. (...)

¿Cuál fue su reacción cuando se dio a conocer la noticia de que existía una supuesta grabación de una conversación telefónica entre usted y James Gilbey?

Sentí que tenía que proteger a James, que había sido y era un muy buen amigo; no podía soportar la idea de que su vida se complicara por estar relacionado conmigo. Y eso me preocupaba. Protejo mucho a mis amigos.

¿Mantuvieron esa supuesta conversación?

Sí, claro. Por supuesto.

En esa grabación, el señor Gilbey le expresa su cariño. ¿Era correcta la transcripción?

Sí. Él es una persona muy cariñosa. Pero de esa conversación se concluyó que habíamos mantenido una relación adúltera, y eso no es cierto.

¿Tiene idea de cómo esa conversación llegó a publicarse en la prensa nacional?

No, pero la intención fue perjudicarme; fue la primera vez que tomé conciencia de lo que se sentía al no ser considerada de la familia.

¿Cuál cree usted que era la finalidad de publicar esa conversación?

Que la gente cambiara su actitud hacia mí. Si nos divorciábamos, mi marido tendría mejores cartas que yo, como si estuviéramos jugando al póquer o al ajedrez.

También hubo una serie de supuestas llamadas telefónicas realizadas por usted a Oliver Hoare. ¿Usted realizó lo que se describió como “llamadas molestas”?

Dicen que hice trescientas llamadas telefónicas en un período muy corto, por lo que, teniendo en cuenta la vida que llevaba en esa época, no debo haber tenido tiempo para nada. No, no las hice, no las hice. Pero esa fue otra gran maniobra para desacreditarme, y casi lo logró. Fue tan injusto... Hice mi propia investigación y averigüé que un chico muy joven había hecho casi todas las llamadas. Pero publicaron que yo las había hecho todas. El señor Hoare me dijo que sus líneas estaban intervenidas por la policía. Me dijo que no lo llamara. Así que no lo llamé, pero está claro que alguien lo hizo.

¿Hizo alguna de esas llamadas?

Sí, hice alguna llamada.

¿Una, dos, tres veces…?

No sé. En un período de seis a nueve meses hice algunas, pero no de esa forma obsesiva, eso seguro que no.

¿(...) Piensa que existía una campaña organizada en su contra?

Sí, estoy completamente segura. (…)

Asumo parte de la responsabilidad por el rumbo que tomó nuestro matrimonio

Mirando hacia atrás, ¿se siente responsable en alguna medida por las dificultades que experimentó su matrimonio?

Asumo plenamente la responsabilidad, asumo parte de la responsabilidad por el rumbo que tomó nuestro matrimonio. Asumo la mitad de la responsabilidad, pero no más, porque para llegar a esta situación se necesitan dos personas.

¿Pero usted asume parte de la responsabilidad?

Por supuesto, ambos cometimos errores.

En otro libro publicado recientemente, un tal James Hewitt dice que tuvo una relación muy estrecha con usted, alrededor de 1989, creo. ¿Cuál fue la naturaleza de esa relación?

Era un gran amigo mío en otro momento muy difícil para mí, y siempre estaba ahí para apoyarme. Quedé destrozada cuando apareció ese libro, porque yo confiaba en él y porque, como en otras situaciones, me preocupaba cómo reaccionarían mis hijos. Sé que en el libro había pruebas concretas, pero muchas otras eran fantasiosas, no tenían nada que ver con lo que pasó. (...)

Para la gente que la quiso y la apoyaba

¿Por qué decidió conceder esta entrevista ahora? ¿Por qué decidió hablar en este momento?

Porque en diciembre hará tres años que estamos separados (con el príncipe Carlos de Gales) y la imagen que se ha dado de mí en estos tres años ha sido muy confusa y turbulenta, y estoy segura de que mucha gente duda de mí en ciertos aspectos.

Y quisiera asegurarle a toda esa gente que me ha querido y apoyado durante estos últimos quince años que nunca los voy a decepcionar.

Eso y mis hijos son mis prioridades.

EL TIEMPO
*Extracto del cuarto libro de la serie 'Grandes entrevistas de la Historia'.

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA