Gente

Paredes, un lienzo para crear ilusiones

Los puede personalizar con tapices 3D, vinilos adhesivos y hasta con pizarras y tizas.

Paredes

Con chapilla Tesela creó estos rombos inspirados en el origami que tanto le gusta a Lina Restrepo que combinaron con otros hechos en cemento.

Foto:

Tesela Lina Restrepo

14 de julio 2017 , 08:52 p.m.

Versatilidad de los vinilos adhesivos

Usted puede darle personalidad a una pared escogiendo en un catálogo de adhesivos, diseñar su idea o dejarse llevar por las sugerencias de los profesionales en esto que la visitan y crean algo especial de acuerdo con el estilo de su casa o del espacio que desea decorar, según el tamaño, la iluminación, los muebles, etc.

“Es una opción económica y con infinitas posibilidades”, dice la diseñadora industrial Mónica Jaramillo, de Grafising, quien afirma que las frases sugestivas y motivacionales están muy de moda.

Para Cristian Prieto, artista plástico y director creativo de Lirolhaus, esta opción es práctica para el diseño interior “porque es un trabajo blando, es decir, que no se necesita obra civil, ni acabados arquitectónicos”.

Los dos expertos coinciden en que son fáciles de limpiar y que al momento de retirarlos, la pared puede sufrir un poco, según la calidad de la pintura.

Diseños en tercera dimensión

Catalina Ospina quería algo innovador para la pared de la sala de su nuevo apartamento y como no encontraba nada en el mercado, decidió, con la complicidad de Lina Restrepo, diseñar su propia pared. El resultado les gustó y fue cuando este par de amigas que se conocieron estudiando diseño industrial y gráfico en la Universidad de Los Andes decidieron crear Tesela Arte, con la que diseñan telares en 3D. “Tomando de las repeticiones presentes en la naturaleza creamos piezas de arte que se integran a la vida cotidiana brindando inspiración”, dicen.

Ellas combinan el color, la textura y el volumen para personalizar una pared, que ven como un lienzo en blanco.

Paredes

Fotos gigantes o mundos imaginarios se pueden crear con vinilo, creaciones de Lirolhaus.

Foto:

Lirolhaus

Los tableros y la tiza son prácticos y divertidos

Tener una pared (o parte de ella) con pizarra no es solo una buena idea para el cuarto de los niños, también para la cocina, el estudio y la oficina o un salón de juegos.

Además de hacernos recordar nuestra infancia y época de colegio, resulta un elemento decorativo versátil, divertido y práctico: los niños pueden dibujar y hacer tareas sin poner en riesgo otras paredes de la casa. En una cocina o comedor sirve para dejar la lista del mercado, escribir una receta, el menú de la semana o un mensaje. En la oficina o estudio, puede ser un organizador de tareas, un calendario de labores, un lugar para botar ideas. Existe la pintura (verde o negra), adhesivos de pizarra o un tablero tradicional pegado a la pared.

EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA