Gente

El éxito no es final y el fracaso no es fatal / De tu lado con Alex

Jack Ma, fundador de Ali Baba, podría ser la definición de lo que llamamos un colosal ‘fracaso’.

Seis pasos para una vida con sentido

“El éxito no es final. El fracaso no es fatal. Lo importante es tener el coraje para seguir persistiendo”.

Foto:

123RF

12 de diciembre 2017 , 10:59 p.m.

Entre los adjetivos más deplorables que se podrían utilizar para describir a una persona, sin duda está el de ‘fracasado’. Por esto les comparto la historia tan alucinante de uno de los hombres más ricos del mundo, Jack Ma, fundador de Ali Baba. Él podría ser la definición por excelencia de lo que tildamos como un colosal ‘fracaso’.

Desde niño tuvo problemas con las matemáticas, y reprobó varias veces los exámenes de primaria. Casi no logra ingresar a ninguna universidad, entró raspando a una de bajísimo nivel académico en un pueblo pequeño después de dos intentos.

Fue el único de 24 aspirantes a quien no le dieron trabajo en el restaurante de comida rápida Kentucky Fried Chicken. Posteriormente, en su vida se presentó diez veces a la Universidad de Harvard, y le fue negado el acceso las 10 veces. En total, lo rechazaron en más de 25 puestos laborales; incluso, ni siquiera lo admitieron para ser policía.

Aun después de haber fundado Ali Baba, duró tres años sin generar utilidades y estuvo a pocos meses de perder completamente su negocio. Igualmente, admite que al inicio tomó decisiones equivocadas y contraproducentes, tales como no dejar que sus empleados ascendieron a puestos gerenciales.

Lo asombroso es que ninguno de los intentos fallidos, las equivocaciones garrafales en el camino ni los rechazos tan rotundos opacaron su perseverancia, su optimismo ni su paciencia. De una forma magistral entendió que la única manera para que el fracaso sea definitivo es si se deja de intentar.

Ha dicho en numerosas entrevistas que su ídolo no es uno de los grandes filósofos ni un empresario legendario, sino Forrest Gump, el personaje ficticio recordado por ‘seguir corriendo’ y no permitir que ningún obstáculo lo detenga, pero, ante todo, por nunca dejar de ser él mismo.

Jack Ma, un hombre de raíces muy humildes nacido en un país con más de un billón de habitantes, sobresale como un lucero gigante y no por su capacidad adquisitiva actual ni por su negocio revolucionario, sino porque no dejó que la tendencia de la naturaleza humana dictará sentencia en su destino ni en su carácter.

Antes de sucumbir ante la autoflagelación y la tentación de rendirnos en las derrotas, recordemos al señor Ma y la frase de Winston Churchill, otro ejemplo emblemático de la perseverancia: “El éxito no es final. El fracaso no es fatal. Lo importante es tener el coraje para seguir persistiendo”.

Alexandra Pumarejo
Twitter: @detuladoconalex

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA