Gastronomía

Un japonés de barrio / El caldero de Sancho

Tomodachi no pretende ser más –pero tampoco menos– que un buen restaurante de barrio de Tokio.

Foto:
24 de agosto 2017 , 06:56 p.m.

Tomodachi quiere decir ‘amigo’ en japonés. Y Daniel Castaño, un enamorado de la cultura japonesa, incluida su amplia y atractiva gastronomía –que, sin duda, va mucho más allá del sushi que concentra la oferta en occidente– escogió ese nombre para su mascota, un perro akita que lo acompaña desde hace varios años, y también para un restaurante que gira en torno al ramen.

Entendido que el ramen es un plato popular que tiene variaciones en las diversas regiones de Japón, pero que básicamente consiste en un plato de fideos que se sirve en un caldo de sabor intenso con rebanadas de cerdo o de pollo, hay que decir que en Bogotá lo ofrecen en muy pocos lugares.

Y, más que como un restaurante japonés, Tomodachi se presenta como un “ramen bar”. De manera que uno espera que sea un muy buen ramen: ¡Y lo es!

A quienes vayan por primera vez a Tomodachi habría que decirles que el lugar no tiene reservas. Que el aviso no está en español, pero debajo de los simpáticos caracteres en japonés anuncia su especialidad.

Y ese aparente misterio es parte de su encanto. Como la cortinilla que se debe mover para encontrar la puerta corrediza que deja ver un estrecho local en el que caben unas pocas mesas en fila india y un corredor para que los meseros pasen a la cocina.

Tal como en algunos de los más fascinantes comederos populares de Nueva York, en los que se soporta un poco de incomodidad a cambio de la posibilidad de probar sabores auténticos de regiones lejanas.

Y, en últimas, Tomodachi no pretende ser más –pero tampoco menos– que un buen restaurante de barrio de Tokio. O de Manhattan.

La carta de Tomodachi ofrece cinco tipos de ramen, uno de ellos vegetariano. Los demás, de pollo o cerdo, van acompañados de vegetales diversos, y si se quiere hay una versión picante y especiada.

También hay un ramen seco, probablemente de interés para aquellos a quienes la idea de una sopa como plato único no les llama mucho la atención.

Hay un capítulo de arroces –de palmitos de cangrejo y de anguila entre ellos– y otro de pequeños platos. Este último ofrece varias versiones de cerdo, todas muy atractivas, y una entraña marinada que vale la pena tener en cuenta.

Tomodachi Ramen Bar. Calle 70A n.° 4-66, Bogotá.

SANCHO
Crítico gastronómico
elcalderodesancho@yahoo.com.co

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA