Gastronomía

Alta cocina entre dos panes / El caldero

Sándwich Taller, un lugar para encontrar unos de los mejores emparedados de Bogotá.

Foto:
20 de julio 2017 , 05:02 p.m.

No crea que en este lugar, que se llama Sándwich Taller, va a encontrar emparedados de esos que se arman con dos panes de molde y una tajada de queso y jamón. No, estos no son unos simples sándwiches. Son, sin ninguna duda, unos de los mejores que uno puede probar en Bogotá.

Basta, quizás, con saber que su creador, Danilo Ciro, un monteriano muy talentoso en la cocina, formó parte del exigente equipo del restaurante Rafael y ha realizado fructíferos entrenamientos en cocinas de renombre de Lima y de Barcelona.

Lo que uno encuentra entre los panes que llegan a la barra de este restaurante es alta cocina. Y los panes, por cierto, son horneados en el lugar, permanentemente, a lo largo del día, de manera que están siempre frescos y crujientes.

De los muchos que he probado en este simpático lugar de La Macarena quizás el que más me ha emocionado es el de cerdo confit: una bondiola cocinada durante muchas horas con achiote y acompañada con plátano, aguacate y papa criolla. ¡Increíble!
Me fascinó, también, el de cordero, preparado a la manera libanesa, que comparte varios ingredientes con el sándwich de falafel, preparado a partir de un puré de garbanzos con puerro.

El de pollo tiene muchos seguidores, y los entiendo: el pollo ha sido cuidadosamente marinado desde la víspera y logra además un agradable punto jugoso, poco común en este tipo de sándwiches.

La oferta de la casa incluye emparedados tan atractivos como el de ropa vieja, el de trucha al ajillo, el de posta negra –sí, ¡posta negra!– y el de berenjena y calabacines parrillados, entre muchos otros. Y ofrece, a manera de entrada, unos camarones al ajillo que bien vale la pena probar… los acompaña un arroz con coco muy bien logrado. Y por el lugar de origen del dueño, probablemente el mejor aderezo que allí se encuentra es el auténtico suero cordobés: solo o con picante.

Sándwich Taller es un lugar estrecho: en realidad, una amena barra desde la cual se observa la faena de la cocina. Pero quienes prefieran sentarse cómodamente en una mesa pueden pedirle a Danilo que los ubique en el restaurante de al lado, que está emparentado con este: tratamiento informal muy acorde con el barrio bohemio que los alberga.

SANCHO
elcalderodesancho@yahoo.com.co

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA