Gastronomía

Así funciona Tulio Recomienda, el 'poeta de la gastronomía'

El influenciador gastronómico habla de cómo hace sus reseñas y por qué no hace críticas negativas.

Tulio Zuluaga

Mucho antes de reseñar lugares, Tulio Zuluaga comenzó en la gastronomía con ‘Gastrosofía’, programa de televisión en el que entrevistaba a diferentes cocineros colombianos.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

03 de noviembre 2017 , 12:13 p.m.

Se autodenomina “el poeta de la gastronomía”. Otros le dicen ‘el Arjona de los foodies’,  en un símil con el cantautor Ricardo Arjona, por sus publicaciones ('posts') a veces almibarados en redes como Instagram. Pero a Tulio Zuluaga, conocido como ‘Tulio Recomienda’, las comparaciones lo tienen sin cuidado. 

O les saca siempre lo positivo. Basta recordar un articulo que tituló ‘Fracasado’, en respuesta a quienes le recordaban que finalmente no fue estrella musical, como intentó en los 90. Respondió que al saber que iba a nacer su hijo mayor (ahora tiene cuatro) decidió darle una familia, no un padre ausente.

Hoy, los comensales en Medellín siguen sus recomendaciones, mientras que las marcas patrocinan iniciativas suyas como el Burger Master (convocatoria para que hamburgueserías de Medellín y Bogotá den precios especiales, para que muchos pudieran probarlas y votar por la mejor). Aunque le critiquen el lenguaje y su opinión siempre benévola en sus reseñas, los convirtió en un modo de vida: Su empresa Tulio Recomienda es un equipo de 14 personas y además de las reseñas de restaurantes que hace Tulio, se encargan de una aplicación de directorio de restaurantes y realizan eventos.

Tulio estará en Maridaje (feria en Medellín de la que es asesor), como en años anteriores, se espera que a ciertas horas se esconda en sus recovecos y premiará a quien lo encuentre. Además, hablará sobre gastronomía y redes.

Tulio Recomienda

Las poses de Tulio presentando los platos que le sorprenden son populares en sus redes. Dice que comenzó sin saber de estrategia on line, que fue aprendiendo por el camino.

Foto:

Prensa Tulio Recomienda

¿Qué les dice a los ‘foodies’, amantes de la comida y la bebida, que además hacen crítica desde las redes?

Me encontré un gentío que iba a un congreso de influenciadores y les dije: ‘Ustedes siguen pensando en cómo conseguir seguidores, cuando deberían estar estudiando, no la carrera de cocina, pero sí cursos básicos para entender cuándo una bechamel está bien’. Les pregunto: ‘¿quieres que te sigan o que te crean? Si quieres que te crean, te vas a demorar unos años’.

¿Ese fue su camino?

Yo venía de años en la gastronomía, de 'Gastrosofía' y 'Comando Chef' (programas de TV) y trabajar con cocineros. Estudié en la Mariano Moreno. 'Gastrosofía' fue un programa de una hora diaria, estuvo al aire dos años y medio. Conversaba con los mejores cocineros de Antioquia. Hacer programas fue mi mejor escuela, sentarme con los cocineros a tener discusiones gastronómicas. Por supuesto, estudié mucho. Leía libros y pasaba horas de disertaciones con Álvaro Molina y Julián Estrada, por ejemplo. Fue cuando me metí a la Mariano Moreno.


¿Hay algún restaurante que a Tulio no le guste? ¿Qué pasa si le va mal?

Hago crítica silenciosa. Me quedo callado. La crítica es válida, pero no me meto, porque aprendí con cocineros. Sé que hay sitios terribles, a veces me levanto de una mesa con ganas de decirlo. Pero empecé con una filosofía: No quiero pontificar. Respeto los gustos. Además, la mayoría de lugares que no me gustan, a la gente les fascinan.

¿Falta crítica de restaurantes?

La crítica en Colombia crea una pared. Es como si no te escucharan. Suele pasar que el cocinero del lugar reacciona con un: “Te odio y voy a hablar mal de ti todo lo que pueda”. Pocos son capaces de decir: “Me hicieron una crítica y puedo mejorar”.

Los 'foodies' que hacen comentarios en redes necesitan ser creíbles, no les ayuda el cobro por post o publicación...

Puedo decir cómo funciono yo. Ponme a prueba, mándame un 'mail'. Primero agradezco la invitación, pido que  por favor no nos ofrezcan dinero, que una reseña es gratuita. No cobro, así respeto a los restaurantes. Lo que acepto es la invitación a probar la comida, una entrada o dos y dos platos fuertes. Pero, aclaro que voy a vivir la experiencia de un comensal normal, que no se me siente el dueño del restaurante en la mesa. Aviso que mi respuesta saldrá en las redes, que no me estén preguntando si les fue bien. Si no empato con la experiencia, no se publica.

La gastronomía puede hacer grandes cambios sociales y políticos, por eso no debería de ser excluyente

¿Ha hecho trabajos pagos para restaurantes?

Hice asesorías hasta hace dos años. Escribía reseñas y un amigo me pidió que le hiciera mercadeo. Lo expliqué en redes. Para hacer asesorías, la condición era que le hubiera hecho una reseña antes. No volvimos a hacerlas porque generaban suspicacias. Para hacer asesorías la condición era que el lugar huiera salido antes en mis redes.

Hoy, los mismos restaurantes dicen que no cobro. Hace unos días, bloggers de Medellín me decían que los tenía jodidos porque no cobro. Vivimos de patrocinadores. Patrocinan las recetas de 'Fácil cocina para los que no cocinan'.

Ahora, hay una aplicación que es un directorio, aparte de las reseñas. Un restaurante paga 100 mil pesos al mes por estar ahí. Tenía que cobrarlo: mantenerla vale 8 millones mensuales. Les dije a los restaurantes: "No puedo sacar una aplicación gratuita para la gente y sostenerla yo, así que si se comprometen, avanzamos". No quiere decir que lo sino alguno no paga este mes lo desactive. Los sitios siguen ahí. Los que apoyan la app aparecen primero. Además, para entrar en la aplicación, debieron salir primero en Tulio Recomienda.

Tulio Recomienda es ya una empresa grande...

Somos 14 personas. Tengo tres leyes que no rompo: Pasión, entendimiento y bondad. Soy tan exagerado que haremos una cosa llamada Callejeros con Pedigrí y una bebida les ofreció a los socios 300 millones para el evento si había exclusividad.

Les dije: “Cóbrenle menos, pero que al lado esté la competencia”. No quiero cortarles la libertad a las personas. Odio cuando llego a un restaurante y me dicen: “Qué pena, aquí solo vendemos tal bebida”. ¿Por qué tienes que vender el gusto de tus clientes?

El lenguaje en sus reseñas, claramente intenta ser masivo...

Cuando comencé era purista. Con el tiempo descubrí que es difícil llegarle a la gente de esa manera. La educación no se puede imponer. Necesitaba un método distinto. Comencé a contar anécdotas para que sintieran un poco la experiencia. Creo que es el camino certero para que se acerquen a la gastronomía. Fácil cocina para los que no cocinan vuelve más sencillas las recetas, dicen que pongo en un "nivel bajito" la gastronomía, pero estoy tratando de popularizar el disfrute.

Tengo claro que el tema no es la comida sino el comensal, cuando una persona sabe comer bien, puede disfrutar hasta del más humilde buñuelo. Cuando no sabe o no le interesa, le sirves 'foie gras' y no le va a gustar o no sabrá de qué hablas. El tema es empatarse, relacionarse espiritualmente con la comida, es lo que trato de decir al bajar el lenguaje al máximo. Es la teoría del Burger master y del Pizza master con la frase: La buena gastronomía al alcance de todos. La gastronomía puede hacer grandes cambios sociales y políticos, por eso no debería de ser excluyente.

LILIANA MARTÍNEZ POLO
Cultura y Entretenimiento

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA