Cine y Tv

Un hombre hambriento / Séptimo arte

Una mirada a la cinta ‘El hilo fantasma’, protagonizada por el ganador del Óscar Daniel Day-Lewis.

Película 'El hilo fantasma'

'El hilo fantasma' es protagonizada por Daniel Day-Lewis.

Foto:

Cortesía UIP

25 de febrero 2018 , 01:10 a.m.

A la galería de hombres individualistas, obstinados y muchas veces manipuladores que Paul Thomas Anderson nos ha mostrado en su filmografía hay que sumar a Reynolds Woodcock, el modisto de alta costura al que Daniel Day-Lewis encarna en ‘El hilo fantasma’ (‘Phantom Thread’, 2017), un filme suntuoso formalmente y solo en apariencia sencillo en lo narrativo, pues como en todo el cine de Anderson, su huella es más honda de lo que se ve a simple vista.

Detrás de la parafernalia de la alta costura londinense de los años cincuenta, donde la casa Woodcock ocupa un lugar central que la película exhibe con refinado donaire, lo que ‘El hilo fantasma’ cose para nosotros es el relato de la vida de un hombre obsesionado con su arte, estricto en su trabajo y capaz de utilizar a las mujeres que lo cautivan para que sean sus musas, modelos y amantes. Una de ellas, Alma, es quien a través de sus palabras nos conduce en un largo ‘flashback’ hacia su relación con Reynolds Woodcock, a quien solo veremos desde afuera, algo coherente con su impenetrable y reservada personalidad.

No tenemos acceso a sus pensamientos, a su intimidad o a su mirada: lo vemos actuar frente a sus clientes, lo vemos rabiar cuando se entrometen en su espacio o alteran su cotidianidad, lo vemos añorar cálidamente a su madre, lo vemos comer con gran apetito. Siempre lo vemos, pero nunca sabemos quién es él en realidad. Alma (interpretada por Vicky Krieps) no quiere ser usada y desechada, y resulta ser una rival de la altura de Woodcock, a quien va a intentar derrumbar y ponerlo a sus pies aprovechando sus debilidades (que las tiene).

Encontraremos entonces en ‘El hilo fantasma’ una batalla romántica de voluntades -pero no una comedia- entre un hombre egocéntrico que no sabe lo que es estar enamorado y una mujer dispuesta a luchar por quien la convirtió en lo que ella ahora es.

Paul Thomas Anderson no nos brinda dramas complacientes y esta cinta no es la excepción. No es una historia de amor como cotidianamente se nos cuenta. Este es, en últimas, el elaborado relato de la forja de un lazo invisible, ese tejido sentimental que une a dos personas que antes eran desconocidas y que ahora felizmente se ven en el reflejo del otro.

JUAN CARLOS GONZÁLEZ
Para EL TIEMPO
jc.gonzalez@une.net.co

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA