Cine y Tv

Jack Nicholson, la sonrisa irreverente de Hollywood

Cuando todo apuntaba a su retiro definitivo, el actor celebra sus 80 años con un proyecto en marcha.

Jack Nicholson

Jack Nicholson nació el 22 de abril de 1937 en Neptune City, Nueva Jersey.

Foto:

Leonardo Cendamo / AFP

30 de abril 2017 , 12:35 a.m.

Ganador de tres premios Óscar, y el actor más nominado de la historia con 12 candidaturas, Jack Nicholson es aclamado como el mejor actor de Hollywood de su generación, gracias a personajes míticos como Jack Torrance en ‘El resplandor’; McMurphy en el filme ‘Atrapado sin salida’; el obsesivo compulsivo de ‘Mejor imposible’; o el célebre Guasón de la primera adaptación al cine de Batman.

Con sus inseparables gafas de sol y su eterna sonrisa, cumple 80 años tras un largo periodo lejos del cine, rumores sobre su salud y especulaciones sobre su retiro, dejándose ver en ocasiones, como en los partidos de Los Ángeles Lakers en el Staples Center.

Su última película, ‘How do you Know’, se estrenó en el 2010 y, a principios de este año, su compañero en ‘Easy Rider’, Peter Fonda, aseguró que el actor, director, productor y guionista estaba retirado. Sin embargo, Nicholson regresará para protagonizar la adaptación de la cinta alemana ‘Toni Erdmann’, el mejor filme europeo del 2016 y candidata al Óscar a la mejor película de habla no inglesa, y Ridley Scott lo quiere para su próximo proyecto, ‘All the Money in the World’.

La biografía del actor publicada por Marc Eliot dejó claro que, si la carrera de Nicholson ha sido espectacular, su vida personal no ha sido menos intensa, desde sus experiencias con las drogas a sus tormentosas relaciones sentimentales, como la que mantuvo durante más de 15 años con la actriz Anjelica Huston.

El joven de los recados

John Joseph Nicholson (22 de abril de 1937, Neptune City, Nueva Jersey), no aprendió a actuar viendo a Marlon Brando –su primer ídolo–, ni estudiando el método Stanislavski. Aprendió de su madre... de la que no supo la verdad hasta que fue adulto. El actor creció creyendo que su madre era Ethel, que en realidad era su abuela, y su madre biológica era June, a quien creía su hermana mayor. Ésta quedó embarazada a los 16 años, y luego de que el padre los abandonó, la familia quiso ocultarlo.

Llegó a California siendo adolescente y en el colegio se destacó por sus comentarios socarrones. En 1955 trabajó en el departamento de animación de la Metro Goldwyn Mayer, donde ordenaba alfabéticamente el correo de los admiradores de ‘Tom y Jerry’ y, además del salario de 30 dólares semanales, logró ingresar al mundo del espectáculo.

Estudió arte dramático en el Player Ring Theatre, donde conoció a James Coburn y a Roger Corman, pionero del cine independiente y productor que apadrinó a los directores que cambiaron el cine de Hollywood en los 70, y el que hizo debutar a Nicholson con ‘The Cry Baby Killer’ (1958). Fue la primera de muchas colaboraciones con Corman, tanto en su faceta de actor como en la menos conocida, de guionista.

Una década después, y tras casi una veintena de películas como actor o guionista, Nicholson llegó al estrellato gracias a ‘Easy Rider’ (1969), una cinta de motociclistas en la que compartía cartel con Dennis Hopper y Peter Fonda, y que le sirvió para obtener su primera candidatura al Óscar como mejor actor de reparto. La película arrasó en el Festival de Cannes, donde Nicholson fue ovacionado. Fue allí donde sintió por primera vez que era una estrella.

El trampolín de este filme lo llevó a su época dorada, en la que trabajó con directores como Stanley Kubrick, Tim Burton, Milos Forman y Roman Polanski. Más recientemente estuvo bajo las órdenes de Martin Scorsese, en ‘Los infiltrados’ (2006). Comenzó los 80 con dos de sus películas más célebres, ‘El resplandor’ (1980) y ‘El cartero llama dos veces’ (1981), recordada por la famosa escena en la cocina con Jessica Lange, y la concluyó como el Guasón, antihéroe y enemigo de Batman que le dio su sobrenombre, ‘Jack the Joker’, y que ha sido su mejor villano.

También actúo en ‘Reds’ (1981), ‘El honor de los Prizzi’ (1985) y ‘Ironweed’ (1987), por las que fue de nuevo candidato al Óscar, y en ‘La fuerza del cariño’ (1983), con Shirley MacLaine, Debra Winger y Danny DeVito, por la que recibió la estatuilla como mejor actor de reparto.

Volvería a optar al Óscar como actor de reparto en 1992 por ‘Cuestión de honor’ y, en el 2002, como protagonista de ‘Las confesiones del señor Schmidt’, cinco años después de haber conseguido el premio por ‘Mejor imposible’, en la que mostró su faceta más cómica, lejos de los papeles perturbadores que lo encumbraron.

Candidato al premio de la Academia de Hollywood en cinco décadas diferentes, ha conseguido también seis Globos de Oro, a los que ha sido candidato en 18 ocasiones.

El autor de su biografía lo definió como “un espiritista cinematográfico capaz de usar de algún modo los pedazos de su vida difícil, errónea, rabiosa, a veces en ruinas, pedazos de su encanto irresistible, un desgaste físico, un vacío emocional y toda su decepción familiar para crear personajes de gracia y belleza cinematográfica”.

Un mago del cine que ha conseguido realizar con creces su deseo de trascender en el séptimo arte.

Una vida de éxitos y excesos

En 1962 se casó con Sandra Knight, con la que tuvo a su hija Jennifer. Con ‘Five Easy Pieces’ (1970) fue nominado por primera vez al Óscar como mejor actor, al que también optó por ‘The Last Detail’ (1973) y ‘Chinatown’ (1974), y que lograría al fin por ‘Atrapado sin salida’ (1975). En lo más alto de su carrera, “la estrella de la sonrisa fulminante” fue portada de la revista ‘Time’ en 1974. Para entonces ya vivía en Mulholland Drive (aún reside allí), donde tenía vecinos como Marlon Brando, su inseparable Warren Beatty o Jim Morrison, y donde se empezó a conocer como ‘Bad Boy Drive’. La fama de excesos lo ha acompañado a lo largo de su vida, nunca ha ocultado sus coqueteos con las drogas ni su afición por el sexo. El actor bromeaba sobre su fama de mujeriego: “Con mis gafas de sol, soy Jack Nicholson. Sin ellas, soy gordo y viejo”, comentaba a Efe al cumplir los 75. El actor nunca volvió a casarse, pero tuvo cuatro hijos más: Caleb James (37), con la actriz Susan Anspach; Honey (36), hija de la modelo Winnie Hollman; y Lorraine (27) y Ray (25), de su relación con la actriz Rebecca Broussard.

MIRIAM SOTO
EFE REPORTAJES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA