Cine y Tv

Temporada de tifones / Séptimo arte

Koreeda sabe que los cambios milagrosos solo ocurren en las películas de Hollywood, no en las suyas.

Foto:
19 de mayo 2018 , 11:00 p.m.

“¿Cómo ha podido mi vida llegar a esto?”, escribe Ryôta en un papel autoadhesivo y lo pega en la pared frente a su escritorio, donde ya hay otros tantos papeles que le sirven como notas para una futura novela. Sin embargo, no es una frase inventada, refleja lo que Ryôta –el protagonista de Después de la tormenta (Umi yori mo mada fukaku, 2016)– está viviendo.

Es temporada de tifones y parece que su apartamento ya fue alcanzado por uno, por el desorden que ahí se percibe. Ryôta es un fracaso: tuvo relativo éxito como escritor con su primera novela y se quedó en promesa. Separado de su esposa, utiliza los medios de la agencia de detectives en la que trabaja para seguirla y ver con quién sale ahora, añorante del hogar que una vez tuvo. Ryôta como detective es corrupto, es apostador compulsivo y merodea la casa de su madre para ver qué puede llevarse.

Este hombre confuso es el que el director Hirokazu Koreeda ha escogido para protagonizar su película, pues le sirve como disculpa para darle una mirada a la dinámica de la familia japonesa, uno de los temas favoritos de este galardonado realizador nipón. En este caso se trata de dos familias: la de la madre de Ryôta (Hiroshi Abe), una viuda cuyos dos hijos la visitan siempre con segundas intenciones, bien sea para saquearla o para que ella les haga comida; la segunda familia es el hogar fracturado de Ryôta y Kyôko, donde hay un hijo adolescente de por medio.

Como director y guionista, Koreeda tiene un ojo muy aguzado a la hora de construir sus planteamientos dramáticos, que tienen toda la naturalidad de la vida real y toda la sensibilidad requerida para que no nos sintamos en la posición de jueces de la conducta de Ryôta. El director nos lo muestra en sus muy humanas contradicciones, sabedor de que así somos, que la imperfección y la falibilidad son nuestras características comunes.

Después de la tormenta plantea una posible redención final al reunir a todos los personajes principales en un solo ámbito y poder ahí expresar lo que sienten. Pero Koreeda sabe que los cambios milagrosos solo ocurren en las películas de Hollywood, no en las suyas.


Juan Carlos González A.
Para EL TIEMPO
jc.gonzalez@une.net.co

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA