Cine y Tv

Los malabaristas que habitan la casa de Molière

Director de la Comédie-Française habla sobre el debut de la compañía en las transmisiones en cines.

Clément Hervieu-Léger

Esta adaptación de ‘El misántropo’ es dirigida por Clément Hervieu-Léger y la escenografía fue diseñada por Éric Ruf.

Foto:

Brigitte Enguerand

12 de mayo 2017 , 01:08 a.m.

Detrás de esas paredes derruidas, de esos muebles cubiertos por cortinas y de esa inmensa lámpara de techo emplazada en el suelo, se esconde una irónica metáfora sobre la burguesía. La inmensa escenografía diseñada por Éric Ruf sirve como epicentro de la adaptación del clásico El misántropo, de Molière, que la Comédie-Française estrenó en el 2014.

Esta es una de las piezas con las que la llamada Casa de Molière, como se le conoce a esta legendaria compañía, ingresa en el mundo de las transmisiones en salas de cine (El misántropo se podrá ver este domingo en salas de Cine Colombia).

Y lo hace justamente con una de las obras cumbres del dramaturgo, quien para los actores del grupo es una especie de “jefe vivo”, como comenta Ruf, director general de la Comédie-Française.

“Hay una cosa que se transmite de actor en actor, desde hace tres siglos, y es particularmente este tipo de teatro, el de Molière. No estamos de rodillas ante un ídolo, sino que tratamos de encontrar cada vez la firma de este autor, fundamental para nosotros y para el teatro francés”, comenta Ruf en conversación telefónica desde Francia.

En esta pieza, cuya adaptación es dirigida por Clément Hervieu-Léger, el dramaturgo planteó una especie de sátira social enmarcada en el personaje de Alceste, un hombre que decide cortar de tajo con las adulaciones vacuas y las palabras llenas de hipocresía de la élite social en la que vive.

“Tengo el defecto de ser más sincero de lo debido”, dice el personaje encarnado por Loïc Corbery, quien a pesar de su radicalismo ama a Célimène, una mujer que sigue todas las reglas tácitas de su contexto.

“... Tenemos que buscar lo pertinente, lo violento, lo revolucionario y lo poético que hay en ese teatro, sin siempre hacer la misma cosa (...). De cierta manera, lo que llamamos ‘clásicos’ no son solo clásicos por ser enseñados en la escuela en libros bonitos, lo son porque tienen algo fundamental que les habla a todas las generaciones y es eso lo que tratamos de sacar a la luz”, añade Ruf, quien está en el grupo hace 25 años.

El repertorio de la compañía, creada en 1680, se fundamenta en la reposición de clásicos del repertorio universal, no solo de Molière sino de autores como Shakespeare, Brecht, Chéjov y Strindberg.

Sin embargo, Ruf se ha enfocado en encontrar una ruta mucho más amplia para los actores que seguir los clásicos al pie de la letra. Incluso, ha buscado montar obras de autores contemporáneos.

“Algunas veces, cuando dejamos los espectáculos dentro de su época en cuanto a los disfraces y escenografía, la gente viene a ver una reconstrucción histórica y es más difícil para nosotros manifestarles el sentido de la obra. Mientras que si las modernizamos, tenemos más libertad, podemos escribir sobre una página en blanco y es mucho más fácil transmitir algo”, añade.

Para el director, el ingreso de la Comédie-Française a este terreno de las transmisiones, en el que ya están prestigiosas casas como la Metropolitan Opera, el Bolshói de Rusia y el National Theatre de Londres, es una oportunidad extraordinaria de proyección porque así se pueden alcanzar regiones donde las obras no podrían ir físicamente.

El ciclo empezó con Romeo y Julieta y continuará con Cyrano de Bergerac, de Edmond Rostand, que se podrá ver el próximo el 13 de agosto.

“Cuando se graba en vivo, finalmente es como cuando hacemos un último espectáculo: lo queremos disfrutar tanto que generalmente sale muy mal. Tratamos de no pensar en eso, de hacer como si no nos importara, de convencernos de que eso no es grave y de seguir trabajando”, dice Ruf.

La compañía, compuesta por cerca de 60 actores, es una especie de arca de Noé, según Ruf, en la que debe haber mujeres, hombres, viejos, gorditos, flacos, “todos los animales del mundo para reinventar el mundo”, agrega.

“Los actores trabajan mucho y cambian de repertorio todo el tiempo, así que es necesario que les guste eso. Alguien que requiera dos meses para focalizarse únicamente en un solo un papel, es mejor si no hace parte de esta institución. Los actores de la Comédie-Française son malabaristas”, finaliza.

¿Dónde y cuándo?

14 de mayo, 12 m. Salas de Cine Colombia de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Cartagena y Bucaramanga. Informes de boletería en cinecolombia.com.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA