Cine y Tv

‘Twin Peaks’, un oscuro delirio que deja un extraño sabor

La serie tuvo la capacidad de autodestruirse, reconfigurarse y no perder ese aliento surrealista.

Twin  Peaks

Kyle MacLachlan vuelve a su papel del agente Cooper, un detective que tiene que lidiar con una lucha entre el bien y el mal.

Foto:

Netflix

09 de julio 2017 , 01:50 a.m.

Qué hizo que la nueva Twin Peaks se convirtiera en una extraña joya televisiva?
La respuesta podría estar en esa capacidad que tuvo de autodestruirse, reconfigurarse y no perder ese aliento surrealista que siempre ha identificado a su artífice, David Lynch.

Cuando se habló de revivirla (en Colombia, vía Net-flix), muchos se asustaron porque podría caer en el foso de la repetición nostálgica o mal dibujada.

Pero luego de verla y de seguir aún hoy tratando de asimilar muchos de sus simbolismos y libertades conceptuales, hay que decir que solo una persona como Lynch es capaz de amasar este rompecabezas de pesadillas sin perder la compostura y sin morir en el intento.

Hace 27 años, Twin Peaks fue considerada la piedra angular de una televisión mucho más profunda, inteligente y sombría; llegando al punto de crear un circuito de fanáticos tan poderoso como muchas de las sorpresas que siempre reveló David Lynch en los terrenos del séptimo arte.

Un pueblo, un asesinato y unos pobladores moldeados bajo una óptica rara dejaron una huella indeleble; para muchos, imposible de superar, pero la sagacidad y la locura con la que Lynch retomó el mando de la nueva versión cumplió en esencia con la idea de que Twin Peaks no es una historia, sino una experiencia mental y sensorial. No tanto una narrativa convencional. Ser rara le sirvió para no tener límites y para dejar en claro que era capaz de saltarse cualquier esquema en un universo televisivo en el que otras fallecen ante el primer resbalón frente a la audiencia.

Una nueva muerte y una dimensión alternativa entre quienes están de alguna manera implicados en esa situación es la excusa perfecta para este thriller inclasificable, del que es mejor no revelar tantos detalles, puesto que perdería esa ya anunciada experiencia diferencial en la pantalla de TV, la tableta o el celular.

Lo único malo de Twin Peaks es que es complejo conocerla sin saber su pasado, pues quien quiera verla debe tener como marco de referencia las otras producciones de Lynch, no solamente para tratar de organizar una idea acerca de lo que está a punto de descubrir, sino para alinearse con el esquema con el que codifica la ficción el señor David Lynch.

El consejo es ver su cine, sus cortos y las otras producciones para saber en qué clase de delirio se está metiendo.

ANDRÉS HOYOS VARGAS
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA