Cine y Tv

Negocios y comidas rápidas / Opinión

La cinta ‘Hambre de poder’ es protagonizada por el carismático actor Michael Keaton.

Michael Keaton, protagonista de Hambre de poder

Michael Keaton es el protagonista de ‘Hambre de poder’.

Foto:

Cortesía Diamond Films

27 de mayo 2017 , 10:56 p.m.

‘The Founder’, título en versión original, se refiere a dos hermanos de San Bernardino (California) quienes abrieron el primer restaurante americano para vender por ventanilla malteada y hamburguesas a comienzos de los años 50. El carismático Michael Keaton, recordado por ‘Birdman’ y los dos ‘Batman’ de Tim Burton, personifica al verdadero Ray Kroc quien de simple vendedor de batidoras de malteadas pasó a ser un ambicioso empresario y se robó el símbolo más grande de comidas rápidas en el mundo.

Cuando descubre la multifuncionalidad del negocio alimenticio a gran escala, su estrategia comercial radicó en minimizar los tiempos de preparación de los comestibles y utilizar reducciones instantáneas. Sus ingredientes saltan a la vista del espectador-consumidor que saborea en pantalla papitas fritas, pepinillos, salsas de tomate y mostaza, etcétera. Además, la no utilización de cubiertos ni platos, con bolsas o empaques desechables para los domicilios –un sistema revolucionario seis décadas atrás–.

“Se apropió de una idea y el mundo se la comió”–según la publicidad en Colombia de Diamond Films–. Marcas registradas y derechos de autor, con sus respectivas franquicias territoriales, abren paso al célebre logotipo de McDonald's cuando Kroc observó que en los pequeños pueblos había dos símbolos característicos: cruces de iglesias y banderas de oficinas públicas. Bastó con agregar aquellos arcos dorados que sostienen la letra eme de los comederos en serie para alimentar diariamente a 70 millones de usuarios.

Al traspasar la disputa legal en términos cinematográficos, el no muy conocido director texano John Lee Hancock se valió de una exhaustiva investigación bibliográfica, sin obviar nombres propios ni personajes involucrados en la sucesión de estrategias derivadas del desbocado poder capitalista. Incluye conocidas tácticas inmobiliarias; es decir, la posesión de terrenos y locales más allá de su facturación por ventas de productos en serie. Una excelente ambientación de época traducida en vestimentas de tonalidades pasteles, avisos publicitarios y vallas de moteles o paradores turísticos; más, coloridos automóviles último modelo en aquella década prodigiosa asociada con la voraz sociedad de consumo, los drive-in y las rebeldías aficionadas al emergente rocanrol en contraste con ciertos valores familiares pregonados por el ‘american way of life’.

Keaton le habla a la cámara con desparpajo, narra cínicamente sus triquiñuelas y simula estar en un reportaje periodístico por obra y gracia del curioso caso financiero basado en hechos reales. Las cifras lo confirman y al final se ven las fotografías, o cronologías, de los involucrados con el siguiente dato apabullante: el uno por ciento de la población mundial se alimenta todos los días en la mencionada cadena ‘nutritiva’.

MAURICIO LAURENS
Especial para EL TIEMPO
maulaurens@yahoo.es

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA