Cine y Tv

El horror de las migraciones, bajo la mirada del artista Ai Weiwei

Este chino plasma en su documental 'Marea humana' el drama de 65 millones de personas.

Documental Marea humana del artista chino Ai Weiwei

Uno de los puntos álgidos que aborda la película es la grave situación de los migrantes sirios, afganos, turcos o africanos que atraviesan Europa.

Foto:

Cine Colombia

20 de junio 2018 , 09:09 p.m.

El nombre de Ai Weiwei está asociado con rebeldía y vanguardia. Artista plástico, fotógrafo y activista, sus obras son declaraciones políticas y sociales que, en la mayoría de los casos, atacan al gobierno de su natal China.

“Me frustra que vivamos en este mundo y no les prestemos atención a condiciones humanas muy básicas. Me he involucrado profundamente con la política de China y la cuestión de la libertad de expresión y los derechos humanos, porque esas cosas me frustran”, explicó el artista en una entrevista cedida a este diario.

Su arte, que parte de la resistencia y el dolor, ha reflejado la corrupción estatal china, las constantes violaciones de los derechos humanos y ha prestado especial atención al drama de las migraciones forzosas ocasionadas por motivos tan distintos como las guerras, el cambio climático y la falta de alimentos.

Su más reciente propuesta es el documental Marea humana (Human Flow). “Ante las tragedias, ser artista no es relevante”, agrega Ai Weiwei, que de su propio bolsillo y haciendo las veces de camarógrafo e investigador produjo esta mirada audiovisual al drama que enfrentan 65 millones de personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares.

“Es el documental más necesario y completo hasta la fecha sobre la actual crisis de refugiados del planeta (...) Un mosaico bondadoso y complejo que viaja a 23 países diferentes”, fueron las palabras con las que Indiewire definió el filme.

Marea humana, que tendrá una exhibición limitada de tres días a partir de este jueves en salas de cine de 12 ciudades del país, se enfoca en los sitios del planeta donde el tema de las migraciones ha hecho crisis: el conflicto entre los gobiernos europeos en su intento por bloquear el paso de los migrantes sirios, afganos, turcos o africanos que huyen de la guerra civil; el campo de refugiados más grande del planeta como es conocida la Franja de Gaza (que alberga a más de un millón y medio de personas), o la tragedia que se vive en la frontera entre México y Estados Unidos, actualmente foco de la polémica por la separación de unos 2.000 niños de sus padres en las últimas seis semanas.

“Soy una persona cuyo padre fue exiliado, casi desde que nací fuimos refugiados, enviados a los campos. Vivimos cinco años en un hoyo en el suelo –cuenta el mismo Ai Weiwei sobre su dura experiencia personal que alimentó la idea de hacer esta película–. Mi padre limpió los baños de todo un pueblo en el que pasamos una temporada. Eso me ayudó a ver cuán bajo puede caer la humanidad”.

Nada de lo que se ve en la pantalla es ficción: el sufrimiento, el hambre, la muerte, la enfermedad, el clima despiadado, las caminatas de cientos de kilómetros, el mar Mediterráneo tragándose embarcaciones sobrecargadas de seres humanos.

“Nosotros pastoreábamos en el campo nuestros animales, teníamos una casita humilde y abrigada, y alimento a diario, hasta que nos tocó huir, dejando todo atrás”, cuenta una pareja de campesinos sirios que ahora vive bajo una carpa hechiza en Idomeni, en Grecia, que aloja a miles de refugiados en condiciones muy precarias.

“Una panorámica cautivadora del infierno en la Tierra (...) El filme tiene una amplitud magnífica y un implacable impulso moral que harán de él un punto de referencia en la materia”, expuso en su crítica Deborah Young, de The Hollywood Reporter.

Soy una persona cuyo padre fue exiliado, casi desde que nací fuimos refugiados

Ai Weiwei ha sido criticado por aparecer como un protagonista más del metraje, pero él defiende su posición que busca darle equilibrio a la historia. “Es necesario incluir un punto de vista personal. De esta forma la audiencia puede ver cómo se hizo la película. Por ejemplo, en México, veo a un hombre cortando su propio cabello y le pregunto si necesita ayuda, así que me deja cortárselo. Eso le da vida real al arte. Odio cuando las películas se vuelven educativas. Quiero que esta tenga una sensación relajada, no quiero que la gente la vea como algo demasiado serio y trate a los refugiados y a los campamentos solo como un tema trágico”.

Después de haber realizado numerosos documentales como Disturbing the Peace, One Recluse, Sorry y Ai Weiwei's Appeal ¥ 15,220.910.50 y de haber pasado casi tres meses en la cárcel, en el 2011, acusado de delitos económicos (pues no pudieron presentar otros cargos en su contra), parece que el artista chino acabara de presentar la joya de la corona: 'Marea humana' podría ser la obra de arte más desgarradora y compleja de su carrera.

Las cifras del horror

65 millones de personas han sido desplazadas
300 mil de ellas eran niños que migraron solos
7.465 individuos perdieron sus vidas en este éxodo
70 países construyeron muros fronterizos en 2017

Cuándo y dónde

Únicas funciones este jueves, viernes y el sábado en 12 salas seleccionadas del país. Más información en www.cinecolombia.com

SOFÍA GÓMEZ G.
Cultura
En Twitter: @s0f1c1ta

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA