Cine y Tv

‘Cuando eres artista, estás en otro espacio-tiempo’: Juliette Binoche

Entrevista con la actriz, ganadora del Óscar, y una de las protagonistas de la cinta ‘Polina’.

Juliette Binoche, actriz

Binoche, hija de actores, nació hace 53 años en París. A los 33 recibió el Óscar a mejor actriz de reparto por ‘El paciente inglés’.

Foto:

Cortesía Cine Colombia

19 de noviembre 2017 , 12:30 a.m.

Juliette Binoche es una de las grandes actrices francesas contemporáneas y una apasionada de la danza y el teatro. A su ya larga lista de filmes (más de 40, incluidos ‘La insoportable levedad del ser’ –1988– y ‘El paciente inglés’ –1996–, que le mereció el Óscar) se suman ‘Naked’ (1998), obra teatral de Luigi Pirandello, y ‘Betrayal’ (2000), de Harold Pintery, presentada en Broadway y por la que fue nominada a un Tony.

Su incursión en la danza ha sido por lo alto: desde el 2008 ha trabajado en el proyecto ‘In-i’ con el reconocido coreógrafo londinense Akram Khan. Y ahora, en la cinta ‘Polina’, que ya se encuentra en las salas de cine del país, combina actuación y danza.

En una entrevista cedida por Cine Colombia*, la actriz habla sobre esta experiencia y sobre su preparación para este papel, en el que interpreta a Liria Elsaj, una famosa coreógrafa que debe ayudar a la protagonista, Polina (Anastasia Shevtsova), a resolver el dilema que le plantea seguir el ballet clásico o la danza contemporánea.

Hace unos años, usted bailó con Akram Khan. ¿Se volvió a sumergir en la vida de los bailarines para construir su personaje y sentir físicamente esa experiencia?


Mi compromiso con el ‘show’ que Akram y yo creamos fue radical, porque durante dos años me dediqué completamente a los ensayos y la gira. Para esta película tuve el privilegio de observar a Angelin (Preljocaj, coreógrafo, bailarín y codirector de la cinta junto con Valérie Müller) trabajando y de tratar de entender su estado emocional, de dónde venía su movimiento. Un coreógrafo no es necesariamente un bailarín, pero él lo es o lo ha sido, y los bailarines pueden entrar a su mundo más fácilmente. Pero sí entrené con Nagisa Shirai, una de sus bailarinas preferidas, y con Sergio, quien ha sido su asistente durante años.

¿Hay algo en particular que le guste de su método?

La danza te permite entrar en contacto con otra parte de ti. El movimiento es el encuentro entre cuerpo y espíritu. Me encantan los riesgos que ciertos coreógrafos han tomado a lo largo de la historia para alejarse de lo convencional y encontrar un movimiento propio. Tomar el riesgo de ser tú mismo es valiente, porque puedes ser rechazado o incomprendido.

La información que el cuerpo recibe por los movimientos es preciosa, somos más o menos conscientes de ella, pero cuando nuestro cuerpo está disponible, desplegado y con vida, se convierte en nuestro pincel creativo, nuestro material de autoactualización. La experiencia que quería tener con el ‘show’ que hice con Akram, que llamé ‘In-I’ era intentar encontrar emoción en el movimiento, y no simplemente lograr una apariencia externa.

¿Pasó mucho tiempo observando a Angelin como coreógrafo?


Lo vi ensayar y crear. Vi todos los documentales sobre él. Traté de ver lo que él ve.

Podemos ver a Liria como el ‘doble’ femenino de Angelin. ¿Eso puso algún peso de responsabilidad en usted?

Pasé tiempo con Angelin y su compañía de danza, pero al final es difícil saber qué es intencional y qué no. Mi responsabilidad era estar suficientemente segura de mí misma frente a la cámara y, sobre todo, frente a sus bailarines.

Es extraordinario ser dirigida por una persona a la que de cierta manera está interpretando. ¿Cómo la dirigieron Valérie y Angelin?

A veces Angelin me ponía a prueba: para la escena de la audición me pidió que me pusiera al frente y demostrara los movimientos. Me sorprendió, pero así son las películas: tienes que atreverte y ser valiente. Valérie y Angelin están en sintonía, ambos están atentos y comprometidos con su primer largometraje juntos.

Liria es una exitosa y famosa coreógrafa. Como las cineastas, hay muy pocas. ¿La idea de representar a una artista poderosa en un mundo primordialmente masculino lo hizo más placentero?

Creo que cuando eres un artista no piensas en el género. Estás en otro espacio-tiempo, en una realidad que está sedienta por la verdad interior, por nuestra experiencia y estado del ser. Pero en el día a día, al conseguir financiación, lugares y varias formas de apoyo, ser una mujer requiere solidez, fortaleza y fe. Pero también debo decir que cada vez hay más mujeres cineastas, y la diferencia actual se va a desvanecer en los próximos años.

Liria le dice a Polina que un artista es ‘alguien que sabe ver el mundo a su alrededor’. ¿Comparte esa visión?

La experiencia nos hace más humanos si aprendemos a dejar ir y aceptar que no somos tan fuertes como pensábamos, o tan débiles como creíamos que éramos. La observación es una puerta que se abre entre nosotros y los demás. Creo que un artista construye su potencial con el tiempo, lo que es injusto con los bailarines, pues el tiempo durante el que puedes bailar es restringido. Pero creo que otra manera de aproximarse al cuerpo y a la danza va a surgir, un tipo de danza que no dañará o dañará menos las articulaciones.

Después de ‘Slack Bay’, usted se enfrenta de nuevo aquí con una actriz natural. ¿Le ayudó de manera especial o la apoyó durante el rodaje?


El rodaje fue un híbrido entre momentos de danza y de actuación. Compartimos retos y creo que de ambos lados hubo comunidad, paciencia y benevolencia. Anastasia tenía muchas preguntas; ella tenía que llegar a un acuerdo con la manera de bailar de Angelin, así como con el oficio de actuar. Durante el rodaje, Anastasia tuvo modestia, sensibilidad y un deseo salvaje de vivir.

CULTURA
* Entrevista de Charlotte Lipinska

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA