Cine y Tv

‘Si hiciera ‘Titanic’ de nuevo, emplearía un modelo digital’

El realizador James Cameron presenta un documental de NatGeo que conmemora los 20 años del filme.

Documental de James Cameron sobre el Titanic

Hace poco, Cameron se reunió con un equipo de investigadores para tratar de entender las razones del hundimiento del Titanic.

Foto:

Cortesía National Geographic

10 de diciembre 2017 , 12:00 a.m.

Hace dos décadas, el director James Cameron concibió ‘Titanic’: una película épica que no reñía con una edulcorada historia de amor y que se convirtió en un clásico instantáneo al ofrecer todo el andamiaje técnico y de tecnología visual capaz de revivir la catástrofe de un trans-atlántico que se promovió como indestructible.

Pero no fue solo una película que marcó una década cuando se estrenó originalmente en diciembre de 1997, sino que incrementó el interés por la historia de un fracaso y llevó a una intensa investigación submarina para revelar nuevos detalles del famoso barco y su hundimiento. Eso es precisamente lo que analiza el especial documental ‘Titanic: 20 años después’, que se emite por el canal de televisión paga NatGeo.

Esta nueva producción examina las decisiones cruciales que se tomaron durante la producción de la película y las pone a prueba con una gran cantidad de recursos visuales nuevos, que incluyen nuevo metraje submarino, simulaciones generadas por computadora e investigaciones académicas.

Precisamente, James Cameron habla con los descendientes de Jacob Astor, Molly Brown e Isidor e Ida Straus, quienes aportan información renovada a las generaciones de familias que sufrieron a raíz de esa tragedia. Así mismo, Cameron recuerda su experiencia en el rodaje y las decisiones que tomó en ese momento teniendo en cuenta los datos científicos disponibles.

Para eso contó con un equipo de los especialistas en el Titanic más destacados del mundo, incluido el doctor Robert Ballard, explorador residente de National Geographic, que descubrió los restos del Titanic en 1985; Parks Stevenson (historiador, documentalista e ingeniero en sistemas navales); Don Lynch (historiador y escritor) y Ken Marschall (historiador visual y el creador más importante del mundo de obras de arte del Titanic).

“Prácticamente todo lo que nos propusimos hacer lo hicimos”, recordó Cameron en una entrevista a la que tuvo acceso EL TIEMPO. “Construimos modelos grandes. Los rompimos. Los hundimos, todo ese tipo de cosas. Creo que logramos lo que nos propusimos, pero también rodamos muchas escenas que eran de carácter histórico. Sigo llamándolas personajes, pero no son personajes, sino historias de personas reales”, agregó el director refiriéndose al trabajo en una película que tuvo como ambición extenderse en una trama para ser lo más precisa posible en su narración histórica.

“Casi todas las cosas que filmamos se vieron en la película. Probablemente se editaron unos 20 o 25 minutos, pero al final nos quedamos con una producción de más de tres horas”, explicó el realizador estadounidense. “Supongo que tal vez deseé vivir en un universo alternativo donde la gente pudiera ver una película de tres horas y media, pero pensé que estábamos presionando nuestra suerte, creo que son tres horas y quince minutos con créditos”, comenta.

Junto a los datos estadísticos acerca de la catástrofe y detalles de la época, el director reconoce que, aparte de la versión que se estrenó en el 2012 en 3D, si hubiera rodado ‘Titanic’ ahora, habría aprovechado la tecnología digital (que sí uso en otros de sus filmes, ‘Avatar’).

“Creo que no construiríamos un modelo físico de la embarcación. Todavía tengo el barco a escala que está guardado en uno de mis estudios en Manhattan Beach. Tiene 12,8 metros de largo. Es intensamente detallado y, probablemente, sea el mejor modelo del Titanic que se haya construido hasta ahora. Pero si hiciera ‘Titanic’ de nuevo, haría un modelo digital”, insiste.

James Cameron también reconoce que con el filme buscó desafiar las suposiciones que existían alrededor de ese episodio de la historia. “Realmente fue como un desafío personal”, recalcó.

“Antes de filmar la película, ya habíamos estado en el lugar del naufragio e hicimos 12 inmersiones, por lo que todo tipo de cosas no fueron bien explicadas por la sabiduría convencional que se manejó en la comunidad que había estudiado el caso del Titanic. En el filme pusimos frente a la cámaras un poco de lo que se sabía del hecho, lo que se aceptaba entre quienes eran expertos y algunas ideas bastante radicales”, cuenta Cameron.

Eso propició que el filme trascendiera su espacio natural en la pantalla y a la vez provocara nuevas miradas en la comunidad científica. “Desencadenó una gran cantidad de investigaciones posteriores, tanto por nosotros mismos como por otros investigadores en el sitio del naufragio, y es satisfactorio que la imagen que se logró para el futuro sea bastante similar a lo que mostramos en la película”, finalizó James Cameron.

EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA