Cine y Tv

La joya fantástica con la que Guillermo del Toro ganó el León de Oro

El director se convirtió en el primer mexicano en ganar en Venecia con 'La forma del agua'.

Guillermo Del Toro

El director recibió el premio entregado por la presidenta del jurado, la actriz estadounidense Annette Bening.

Foto:

El director recibió el premio entregado por la presidenta del jurado, la actriz estadounidense Annette Bening.

11 de septiembre 2017 , 08:30 a.m.

Una magistral y delicada fábula de amor entre una princesa muda y una extraña bestia anfibia. Así define la prensa especializada la película 'La forma del agua', con la que el director Guillermo del Toro ganó el León de Oro, el máximo galardón del Festival de Cine de Venecia, el pasado sábado. 

El filme hechizó al público y a la crítica del festival. Ambientada en 1962, en plena Guerra Fría, cuenta la historia de una joven muda, Elisa (encarnada por Sally Hawkins), cuyos únicos amigos son una compañera de trabajo negra y un vecino gay.

"El cuento de hadas es el antídoto perfecto contra el cinismo, ya que llega a las emociones", subrayó el cineasta.

En esta cinta, el mexicano vuelve a dar rienda libre a su pasión por las criaturas fantasmagóricas, mediante un llamativo universo visual.

"Si uno se mantiene fiel en lo que cree, en lo que realmente cree, en mi caso los monstruos, se puede hacer todo", dijo el director al recibir el premio entregado por la presidenta del jurado, la actriz estadounidense Annette Bening.

"Tengo 52 años, peso 110 kg e hice más de 10 películas", dijo con el premio en la mano el director de 'El espinazo del diablo' (2001) y 'El laberinto del fauno' (2006).

Del Toro, que vive en Estados Unidos, dedicó el premio "a todos los directores mexicanos y latinoamericanos que sueñan con hacer algo que tenga un mensaje, a quienes les dijeron que no se puede hacer. Sí se puede hacer". "Creo en la vida, en el amor y en el cine", añadió.

Del Toro además se mostró orgulloso de ser el primer mexicano en conseguir el León de Oro de la Mostra y destacó lo importante y lo inevitable de sus orígenes: "ser mexicano viene de mi cabeza, mi tripa y mis cojones mexicanos".

"Cuando se habla de los problemas del último año y medio para los mexicanos, es algo que hemos visto durante décadas", dijo el realizador.

Del Toro, que consideró que las parábolas son la mejor vía para "lanzar verdades universales". Por eso ambientó su película en 1962, porque "no hemos avanzado tanto como creemos como sociedad" y lo que ocurre en la pantalla es perfectamente extrapolable a la actualidad y a la realidad, más allá de la fantasía de la historia.

"Lo hermoso de la Humanidad es la imperfección y los monstruos son imperfectos", afirmó el director.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA