Cine y Tv

Escandinavia y el asedio nazi / Opinión

Mauricio Laurens analiza la cinta ‘La decisión del rey’, del director noruego Erik Poppe.

‘La decisión del rey’

Cartel de ‘La decisión del rey’.

Foto:

Cortesía Cine Colombia

27 de mayo 2018 , 02:20 a.m.

Drama histórico de trascendencia política, con escenas de discusiones y tácticas nacionalistas más allá de las acciones bélicas en pantalla. Un rey valiente que habla sin tapujos de autodeterminación y hegemonía; un estadista corajudo que lanza consignas patrióticas, como “luchar o… morir” e induce a su pueblo a no dejarse aplastar por regímenes extranjeros y salvaguardar sus derechos constitucionales nacionales.

El Reino de Noruega conmemora el heroísmo de Haakon VII, su primer monarca independiente, quien junto al príncipe heredero Olaf comandó la firme resistencia de los súbditos contra el invasor alemán en tres días decisivos de abril de 1940. Su consigna: no claudicar ante las presiones del poder nazi que hubiesen significado la traición y la muerte.

Un crucial 9 de abril, cuando buques alemanes se parapetaron frente al fiordo y la fortaleza de Oslo –su capital–.

Mientras que la madre Dinamarca ya se había rendido, Noruega emprende, tras el ultimátum del nacional-socialismo, su heroica defensa y no cede ante las exigencias del implacable enemigo nazi.

Fueron las “horas más oscuras” vividas por la nación escandinava, sometida a los acosos insistentes de pilotos y soldados germánicos; con los intríngulis de la diplomacia militar, desde Berlín, para extender sus dominios en los mares árticos y asegurar el control de toda la península nórdica.

Haakon, hermano del rey Cristián X de Dinamarca, había sido elegido democráticamente en 1905 para asumir las riendas del reino independiente. Su familia, treinta y cinco años después, debió huir para refugiarse en territorios más seguros del norte y posteriormente exilarse en la ciudad de Londres, donde se establecería la sede provisional de un gobierno paralelo.

Padre e hijo, rey y príncipe heredero, con los precedentes de una rotunda negativa al embajador enviado por Hitler y su disposición de no capitular. La guerra cruenta era inatajable y el exilio surgía como única solución para no renunciar a sus derechos. Quien muere como héroe nacional en 1957 a los 85 años y fue sucedido en el trono por su único hijo (Olaf V) es el mismísimo abuelo del actual Harald V.

No obstante poseer la película un estilo teatral y grandilocuente, brinda enseñanzas y mensajes aleccionadores de dignidad cuando acude al reclutamiento de su primogénito para dirigirse al campo de batalla y combatir por su patria en peligro. La tensión dramática es creciente, el tiempo no da espera y hay disposición de responder al fuego para hundir un poderoso navío comandado por oficiales leales al Führer.

Autor del psicodrama ‘Aguas turbulentas’, el director Erik Poppe (Oslo 1960) concluye con esta afirmación: “Ser neutral dejó de ser una opción”.

MAURICIO LAURENS
maulaurens@yahoo.es

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA