Cine y Tv

Spielberg regresa al cine de fantasía con 'El buen amigo gigante'

El exitoso productor Frank Marshall cuenta cómo fue su reencuentro con el realizador de 'ET'.

fg

El presupuesto estimado del filme 'El buen amigo gigante' fue de 140 millones de dólares. Mucho se gastó en efectos visuales.

Foto:

Archivo particular

07 de agosto 2016 , 12:06 a.m.

Frank Marshall, el famoso productor de cintas como ‘ET, el extraterrestre’; la trilogía de ‘Indiana Jones’ y ‘Gremlins’, se sintió muy cómodo al asumir el reto de llevar a la pantalla ‘El buen amigo gigante’, la más reciente producción de Steven Spielberg, quien dirigió los filmes antes mencionados.

La unión de Marshall, su esposa, Kathleen Kennedy –también productora y responsable de obras como ‘La lista de Schindler’–, y Spielberg es considerada una de las fusiones de talento más importantes del cine contemporáneo y fue esencial en el tono de esta nueva aventura juntos.

“Siempre es grandioso trabajar con Steve”, comenta emocionado Marshall, durante una entrevista telefónica con EL TIEMPO.

Pero no se trata solo de un grupo de amigos que se reencuentran en un rodaje, sino de una película que recuerda esa receta que marcó varias décadas: una trama cargada de emotividad, impresionantes efectos visuales y una historia que recalca la inocencia y la comunicación de personajes dispares a los que ciertas circunstancias los llevan a conocerse y a estar juntos bajo un halo de amistad.

‘El buen amigo gigante’, que se estrena el jueves, se mueve en ese deseo de rendir un homenaje a la camaradería, contando la historia de una niña que conoce a un hombre de gran tamaño (BFG) que no está contento con su estilo de vida.

A pesar de que los gigantes se comen a los niños y representan un peligro para el mundo, el encuentro de la pequeña Sophie (interpretada por la debutante Ruby Barnhill) y BFG (Mark Rylance) significa un paso importante en el mensaje esencial que pretende el filme: a pesar de las diferencias o dificultades, siempre hay oportunidad de ponerse en los zapatos de los demás.

“Este es un grandioso cuento de hadas acerca de dos solitarios que se encuentran y aprenden el uno del otro; es acerca del poder de la empatía”, opina Marshall.

Para él, se trata de una pareja de extraños, de gente que está fuera del molde y que rompe los prejuicios que afianzan la idea de que sería imposible tener algún vínculo. “Son una pareja de extraños que tienen una oportunidad de redención”, agrega el productor.

Para él, uno de los aciertos de esta cinta, que utiliza la técnica de captura en movimiento (animación sobre un cuerpo real) es la química que logran Rylance, un actor inglés de 56 años, y Burnhill, de 12 años, que antes de este proyecto solamente había aparecido en la comedia televisiva del Reino Unido ‘4 O’Clock Club’.

“Ese fue uno de los aspectos que más le llamaron la atención a Steven Spielberg –subraya Marshall–. A él le interesó que ambos estuvieran en un mismo espacio durante el proceso de rodaje, a pesar de que al final –gracias a la tecnología– se hayan visto distantes en virtud de la talla de sus personajes”.

En esencia, la cinta recoge momentos de ternura y tensión con un cierto toque aleccionador, que el director maneja perfectamente.

“Spielberg hace que la imaginación y los sueños se hagan realidad (...) Creo que estamos ante uno de sus trabajos más ambiciosos”, recalca Frank Marshall, al referirse al trabajo de un realizador con experiencia que por primera vez trabaja en una producción de Disney.

“Puedo decir que él estuvo muy feliz de trabajar en ese nuevo ambiente”, asegura Marshall.

Cuando se supo del regreso de Spielberg al cine de fantasía se creó mucha expectativa acerca de la mirada que el director estadounidense podría ofrecer a la obra literaria del galés Roald Dahl. Cuando la cinta se estrenó –fuera de concurso en la reciente gala del Festival de Cannes–, algunos alabaron el retorno de un director a un universo emocional más que conocido.

“Pequeña y encantadora película sobre el valor de la amistad y la imaginación (...) Funciona como el afortunado (y muy digitalizado) encuentro entre dos colosos del relato infantil: Roald Dahl y Steven Spielberg”, enfatizó Manú Yáñez en la revista de cine española ‘Fotogramas’. A su vez, Peter Bradshaw, del diario inglés ‘The Guardian’, destacó el trabajo actoral.

“La interpretación estelar, distintiva, excéntrica y seductora de Mark Rylance hace de la película lo que es (…): un trabajo de amor para Spielberg y un maravilloso canto de cisne para Melissa Mathison”, escribió recordando a la guionista del filme, famosa por ser la artífice de ‘ET, el extraterrestre’ y quien falleció el 4 de noviembre pasado. La película está dedicada a ella.

ANDRÉS HOYOS VARGAS
Redactor de EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA