Cine y Tv

Drew Barrymore cuenta su experiencia en la serie 'Santa Clarita Diet'

La actriz revela detalles y habla del sabor que deja la sangre en un plato de comedia familiar.

Drew Barrymore

Drew Barrymore interpreta a Sheila Hammond en la serie.

Foto:

Archivo particular

20 de febrero 2017 , 09:48 a.m.

La actriz Drew Barrymore ha tomado uno de los riesgos más grandes de su carrera al asumir el papel de Sheila Hammond, una agente de bienes raíces que un día termina convirtiéndose en un ama de casa caníbal y sangrienta.

Lo hace en la serie ‘Santa Clarita Diet’ (disponible en la plataforma de Netflix), que no solo la puso de nuevo en la órbita de atención mediática y de la audiencia, sino que expuso un lado interesante y, claro, ahora repulsivo, de su capacidad para burlarse de sí misma y quitarle un poco de trascendencia a su estatus de estrella.

Ella es Sheila Hammond, una agente inmobiliaria que vive la sosa rutina familiar hasta que un día se convierte en una no muerta y comienza a alimentarse de carne humana.

No es la típica apuesta de zombis, pero sí una caricatura extrema acerca de las grietas de la vida marital que ha sido alabada por intentar ser irreverente y no tener miedo a la sangre y el ridículo, pero también han sido muchas las reacciones de rechazo por una ligereza argumental escondida en una violencia brutal e incorrecta. (Lea: Las series que generan mayor expectativa en esta temporada)

“Cuando leí el guion me reí mucho, fue como un poco de aire nuevo para mí (...). El personaje es un reflejo de alguien que tiene que asumir un nuevo reto y empoderarse y no está sola en eso”, explicó la actriz en una entrevista con EL TIEMPO.

No es extraño pensar que haya una conexión más profunda entre esa comedia cargada de hemoglobina y exceso, que la simple carcajada de la protagonista. Precisamente ese fue otro de los aspectos que Barrymore argumentó para explicar la extraña empatía con este juego de canibalismo familiar.

“ ‘Santa Clarita’ fue capaz de sacarme de un momento complejo en mi vida y de un mundo que no era del todo agradable, fue algo genial y diferente”, recuerda la protagonista, quien el próximo miércoles cumple 43 años.

La acompaña el actor Timothy Olyphant (en el papel de su esposo, Joel), para quien ni siquiera la sangre falsa que en muchas escenas cubre a su compañera, le quita lo adorable en el rodaje.

Un comentario discutible para muchos, pero que en general ha logrado el objetivo de llamar la atención.

Bien lo dijo el creador de la serie, Victor Fresco –durante un panel de Netflix en Nueva York–: “Desde el principio queríamos pasar ciertos límites y mostrar algo que no se ve tan seguido en este género”. (Además: 'Santa Clarita Diet', un plato pesado)

“Lo veo más como un conflicto en el comportamiento de una pareja y su hija –expresa Barrymore–. Me encanta la manera como se desarrolla una dinámica de unión entre todos, pues se trata de una familia que se une para contrarrestar una coyuntura, un problema juntos (....). Es una amalgama generacional en la que el tradicional arco de historia familiar tampoco pierde su naturaleza”.

Para ella, “en la trama todo eso funciona y hace que lo oscuro o desagradable se vea genial”.

A pesar de que siempre existirá la sombra de sus conflictos de actriz infantil, sus caídas y renacimientos en el cine y el hecho de que ya es una mujer madura que sabe que su paso por ese universo de la fama no ha sido nada fácil, Drew Barrymore reconoce que este es uno de los momentos más intensos de su carrera.

“Estoy en un ciclo muy interesante y el encarnar a una madre poco común es toda una bendición (...), Sheila me ha hecho muy feliz y me ha demostrado que puedo hacer cualquier cosa”, explica la actriz, quien frente a las cámaras de la producción mata, apuñala y vomita como parte de ese desenfreno.

Por eso, no es extraño que la mirada que Drew Barrymore revela en la entrevista sea parecida a la de una niña que acaba de recibir un juguete raro o peligroso (para algunos), pero al fin y al cabo hecho a la medida de una actriz que quería regresar con otro tono.

Ella dice que no le molestan las críticas, pero defiende a capa y espada los nutrientes televisivos que ofrece ‘Santa Clarita Diet’, a pesar de que tenga más la apariencia de una comedia rápida para mantener la ‘gula’ televisiva y esa manía de consumir algo sin mirar detenidamente sus ingredientes.

“Sheila quiere que su vida y la de su familia funcionen, no es egoísta y hace lo que sea para mantener eso así”, dice. Quizá esa sea la clave de este extraño banquete.

¿Dónde se ve?

La primera temporada de ‘Santa Clarita Diet’ está disponible en la plataforma Netflix.

ANDRÉS HOYOS VARGAS
Cultura y Entretenimiento
Nueva York *
* Por invitación de Netflix.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA