Cine y Tv

‘Charlie Flow me enseñó que en torno al reguetón hay muchos mitos’

El actor Carlos Torres logra su segundo protagónico, esta vez en la telenovela ‘La reina del flow’.

Carlos Torres, actor colombiano

El actor Carlos Torres no había actuado antes al lado de Carolina Ramírez, la protagonista de ‘La reina del flow’.

Foto:

Cortesía Carlos Torres

30 de junio 2018 , 10:35 p.m.

Ya no habla barranquillero pero sí se le siente su alma currambera. Pese a que hace más de 10 años dejó la capital del Atlántico para cumplir su sueño de ser actor, Carlos Torres, nacido como Carlos Andrés Torres Rivera en septiembre de 1988, conserva aún la ‘queridura’ de la gente de su tierra, esa que siempre acerca.

Es de los actores jóvenes de Colombia que está en el grupo de los juiciosos, los que han estudiado, los que han hecho camino al andar. Ya va por su segundo protagónico (el primero fue en ‘Francisco el matemático’) y también tuvo un papel principal en ‘Sala de urgencia’s’).

Su carrera la inició en ‘Padres e hijos’ y también ha actuado en ‘Pobres Rico’, ‘Secretos del paraíso’, ‘Niñas mal’, ‘Azúcar’ y ‘Un sueño llamado salsa’, entre otros.

Desde hace dos semanas es Charly Flow, un exitoso cantante de reguetón en la telenovela ‘La reina del flow’, de Caracol. Esta caracterización muestra a un personaje que desde niño ha estado caminando por la delgada línea roja: tiene talento como músico, pero se robó las canciones de una niña a la que engañó y hoy cree muerta; le sigue el juego a su tío mafioso a quien ha ayudado en sus negocios, pero monta un gran estudio para fortalecer la industria musical de Medellín y sacar adelante a jóvenes en peligro, y es exigente con su hija para que no pierda el rumbo, pero se olvida de que su siembra no siempre fue buena, a pesar de que su cosecha al parecer sigue prosperando.

Y aunque Torres no canta las canciones de la telenovela, sí encanta con su ‘tumbao’ en esta producción de Caracol, que tiene un promedio de 15 puntos de ‘rating’.

La gente está encontrando en la telenovela un reguetón, si se puede decir, vestido de frac. ¿El fin es desmitificar que la música urbana es grosera y en contra de la mujer?

Eso es lo que queremos mostrar y nació así desde la parte de producción, dirección de la serie y dirección musical: que no todo el reguetón es malo ni desacredita a la mujer, que hay letras que nacen bonitas y que es un género que hay que investigar más. De hecho, la protagonista es una mujer a la que se reivindica. Y también, que estos músicos tienen valor, son exitosos, disciplinados. Creo que se ha hecho un trabajo acertado, con otro enfoque.

¿Cómo le nació su amor por la actuación?

Siempre quise ser actor. Desde niño sentí una gran curiosidad y amor por esta carrera. Entonces, me vine de Barranquilla a Bogotá cuando tenía 16 años e hice estudios con Victoria Hernández y con la profesora argentina Cecilia Castillo.

¿Por qué está convencido de que no se equivocó en su elección?

Este es el oficio más maravilloso del mundo, amo actuar, es mi gran pasión. No fue una decisión fácil, por los mitos del medio, pero es mi vida, estoy convencido de haber decidido bien, respeto mi oficio y el de mis compañeros.

¿Se desprende fácil de los personajes?

Ellos se van solitos. Yo me desconecto y vuelvo a mi casa, a mi familia, a mis amigos, y es Carlos Torres quien se va olvidando de ellos, porque eso me permite acercar otros proyectos y personajes, leer otros guiones para proponer cosas nuevas. Eso sí, siempre les agradezco a ellos y a todo el equipo con el que trabajé, y guardo bonitos recuerdos.

¿Cómo le llegó Charly Flow?

Por mi mánager, Maricela Marulanda, quien supo que en Teleset (que realiza esta producción con Sony Pictures Television) hacían el ‘casting’ y le dijeron que me querían ver. Yo trabajé en mi propuesta de un reguetonero, improvisé, canté, bailé, ensayé el acento. Allí estaban los directores Rodrigo Lalinde y Liliana Bocanegra.

Charly Flow camina por la delgada línea roja y su carrera, aunque no ha sido una mentira porque tiene talento, se estancó…

Él hizo una carrera gracias al talento de Yeimi Montoya (Carolina Ramírez) y al cuaderno lleno de letras que le robó antes de mandarla a la cárcel. El tiempo pasa, su as bajo la manga ya no existe y la vida le empieza a cobrar. Tiene un gran carisma este Charly, sí, pero también es egocéntrico, entonces, hacer algo en equipo y reconocer el talento de los demás le cuesta. Su idea es controlar todo y todavía no sabe lo que le viene.

¿Cómo se volvió Charly Flow?

Fui a Medellín, una ciudad que me gusta mucho y a la que viajo con frecuencia porque me atrae su calor como ciudad. Allí me dan muchas ganas de estar en la calle y allí fue donde me dediqué a investigar sobre este tema del reguetón, buscando muchos referentes. Y también con mis amigos de Piso 21, que son de allá y me apoyaron.

¿Le gusta el reguetón?

Siempre me ha gustado, pero al hacer este personaje tomó otra dimensión, pues tuve que entrar en las vidas de varios artistas, ver sus entrevistas, saber qué cosas les han pasado, cómo afrontaron sus situaciones adversas, y me encontré con mucha originalidad, son auténticos, cada cantante de género urbano tiene su propia firma y sello.

¿Ha hecho teatro?

No. Eso me falta. Pero una cosa a la vez.

CULTURA
En Twitter: @CulturaET

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA