Cine y Tv

Ayyy, Carmentea y Ayyy, Aníbal / El otro lado

La televisión regional halló en la bionovela su modo de contar sus diversas formas de ser cultura.

Ómar Rincón, Crítico de televisión

Ómar Rincón, Crítico de televisión.

Foto:

César Sánchez Carreño

29 de abril 2018 , 10:00 p.m.

Cuando los canales regionales hacen ficción sirve a su criterio de fundación: promover la diversidad cultural en perspectiva local.

Telecaribe llegó con la serie de ‘Aníbal ‘Sensación’ Velásquez’, 22 capítulos sobre la vida del gran compositor e intérprete de nuestra música Caribe. Esta vaina está gozosa: sabrosura, música, divertirse siendo música. Realmente, esta serie nos recuerda que el tono de Colombia es el Caribe, ya que movemos el cuerpo, el humor, las historias en modo sabrosura.

Aníbal Velásquez es el ‘rey de la guaracha’, dicen, es famoso porque siempre lo bailamos en todas nuestras fiestas. Este señor es el del ‘Faltan cinco pa’ las 12’, ‘Alicia la flaca’, ‘La brujita’ y muchos más. La serie está hecha en forma caribe, calorcito, colorcitos vivos, nostalgia de futuro. “Una serie pa’ tirar risas”, dice don Aníbal.

Canal Trece llegó con ‘Tu corazón será mío’ para expresar a la mujer llanera, su música, el bailar y su bravura de raza enigmática.

Y dice así... “Cantar del llano, cantar de brisas del río. Ay, Carmentea, tu corazón será mío... Ojazos negros que matan cuando me miran. Ay, Carmentea, mi pecho por ti suspira. Tu cuerpo de palma real, tus labios de corocora, y ese cabello tan negro que de noche me enamora”. Y ya vale la pena verla.

Un agasajo es ver ese paisaje del Llano, esa bravura infinita de esa región, esos modos únicos de bailar y cantar, esa manera de habitar ese inmenso mundo donde todo es misterio hermoso.

Pero lo mejor es que es una historia dura que vincula la lucha de los liberales por existir en un país conservador que mataba por fe, y los modos machistas de cómo vamos dejando hijos por ahí y sin reparar en responsabilidades. Un excelente retrato de nación desde los modos de los Llanos. Camarita, hay que verla y bailarla.

Está muy bien que haya ficción en los canales regionales porque las producciones están en tono local y con sabor a pueblo colombiano.

La televisión regional encontró en la bionovela su modo de contar sus diversas formas de ser cultura, sus heroísmos que muestran lo que somos como músicas. Y eso está muy bien. Mejor aún que la ANTV les dé dinero para estos proyectos, por fin.

Solo quedan dos asuntos por mejorar: uno, que, como dijo el mismo Aníbal Velásquez: “Mi vida da como para 300 capítulos”, y eso es, hay que hacerlas más largas para que creen rituales regionales. Al hacerlas tan cortas son un gran esfuerzo de diseño y producción que dura muy poco, y la televisión es de largo aliento.

El segundo asunto es que cada canal anda en lo suyo cuando juntando las series de cada uno se puede crear una franja nacional: todos los canales, y al mismo tiempo emitiendo series hechas desde la región, una detrás de la otra. Así se crearía un nuevo ritual de ficción, y tendríamos opciones con sabor popular.

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión
orincon61@hotmail.com

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA