Cine y Tv

Andy Serkis, el actor tras los grandes personajes digitales del cine

Una mirada a la carrera del protagonista de la nueva película de ‘El planeta de los simios’.

Andy Serkis, actor de El planeta de los simios

Serkis está acostumbrado a los trajes especiales, las pantallas verdes y las cámaras que registran cada movimiento de sus músculos.

Foto:

Mario Guzmán / EFE

30 de julio 2017 , 02:13 a.m.

En los últimos años ver el nombre del actor británico Andy Serkis en los créditos iniciales de una película significa que habrá un personaje digital.

Puede ser una conexión peligrosa por esas cosas del encasillamiento, pero en el caso de este intérprete, no es más que una rutina y casi que un cumplido, ya que es uno de los que más han explotado la tecnología para aparecer o protagonizar un filme, escondiendo su rostro entre trazos computarizados y texturas animadas pero, eso sí, sin perder ese toque de humanidad que no deja que su experiencia en la pantalla grande sea una imagen desprovista de una emoción.

Serkis no es un robot o un títere a las órdenes de los efectos visuales, sino más bien el conquistador de un ámbito dentro del espectro cinematográfico que sueña con acercarse lo más posible a la realidad, y hasta ahora lo está logrando. Quizás el temor para los puristas es –precisamente– que este actor de 53 años representa el mejor ejemplo de que esas fronteras entre lo real y lo digital se difuminan cada vez más.

Cuando decidió convertirse en un intérprete soñaba con transformarse en otro, siguiendo uno de los principios necesarios de su trabajo y salir de su piel (metafóricamente), de la imagen que algunos conocían.

Pero el maquillaje o algunas técnicas teatrales no eran suficientes, pues el actor buscaba siempre ir más allá.

Hoy está acostumbrado a los trajes especiales, las pantallas verdes y las cámaras que registran cada movimiento de sus músculos. Normalmente usa un casco especial y unos, cada vez más complejos, sensores pegados a su cuerpo.

Ya se le notan algunas arrugas en su rostro, posiblemente del ejercicio cotidiano de exagerar algunos gestos para conseguir la imagen que luego pasará a un computador que cambiará su cara o su cuerpo.

Todo el mundo lo recuerda por su papel como Gollum, que hizo parte de la trilogía cinematográfica de ‘El señor de los anillos’, una criatura signada por la tragedia y la obsesión que se creó digitalmente, pero que logró el reconocimiento mundial en buena parte por el aporte actoral que le dio Serkis, quien en un principio dudó de asumir este reto.

La monstruosidad, ternura y dolor en la voz y algunos movimientos de Serkis convirtieron a Gollum en una estrella y a él, en un actor con una atención especial en la industria del entretenimiento. La conexión con este personaje de la saga fantástica le abrió las puertas a otros proyectos, lo insólito es que la mayoría seguían siendo configurados a partir de esas máscaras digitales.

Como en el caso de la nueva versión cinematográfica de ‘King Kong’, en la que él fue el artífice de los gestos y gruñidos del famoso gorila gigantesco y una de las cosas rescatables de esta fallida resurrección cinematográfica de un personaje mítico del cine de aventuras, en la que el intérprete pudo también encarnar a Lumpy, un ser de carne y hueso frente a la pantalla. También tiene en su hoja de vida el papel del capitán Haddock en la película ‘Tintín: el secreto del unicornio’; ‘Star Wars: el despertar de la fuerza’, así como ‘Star Wars: los últimos Jedi’ y ‘Black Panther’ y una versión de ‘El libro de la selva’, dirigida por el mismo. Pero ahora la atención está en su más reciente filme ‘El planeta de los simios: la guerra’, que se considera como uno de los mayores alcances en su ‘performance’ digital, no solo en el aspecto estético, sino en el ámbito emocional, al lograr representar a un simio (César) que ha desarrollado una inteligencia superior y ahora se enfrenta en un conflicto brutal contra los humanos.

Bajo el detallado pelaje y la fisionomía de un simio, Serkis logró una impresionante transformación en pantalla como un simio frágil que pasa a ser un líder cargado de furia, pero a la vez de varios matices de la especie que ahora odia: los humanos.

“Ahora el proceso es mucho más dinámico. Entramos por la mañana, nos ponemos el equipo, el cual ya es muy ligero. Las cámaras para captar expresiones faciales han evolucionado pero en esencia el gran salto se dio desde ‘El planeta de los simios: (R)evolución’, porque pudimos filmar en locaciones. Ya que, entre otras cosas, es más fácil mover las cámaras alrededor de los actores”, recordaba el actor en una entrevista acerca de ‘El planeta de los simios: la guerra’, que precisamente se estrena el jueves en Colombia.

“De nuevo, Andy Serkis deslumbra”, escribió Luis Martínez en el diario ‘El Mundo’ de España, uniéndose al oleaje de críticas positivas que ha tenido esta producción.

“Cuando uno lo piensa, ‘(R)evolución’ fue una filmación bastante íntima. Se trataba de una situación doméstica y había una familia ligeramente más grande en el atrio con todos los demás simios. Luego en ‘El planeta de los simios: confrontación’ (la segunda parte) creció y construimos sobre eso para formar una comunidad mucho más grande. Ahora con ‘La guerra’, estamos en esta situación en donde los paisajes son enormes y la cinta es épica”, reflexionaba el actor, del que muchos esperan que la cercanía de su trabajo con la tecnología pueda en algún momento ganarse algún premio importante del séptimo arte. Él, por ahora, defiende ese interesante anonimato que le brinda trabajar con personajes digitales.

“Lo bueno de la captura de actuación es que uno puede regresar e ir perfeccionando. Así que una vez que tenemos los estudios de rodaje y hemos filmado todas las ambientaciones, inevitablemente tenemos periodos en donde podemos repetir algo que queremos mejorar. Quiero decir, parece que esa es la manera actual de trabajar en la captura de actuaciones. Uno puede entrar a reinventar y revisitar momentos, ritmos, tomas, personajes (…) todo”, agrega en una reflexión este actor al que muchos quisieran verlo recibir un Óscar –ya lo intentó una vez el estudio 20th Century Fox– en una soñada categoría de mejor interpretación digital.

No estaríamos lejos de un reconocimiento de ese nivel, teniendo el trabajo de Andy Serkis como referencia.

Gollum, el personaje

Andy Serkis es capaz de convertirse en Gollum, el personaje más famoso de su carrera, sin necesidad de tanta tecnología. Lo hizo recientemente en una broma al presidente Donald Trump, en la que leyó los tuits del mandatario con la voz de la criatura.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA