Arte y Teatro

Vuelva a quejarse con el Mono de la Pila / Columna sin título

La famosa fuente volvió a ser vista en el patio central del recién restaurado Museo Colonial.

El Mono de la Pila

El Mono de la Pila puede volver a ser visitado en el patio central del Museo Colonial.

Foto:

Mauricio Dueñas / EFE

07 de agosto 2017 , 12:00 a.m.

Se sabe que la primera fuente de agua que hubo en Bogotá fue el conocido Mono de la Pila (1853).

De ella no solo tomaban agua los santafereños, sino que la estatua que coronaba ese surtidor fue origen de la frase popular bogotana que reza “Vaya a quejarse con el Mono de la Pila”.

Resulta paradójico que una construcción diseñada para solucionar un problema de abastecimiento de agua sea entonces el lugar para mandar a otro a quejarse.

Pasaron los siglos y el Mono parece que estuvo en otros lugares, pero aunque los colombianos no dejamos de quejarnos, la vida es una rueda y, en uno de esos giros, propiciado por el Ministerio de Cultura, hoy puede volver a ser visto en el patio central de un edificio recién restaurado para el arte y la cultura: el Museo Colonial.

Ubicado en el barrio La Candelaria de Bogotá, abierto el viernes pasado, tras tres años de trabajo interno de restauración, readecuación, robustecimiento de cimientos, renovación del diseño museográfico y cerca de 9.000 millones de pesos de inversión, el Museo Colonial deja relucir en sus salas lo que hemos sido.

Y que es esa mezcla de sabios soñadores, guerreros desalmados, seres oprimidos y orgullosos, racistas y clasistas, indios, negros, mestizos y mulatos; judíos conversos y sacerdotes (porque de España no vinieron ‘blancos’, sino el resultado del mestizaje entre árabes, judíos y cristianos).

Lo importante en este museo, más que la belleza de sus piezas de arte colonial, más de 1.600, es lo que vemos en su recorrido: la historia de nuestra historia.

A sus 75 años, el Museo Colonial es, sin duda, un lugar que hay que ver; una muestra de que, a pesar de las quejas, en la cultura podemos ser consecuentes con los sueños de un país digno. Pero, si aún se quiere quejar, pues vaya, que allá está el Mono de la Pila.

NELLY PEÑARANDA
Crítica de arte

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA