Arte y Teatro

Dalita Navarro regresa a las raíces de la cerámica

'Viaje al corazón de la arcilla’, es la muestra que se exhibe en la galería El Museo de Bogotá.

Dalita Navarro regresa a las raíces de la cerámica

1. Nueva serie de vasijas de Navarro. 2. ‘Corazón milagroso’.

Foto:

Néstor Gómez / EL TIEMPO

18 de mayo 2018 , 10:52 a.m.

“En el corazón tenía/ la espina de una pasión/ logré arrancármela un día/ ya no siento el corazón/. /Aguda espina dorada,/ quién te pudiera sentir/ en el corazón, clavada/”.

Este fragmento del poema Yo voy soñando caminos, de Antonio Machado, es inspiración de una de las piezas de la escultora colombo-venezolana Dalita Navarro, que hace parte de la muestra ‘Viaje al corazón de la arcilla’, que exhibe en la galería capitalina El Museo.

En este nuevo proyecto artístico, Navarro ha querido regresar a la vasija, ese volumen protagónico por antonomasia en la cerámica desde tiempos remotos de la humanidad. Además, a través de esta introspección, la artista rinde tributo al barro, a la arcilla, como material de gran nobleza.

“Alguna vez leí que el barro tiene memoria. Las formas que uno realiza expresan sentimientos, reproducen recuerdos, exteriorizan sueños y guardan nostalgias”, dice Navarro.

Durante sus investigaciones para esta muestra, la escultora cuenta haber encontrado que, varios miles de años antes de Cristo, existió una cerámica denominada ‘cardial’, originaria de la zona del Mediterráneo.

“Esas cerámicas, algunas halladas en cuevas antiguas de España, se distinguen por sus texturas, realizadas por los artistas con la ayuda de las conchas de los caracoles”, explica.

Al remitirse a la etimología propia de la palabra, Navarro establece un diálogo artístico con todas las metáforas que a lo largo de la historia han estado relacionadas con el corazón, como el odio, los celos o la pasión.

Corazones enjaulados, que quisieran volar; corazones explosivos, corazones con espinas clavadas, corazones ardientes, corazones rotos y hasta el “corazón forajido”, de León de Greiff, enriquecen esta exposición.

Y junto a ellos, por supuesto, están las vasijas, que remiten a la forma y al volumen de piezas ancestrales.

La artista bebe también de la tradición popular para dar vida en su torno a piezas como Corazón milagroso, que recibe al visitante y se inspira en los famosos exvotos, aquellas ofrendas que en la antigüedad se les hacían a los dioses a través de figurillas de personas o animales.

“Como ocurre en México. Por ejemplo, en la iglesia de la gran plaza de la capital, ellos llevan control de todos los exvotos y los van registrando”, comenta la artista.

En ese sentido, este nuevo trabajo de Navarro no solo refleja una influencia del imaginario popular mexicano sino de Oriente. En particular de la tradición japonesa, que durante siglos ha sabido trabajar la cerámica de forma particular.

“En definitiva, desde el neolítico, nada tan cerca del corazón como la cerámica, habitante de cuevas silenciosas y susurrando las canciones de amor de los trovadores, por el Mediterráneo hasta Altamira en las costas altas del norte de la península ibérica. Para embarcar más tarde en busca de mundos desconocidos y anclar en el corazón de los poetas americanos”, anota el expresidente Belisario Betancur acerca de la muestra.

Y concluye con una frase que resume el sentimiento con el que sale el visitante: “Tejedora del barro, las manos de Dalita devuelven todo entero el corazón. ¡En su completud!”
La artista ya prepara otras muestras en Medellín, Barranquilla y México.

Dónde y cuándo

Hasta el 30 de junio en la galería El Museo (Calle 81 no. 11-41, Bogotá). Teléfonos: 744-7588/89.

CARLOS RESTREPO

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA