Arte y Teatro

'Taxi', el gran éxito del Teatro Nacional

Este montaje teatral, sobre un taxista con dos esposas, fue protagonizado por Luis Eduardo Arango.

Taxi

Fue tal el éxito de 'Taxi' que incluso se estrenó una segunda parte de la historia.

Foto:

EL TIEMPO

29 de mayo 2018 , 12:00 a.m.

Aunque partía de una premisa casi absurda, la comedia 'Taxi' lograba sostener una historia que alcanzó tanto éxito en Bogotá que sobrepasó las 500 funciones. Escrita por el dramaturgo británico Ray Cooney, se estrenó en el Teatro Nacional Fanny Mikey en febrero de 1992 y sus resultados fueron históricos para esta fundación creada por la  Fanny Mikey.  

El personaje principal era John Smith, encarnado por Luis Eduardo Arango, un taxista dicharachero, buena vida, cuya mayor particularidad era tener dos casas, con dos esposas, que mantenía simultáneamente. 

A él, en el elenco original, se sumaban Ana Bolena Meza, Martha Liliana Ruiz, Diego Álvarez, Jaime Santos y Víctor Hugo Morant, quien les daban vida a la familia de Smith, a sus amigos e incluso a unos inspectores que le empiezan a seguir la pista después de un accidente. 

"Normalmente cuando uno lee una un guion o una obra de teatro pues las reacciones son escasas, no es igual que cuando uno está viendo la puesta en escena, pero lo que me pasó a mí con ese libreto era increíble porque yo no podía dejar de reír solamente con leerlo", cuenta Arango.

La batuta de aquel juego de equívocos fue el uruguayo Mario Morgan, la persona que más montajes ha dirigido en la historia del Teatro Nacional, y quien ya había trabajado previamente con Arango en la obra 'Extraña pareja'.

En una entrevista con EL TIEMPO hace algunos años, Morgan aseguró que parte del éxito de la obra radicaba en el ingenioso mecanismo escenográfico, en el que se planteaba que los dos hogares estaban en la misma casa. 

Yo no podía dejar de reír solamente con leer el libreto

"En definitiva, (John Smith) traiciona a su mujer pero crea en la otra casa un lugar idéntico, eso es lo que provoca el éxito de la obra. Es decir, él se va de su casa, atraviesa la ciudad y llega a otra casa que es exactamente igual a la otra, la situación familiar es la misma, eso es lo que te crea la gracia de la continuación", explicó.

Arango asegura que la producción logró una conexión con el público desde las primeras funciones, según él la estructura era perfecta para comedia, muy bien ideada y con situaciones realmente hilarantes.

"El público colombiano sentía una cierta identificación con este lío que se mostraba allí, un taxista con dos casas, claro que eran otros tiempos en los que no había tantas posibilidades de seguimiento, no había celular ni nada, entonces la posibilidad de comunicarse o encontrar a un taxista perdido eran mínimas. Él contaba con esa ventaja", explica Arango, un intérprete con grandes dotes para la comedia teatral. 

Para el actor, todo el elenco se sentía como "pez en el agua" porque todos los personajes tenían su peso específico, hasta los que tenían textos más cortos estaban bien fundamentados, lo que contribuyó no solo al carrusel de risas sino a plasmar las dimensiones humanas de cada integrante de la historia.

En ese medio millar de presentaciones, Arango recuerda con cariño una función que se realizó en el Coliseo El Campín exclusiva para taxistas. "Eso fue la mancha amarilla total, ese día el transporte estuvo realmente escaso. Además los taxistas fueron con sus familias, fue increíble", recuerda el actor.  

Taxi, obra de teatro

Así se veían algunas escenas de la comedia 'Taxi', que estuvo en cartelera 10 años.

Foto:

Cortesía Teatro Nacional

Taxi, obra de teatro

Así se veían algunas escenas de la comedia 'Taxi', que estuvo en cartelera 10 años.

Foto:

Cortesía Teatro Nacional

Taxi, obra de teatro

Así se veían algunas escenas de la comedia 'Taxi', que estuvo en cartelera 10 años.

Foto:

Cortesía Teatro Nacional

La producción también tuvo giras por varias ciudades del país, aunque era un montaje difícil de transportar no solo por el elenco de siete actores sino por los elementos de escenografía. Esos requerimientos generaron graciosas anécdotas, como la de la presentación en el auditorio de un hotel de Santa Marta.  

"Todo era muy estrecho y no tenía profundidad, la escenografía no cabía. Y era muy simpático, teníamos casi que otra obra atrás del escenario por los choques y lo que teníamos que hacer para que no nos encontráramos los unos con otros, todos parecíamos egipcios, caminando lateralmente", recuerda.

La puesta en escena incluso tuvo una segunda parte, 'Taxi 2', también escrita por Cooney, que retomaba la vida de Smith varios años después. El taxista seguía con su realidad bígama y en cada una de sus casas vivían un hijo y una hija adolescente.

"Estos pelados se encontraban por internet y ya surgía otro tipo de conflictos, era otra obra, aunque con situaciones similares, juegos de puertas, de casas, de vecinos, de chismes", añade Arango.

'Taxi' también el cimentó el camino para que el Teatro Nacional continuará con la adaptación de exitosas comedias internacionales, que usualmente garantizan una gran afluencia de pública, como lo han demostrado las obras 'Doña Flor y sus dos maridos', 'El método Grönholm', 'Toc-Toc', 'No sé si cortarme las venas o dejármelas largas' y 'Burundanga', por mencionar algunas. 

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA