Arte y Teatro

En la obra 'Mood' se baila hasta la muerte

La pieza de La Máquina Somática está inspirada en los maratones de baile de la Gran Depresión.

Mood

Fernando Bocanegra es uno de los actores de ‘Mood’.

Foto:

Foto: Cortesía Teatro Mayor

14 de junio 2018 , 07:25 p.m.

Una música diseñada por ingeniería para estimular el consumo y la producción. Esos interminables maratones de baile de la década de 1930. La pregunta de si es posible representar la desgracia ajena. Esos tres tópicos fueron los puntos de partida de la obra Mood, del grupo La Máquina Somática, que se presenta el viernes y el sábado en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo.

La pieza, que ganó la Beca de creación multidisciplinar de gran formato del Instituto Distrital de las Artes (Idartes), es dirigida por Javier Gutiérrez y Alexander Gümbel, quienes querían plantear una especie de paisaje del fracaso.

Ahí es donde nace la pregunta de si es posible representar el dolor de los demás. “En ese proceso alrededor de esa pregunta acudimos a unas historias de personajes que habitan la periferia del éxito en la sociedad contemporánea. No tenemos una mirada exótica, los miramos como una forma de la vida, y viven básicamente en la relación que existe entre los mecanismos de poder”, explica Gutiérrez.

Nuestro trabajo es una respuesta muy espontánea de intentar poner todos esos lenguajes en frición

Instalada en el género del teatro posdramático, que explota los límites de las narrativas convencionales, 'Mood' combina la danza, las instalaciones multimedia y la música con un elenco de actores de destacada trayectoria, como Jorge Mario Escobar, Natalia Helo, Fernando Bocanegra y Rosario Jaramillo.

“Es básicamente un ejercicio de curiosidad; venimos de distintas formas de trabajo, y al tener curiosidad sobre todos esos medios nuestro trabajo es una respuesta muy espontánea de intentar poner todos esos lenguajes, con sus propias dinámicas internas, en fricción, en contacto, en tensión, y básicamente ver qué pasa”, explica Gutiérrez.

La música fue creada por Dani Boom y tiene como referente el género del muzak, que, según Gutiérrez, es un trabajo científico que a partir de estímulos sonoros busca construir ambientes para aumentar la productividad y el consumo.

“Es una estrategia que nos parece perversa, en donde de forma casi que inconsciente los individuos entramos en ambientes donde somos manipulados para la producción o para una aparente felicidad. No hay que olvidar que el muzak fue creado por un militar del ejército norteamericano con el fin, sobre todo durante la Segunda Guerra Mundial, de estimular a mujeres que estaban en las fábricas de armas para que produjeran más y durante más tiempo”, dice Gutiérrez sobre este género, que también se conoce como ‘música de ascensor’.

El otro referente son los mencionados maratones de bailes, que en Estados Unidos se popularizaron en la época de la Gran Depresión. Según el director, esas experiencias se les antojaron como una metáfora de la existencia, pues aquellas personas, que vivían en una situación de absoluta fragilidad, ponían su cuerpo como último recurso al servicio de un maratón que en algunos casos duraba meses.

“Buscaban lograr el premio y poder con él alargar sus días en este mundo. En esas maratones el cuerpo colapsaba, se gastaba, sufría, y en muchos casos desaparecía la vida, porque en esas maratones la gente se moría. Eso nos pareció un contenedor muy apropiado para poner toda esta inquietud sobre lo que decía al comienzo: ¿es posible la representación de la desgracia del otro?”, añade el artista.

En el 2015, La Maquina Somática también ganó esta beca, en la categoría de mediano formato, con 'El último acuerdo', para la que recibió un estímulo de 100 millones de pesos –para 'Mood', la bolsa fue de 200 millones–.

Gracias a estas becas se han creado obras de grandes dimensiones, como 'Otelo', de La Compañía Estable; 'En caso de muerte', de L’Explose, y 'Cuentos de la manglería', de La Quinta del Lobo. Sin embargo, estos montajes usualmente tienen una vida corta, pues es difícil desplazarlos y programarlos en otros escenarios.

“Uno desearía poder mostrar más estas piezas y, sobre todo, que todos los artistas que de alguna manera uno seduce para que hagan parte pudieran ver su trabajo durante un mayor tiempo, pero digamos que yo he asumido que así es, y lo importante es que la obra se haga”, añade Gutiérrez.

Dónde y cuándo

Viernes y sábado, 8 p. m. Teatro Mayor. Calle 170 n.° 67-51, Bogotá. Entrada libre.

YHONATAN LOAIZA GRISALES
EL TIEMPO @YhoLoaiza

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA