Arte y Teatro

Flora Martínez encarna desde este jueves a Frida Kahlo

La actriz protagoniza un monólogo que retrata la vida de la reconocida artista mexicana.

fg

La actriz Flora Martínez trabaja bajo las órdenes del director mexicano Víctor Vázquez.

Foto:

Archivo particular

30 de agosto 2016 , 07:17 a.m.

La actriz Flora Martínez recuerda que cuando tenía 21 años se la pasaba debajo del brazo con el libro Canción de ella misma, del periodista estadounidense Salomon Grimberg, quien cuenta detalles de la vida de la famosa artista mexicana Frida Kahlo a partir de una entrevista que le concedió en sus últimos años de vida.

(Le puede interesar: Editorial: Todas llevamos una Frida)

Martínez siempre admiró la obra de Kahlo, le conmovían esos detalles íntimos que dejó como legado en su Casa Azul, en Ciudad de México: el espejo encima de su cama y los jarrones marcados ‘Diego y Frida’, recordando su relación con el muralista Diego Rivera.

Ahora, la actriz protagonizará el monólogo ¡Soy Frida, soy libre!, que se había montado antes en el país azteca y que este primero de septiembre se estrenará en el Teatro Cafam de Bellas Artes de Bogotá.

La pieza, dirigida por el mexicano Víctor Vázquez y escrita por Tomás Urtusástegui, está compuesta por varios monólogos que a través de datos biográficos y líneas de ficción retratan las visiones de Kahlo. De ello habló Martínezcon EL TIEMPO:

¿Cómo define el arte de Frida Kahlo?

Estudiando su pintura y metiéndome en el rol, me impresionó la frialdad con la cual ella muestra el dolor y el sufrimiento que tenía... Esa manera de relatar su propio dolor es maravillosa, es como si hiciera un exorcismo de frialdad y se viera desde afuera, eso la purifica un poco y nos deja un arte de una honestidad y de una profundidad que hasta 50 años más tarde la convierte en una de las pintoras más grandiosas del mundo. Eso es culpa de esa honestidad sin adorno.

¿Es cierto que se le hicieron algunas modificaciones al texto original?

Muchas, a mí me dieron el texto y sentí que se quedaba mucho en el relato, en las cosas que todos sabemos, su hacer con Trotsky, algunos comentarios sobre Diego, quizás algunas cosas insinuando su lesbianismo, pero muy desde el punto de vista masculino, como ‘Diego me criticaba’. Pero al acercarme a su vida, me atraen otras cosas como mujer y como artista, de cómo convivió con ese dolor, de cómo se encuentra con la pintura.

La obra refleja esa faceta política y social que tenía...

Sí, para mí esa es una faceta importante de ella, donde no era una artista introvertida y bohemia sino que tenía mucho peso, creo que fue una de las cosas que más amaba de Diego cuando lo descubre, ese compromiso social. Incluso, esa última marcha en la que ella estuvo después de que le amputaron la pierna y se fue en su silla de ruedas, eso habla mucho de su espíritu, de mujeres que tienen una voz interior liberadora y profunda, como Mercedes Sosa.

¿Cómo fue su transformación para ser Frida?

Dos elementos nos ayudaron para construir esa imagen de Frida: considero que al pintor usualmente no le importa mucho cómo se ve, siempre anda con el jean con la pintura puesta. Pero ella, al final de su vida vivía con una botella de vodka encima al día para poder soportar el dolor y aun así se levantaba y se vestía como esta guerrera llena de flores, con sus colores, con sus vestidos, eso es muy bello.

También me impactó mucho esa mirada que ella tenía, si te fijas en sus fotos, ella nunca está seduciendo a la cámara, como uno suele hacer cuando hace la pose, sino que ella está siempre mirando más allá, te está atravesando con su mirada.

Hay en la obra una parte musical importante...

Descubrí que ella les decía a sus alumnos que pintaba cantando o por lo menos silbando. También estaba su relación con Chavela Vargas y además amaba mucho a los mariachis.

En la obra, la música cumple con la función de elevarla, de permitirle ese vuelo, ese desahogo de su dolor, sin que sea solo el sufrimiento porque nunca lo fue, lo transformaba rápidamente.

Funciones

Desde el primero hasta el 8 de septiembre. Jueves a sábados, 8 p. m. Teatro Cafam de Bellas Artes. Carrera 68 n.° 90-88, Bogotá. Informes: 404-2463. Boletas desde 65.000 hasta 89.000 pesos.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA