Arte y Teatro

Deseo, amor y lujuria en la sexualidad femenina

Artistas exploran la diversidad sexual en una exposición del Museo de Arte Moderno de Medellín.

Instalación ‘in situ’ de Martín Soto Climént

Instalación ‘in situ’ del mexicano Martín Soto Climént, en el Museo de Arte Moderno de Medellín.

Foto:

Cortesía Mamm

09 de enero 2018 , 08:10 a.m.

En pleno 2018, pensar en la sexualidad únicamente en función de la reproducción y de la creación de la familia, al menos en nuestra sociedad, resulta anticuado y extraño.

Pese a que en algunas culturas y otros contextos el tema sigue siendo tabú, el último siglo ha representado un gran avance para que el cuerpo sea visto como un lugar de expresión y de ejercicio de autonomía y de poder.

La lucha, que no ha sido fácil, no se ha dado solo desde el activismo o la política, sino desde campos como el arte, en el que los artistas plásticos se han pronunciado sobre las convenciones e imaginarios sexuales y sociales que nos rodean. Por ejemplo, en el siglo XIX, Gustave Courbet revolucionó la escena con ‘El origen del mundo’ y escandalizó a los espíritus conservadores de la época, que no aceptaban la representación del cuerpo femenino de forma explícita.

Muestras colectivas como 'Deseo, una exposición sobre el amor, el sexo y la lujuria’, que se exhibe por estos días en el Museo de Arte Moderno de Medellín, buscan normalizar la idea de que el placer, el amor, el sexo y el deseo son intrínsecos al ser humano.

La rebeldía característica de las obras de desnudos de Débora Arango (1907-2005), que en muchas ocasiones recibieron rechazo y críticas de una parte de la sociedad que era conservadora, forma parte del ambiente sexual que plantea la muestra.

Dicha sexualidad no solo se ve al interior de las obras de artistas como Sharon Hayes, Cristina Llano, Julián Urrego, Jeff Burton y José Pedro Godoy, entre otros, sino en una especie de juego e interacción entre ellas, en el que se traslapan y se tocan.

El contacto humano evidente en las obras se traslada al montaje, perfectamente pensado para ir acorde con la temática de la muestra, que resulta ser sexy para sus organizadores, por los colores y las texturas, que crean un ambiente lejos de lo árido y lo aséptico y logran una exposición “un poco sucia”, según Emiliano Valdés, curador de la muestra.

‘Deseo’ pone en diálogo la manera como los artistas, a lo largo de los últimos 100 años, se han expresado en relación con esta temática, lo que ha contribuido a normalizar visiones tradicionales por fuera de las normas socialmente aceptadas y a ampliar el espectro de lo que se considera ‘normal’.

Por eso, cerca de las obras de Arango se pueden ver algunos retratos de Celia Hempton sobre genitales y zonas erógenas y otros que surgieron de una exploración en un sitio web para hablar con desconocidos mediante video, así como una serie de fotografías de Karen Paulina Biswell, en la que retrata a mujeres colombianas que se presentan bajo su propia idea de sensualidad.

Valdés considera que es una exposición que en su mayoría explora la sexualidad femenina, que en muchas ocasiones fue relegada a la reproducción y estuvo ligada al amor y al deseo únicamente en función de la familia.

Débora Arango reconoció en su obra la fuerza sexual en el cuerpo femenino

“En su época, Débora Arango reconoció en su obra la fuerza sexual en el cuerpo femenino, en un momento en el que esa mirada estaba permitida solo a los hombres: los únicos que podían pintar a mujeres desnudas”, cuenta el curador.

Esa exploración de lo femenino también se ve desde una mirada masculina, en artistas como el mexicano Martín Soto Climént y el escultor Hugo Zapata. En el caso de Soto, se puede ver una instalación ‘in situ’ en forma de telaraña, construida con medias veladas, que explora la energía femenina inherente a todos los seres vivos.

Para Valdés, este tema está vigente en Antioquia y se refleja con la exhibición de muestras como ‘Deseo’ y ‘89 noches’. Esta última se presentó en 2017 en el Museo de Antioquia.

“Creo que el departamento está cambiando y que este tipo de eventos y conversaciones contribuyen a cambios que son realmente necesarios. No es una exposición aleccionadora que le dice a la gente qué pensar, sino recordarnos que el mundo es bello porque es variado”.

Dónde y cuándo

Hasta el 18 de febrero. Museo de Arte Moderno de Medellín. Carrera 44 n.° 19A-100. Teléfono: (4) 4442622. Entrada: 10.000 pesos para adultos. Estudiantes menores de 25 años y adultos mayores de 60: 7.000 pesos.

LAURA GUZMÁN DÍAZ
EL TIEMPO
En Twitter: @The_uptowngirl

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA