Arte y Teatro

‘Falto de Palabra’, una muestra que reflexiona sobre lo que soportamos

Una ciudad que parece no adaptarse al cuerpo humano, una de las ideas centrales de esta exposición.

Obra de Juan David Laserna

Obras del colectivo MASKI.

Foto:

Cortesía NC-Arte

05 de marzo 2018 , 02:39 p.m.

La instalación del Colectivo MASKI, en el primer piso de la galería NC-Arte, está compuesta por un elemento al que a diario miles de personas se aferran con fuerza: los tubos amarillos de los buses de TransMilenio.

Las investigaciones del colectivo se centran en temas de arquitectura y urbanismo. Es por eso que en otra de sus piezas, exponen imágenes en las que simulan los planos arquitectónicos de algunos edificios torcidos de Bogotá.

Es así como para este grupo, la estandarización de las medidas de los buses y el adoctrinamiento de la misma sociedad, ubica a las personas en “situaciones a las que el cuerpo no es capaz de adaptarse, pero puede tomar acciones para corregirlas. Estamos tan supeditados a que las cosas estén derechas y funcionen de cierta manera, que si eso se desordena, entramos en conflicto,” sostiene Juan David Laserna, miembro de MASKI y ganador de la IX edición del Premio Luis Caballero.

De esta manera, intentan recoger pequeños elementos que aparecen constantemente en la ciudad, para poder hablar de la misma como una compleja construcción que condiciona a sus habitantes a soportar circunstancias sobre las que no tienen elección, e incluso ejercen poder sobre ellos.

Sobre la obra, Laserna manifiesta que esta existe “alrededor de la idea de lo que tienes o no que soportar, como el nombre. Una decisión que alguien más tomó por ti, que te define y es pertinente a tu identidad”.

En el segundo piso de la galería, se encuentra el trabajo de Luis Camnitzer, quien reflexiona acerca del modo en que asumimos nuestros propios nombres, y los de la mayoría de objetos que nos rodean, a través de una instalación en la que invita al público a contar la historia de sus propios nombres y a escuchar las de los demás.

El interés de Camnitzer se centra principalmente en “que el sistema educativo, está basado en adquirir el nombre de cosas ya nombradas, y en ningún momento te enseñan a nombrar las cosas. Hay un desequilibrio de poder en la situación donde ya todo tiene propiedad cultural del colectivo, así que no hay manera de entrar y asumir el poder que te corresponde”, afirma el artista uruguayo.

Camnitzer ha realizado desde 2009 diversas intervenciones en las fachadas de más de 15 museos.

DAVID PENAGOS
Para EL TIEMPO
En Twitter: @DsPenagos

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA