Contenido Comercial

Crepes & Waffles apoya la agricultura nacional

Gracias a esta compañía colombiana, el limón mandarino construye puentes entre el campo y la ciudad

asdasd

                          

Foto:

                     

31 de mayo 2018 , 12:00 a.m.

En 1980, de la mano de dos jóvenes estudiantes nace la idea de despertar admiración por servir Arte-sano con amor y alegría, bajo el nombre de Crepes & Waffles, una empresa que busca deleitar los paladares colombianos, con altos estándares de calidad y precios razonables.

Desde su creación Crepes se ha comprometido con Colombia y con su gente. Entre sus apuestas está el emplear a madres cabeza de hogar quiénes representan las tres cuartas partes de sus empleados y en los últimos años se ha dado a la tarea de construir puentes entre el campo y la ciudad. Este trabajo ha estado enfocado en trabajar de la mano con campesinos y pequeños productores fortaleciendo emprendimientos locales en regiones aisladas y profundamente afectadas por la guerra, completando su misión que ahora parte de “regenerar vida y despertar admiración”.

Enfocados en apostarle a una economía nacional que valore la diversidad y genere bienestar en nuestros campesinos, Crepes & Waffles ha venido trabajando con comunidades de agricultores, mediante una iniciativa orientada a introducir en la carta del restaurante ingredientes propios a nuestra cultura gastronómica y que les permitan sostener relaciones comerciales con el campo.

Cajamarca, “La despensa agrícola de Colombia” es un municipio del Tolima en donde sus suelos fértiles, su amplia diversidad de climas y el arraigo campesino de su gente llevaron a Crepes & Waffles a exaltar esta identidad cajamarcuna generando vínculos comerciales que junto con piezas artísticas y de comunicación buscan mostrar la riqueza natural y cultural de este municipio.

Una fruta que une mundos

Reconocido por refrescar los paladares de los campesinos durante sus arduas jornadas de trabajado, el limón mandarino es conocido a nivel nacional por reunir lo cítrico y lo dulce entre su cáscara verde y su pulpa color naranja.

Ahora, esta fruta es la encargada de unificar lo mejor del campo, con la excelencia de Crepes & Waffles. Según Hever Ariel Oliveira, campesino de Cajamarca, “antes uno encontraba a quién venderle un bulto cada mes o cada dos meses a un precio máximo de treinta mil pesos, ahora nos compran semanalmente todo el limón que saquemos y nos pagan el bulto a cincuenta mil pesos”.

Anteriormente, el limón mandarino tenía un mercado muy limitado en las plazas de los pueblos del Tolima, y ahora se está convirtiendo en una alternativa económica para más de 40 familias, que tienen desde cinco hasta 100 árboles de esta fruta.

La bebida hecha con panela y agua, a la que algunos llaman agua dulce, guandolo o aguapanela con limón, y la cual ha sido usada durante décadas en los hogares colombianos, ahora está disponible en los restaurantes de Crepes & Waffles Bogotá, para que los comensales puedan refrescarse con una bebita tradicional, y al tiempo creen lazos de solidaridad con la comunidad de Cajamarca, la cual orgullosamente se levantó para decirle al mundo que ama ser campesina.

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA