Colombia

Con siembra de árboles, Tierra Viva empieza intervención en La Aurora

La urbanización, junto a la reserva de Rioblanco, ha sido polémica por su posible impacto ambiental.

Felipe Calderón, presidente de Construcciones CFC

El gerente técnico, Albeiro Montoya (izquierda), y el presidente de la firma CFC Construcciones, Felipe Calderón, en el predio donde se construiría Tierra Viva.

Foto:

Jonh Jairo Bonilla

20 de julio 2017 , 05:40 a.m.

Con la siembra de un bosque en el área del proyecto de vivienda Tierra Viva Biociudadela que está más cerca de la reserva de Rioblanco, se puso en marcha la intervención en el sector de La Aurora, en el nororiente de Manizales.

Aunque este suelo de expansión urbana desaparecería en el nuevo Plan de Ordenamiento Territorial (POT) debido a la polémica que ha generado la construcción aledaña al área protegida –la comisión primera del Concejo lo eliminó del proyecto de acuerdo, aunque aún existe la posibilidad de que la plenaria lo reviva–, el avance está amparado por el plan parcial adoptado y las licencias expedidas con el que está vigente.

“Arrancamos cumpliendo el más grande compromiso ambiental que tenemos: sembrar la función amortiguadora de la que tanto se ha hablado”, señaló el presidente de la constructora, Felipe Calderón.

La función del bosque será mitigar el impacto sobre la reserva de la actividad humana que llegaría a la zona. Las especies que se sembrarían son las mismas que hay en Rioblanco, como cedros y laureles.

Según el gerente técnico de la firma, Albeiro Montoya, la siembra de otros bosques alrededor de la ciudadela empezaría la próxima semana. En total, estos cubrirán 20 hectáreas de las 25 que tiene el proyecto. Serán unos 10.000 árboles que permitirán borrar seis veces su huella de carbono.

Aunque el cronograma de siembra estaba a ocho años, la compañía se comprometió a hacerlo todo en dos. El objetivo es que las plantas ya estén en condiciones de cumplir sus funciones para cuando el proyecto esté terminado, dentro de diez años. No obstante, las primeras 150 familias –de 2.300 que vivirían allí al final– llegarían en 2019, pero lo harían al conjunto residencial más alejado de la zona protegida.

Los directivos de la compañía explicaron que los edificios, así como las luminarias y otros equipamientos, están diseñados para reducir su impacto sobre los ecosistemas circundantes por el paso de la luz o el ruido. También habrá un cerramiento especial para que las mascotas no se escapen hacia allá y un sistema de manejo de basuras con separación desde el origen.

Arrancamos cumpliendo el más grande compromiso ambiental que tenemos: sembrar la función amortiguadora de la que tanto se ha hablado

“Decir que la ciudad se va a quedar sin agua es una falacia sin validez técnica”, sentenció Calderón. Sobre este punto, recordaron que la bocatoma más cercana está a 1,4 kilómetros de distancia y 90 metros por encima de la altitud de Tierra Viva.

El suministro de la ciudadela vendrá de la planta de Niza y equivale a 1,5 por ciento de su capacidad. También será la primera urbanización de la ciudad con alcantarillado independiente para lluvias y aguas negras. Estas últimas irán al sector de Minitas, donde la empresa de acueducto Aguas de Manizales planea instalar una planta de tratamiento.

No obstante, el colectivo Todos Somos Rioblanco ya anunció acciones para conseguir, por vía administrativa o judicial, que se deroguen las licencias y el plan parcial en La Aurora y, así, frenar la urbanización. Las organizaciones que pertenecen a esa agrupación han argumentado que la ciudadela supone un riesgo ambiental para el principal pulmón de la capital de Caldas.

MANIZALES

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA