Colombia

Ponen la mira en zonas de riesgo por lluvias en todo el Eje Cafetero

Risaralda, Caldas y Quindío tienen puntos críticos relacionados, sobre todo, con posibles derrumbes.

Cerro Monserrate en Santa Rosa de Cabal, Risaralda

Por amenaza de deslizamiento, las autoridades monitorean el cerro Monserrate en Santa Rosa de Cabal, Risaralda.

Foto:

Alexis Múnera

10 de abril 2017 , 03:38 p.m.

Tras el incremento de las lluvias en varias regiones del país, las autoridades están en alerta. El Eje Cafetero no es la excepción.

En Pereira, los ríos Otún y Consota son los que tienen a los organismos de socorro con las alarmas prendidas. Alexánder Galindo, director de la Dirección operativa de prevención y atención de desastres (Dopad), explicó que como los dos ríos atraviesan la zona urbana de la ciudad, se debe estar atento a su comportamiento.

"Toda la ribera del río Otún tiene una margen de inundación bastante amplia y el Consota, y uno de sus afluentes, la quebrada El Oso, pueden causar inundaciones en varios barrios", afirmó Galindo.

Aunque el Otún es permanentemente monitoreado por la empresa Aguas y Aguas de Pereira por ser la fuente de su acueducto, este río tiene un historial de torrencialidad importante y lo que preocupa son las socavaciones subterráneas que haya hecho. En el Consota no hay estaciones de monitoreo.

Esos dos ríos en la zona urbana, y en la zona rural, los ríos Cauca y La Vieja son los que amenazan a los corregimientos de Caimalito y Puerto Caldas, que tienen extensas zonas susceptibles de inundación.

Galindo dijo que en las áreas urbana y rural, son 4 mil viviendas las que están ubicadas en zonas de alto riesgo por inundaciones y deslizamientos.

Sin embargo, el director de la Dopad manifestó que ese censo se debe actualizar "por sectores donde se ha hecho obras de mitigación del riesgo y pudieron haber salido de la condición de riesgo, y hay nuevos asentamientos de invasiones que pueden estar en esa categoría.

En Dosquebradas tampoco le quitan el ojo a los cauces de las quebradas que atraviesan el municipio. Esto debido a que un deslizamiento taponó y represó la quebrada Frailes generando inundaciones en los barrios Comuneros y La Playita.

En Caldas, la recomendación de las autoridades es transitar con cuidado por sus vías. De hecho, en lo que va de este año ya se han presentado unos 500 derrumbes y un centenar de máquinas han tenido que mover 15.000 metros cúbicos de tierra para reabrir carreteras bloqueadas, mientras que en todo 2016 fueron 20.000 metros cúbicos.

Sin embargo, el secretario de Infraestructura, Luis Giraldo, aseguró que "nos ha ido bien a pesar de que el invierno ha sido duro". Las vías del departamento están habilitadas y se mantiene un monitoreo permanente sobre 300 puntos críticos. Entre los más vulnerables se destaca La Argentina, en Manzanares, que se cierra en las noches por seguridad y otros 30.

Y en Quindío, el director de la Unidad de la Gestión del Riesgo, Faber Mosquera dijo que es necesario continuar monitoreando los ríos y quebradas, pues se podrían presentar represamientos en estos.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA