Otras Ciudades

Restos de Blas de Lezo estarían en la iglesia de Santo Domingo

Carta escrita por heredero del almirante revela lugar en Cartagena donde podría estar el sepulcro.

Restos de Blas de Blas de Lezo estarían en la iglesia de Santo Domingo

Esta escultura ubicada frente al Castillo de San Felipe recuerda al defensor español.

Foto:

Yomaira Grandett/ EL TIEMPO

12 de junio 2018 , 05:47 p.m.

Bajo un arco de mármol, ubicado frente al altar principal, en la iglesia del Claustro de Santo Domingo, en pleno Centro Histórico de Cartagena, estarían los restos del almirante español Blas de Lezo y Olavarrieta, principal defensor de Cartagena, y quien lideró la defensa de la ciudad en el famoso asalto de los ingleses a mediados del siglo XVIII al mando de Edward Vernon, que le dio el nombre al puerto de ‘Ciudad Heroica’.

Una carta escrita por un heredero del mismo Blas de Lezo, conocida este martes, da cuenta de lo que sería el lugar exacto donde se encontrarían los esquivos restos del más grande defensor de Cartagena.

Los historiadores habían dicho siempre que el marino, fallecido el 7 de septiembre de 1741, había sido sepultado en una fosa común, debido a que habría muerto como consecuencia de la peste que azotó la ciudad luego del ataque de Vernon.

Además, según archivos históricos, el virrey de la época, Sebastián de Eslava -quien rechazaba los métodos militares poco ortodoxos de De Lezo-, habría ordenado un funeral de bajo perfil para no exaltar al marino.

Solo sus familiares más cercanos habrían estado en las honras fúnebres, pero de ninguno de ellos, hasta ahora, se había tenido testimonios fiables sobre el sitio donde yace el héroe de Cartagena.

El exministro cartagenero Sabas Pretelt de la Vega había afirmado que gracias a más de 4.000 folios y cartas del Archivo de Indias de Sevilla (España) se había determinado que el almirante español estaba enterrado en la iglesia de la Veracruz en el barrio Getsemaní, pero esta teoría luego fue descartada.

De Lezo, a quien también llamaban el medio hombre debido a que había perdido un ojo, un brazo y una pierna en sus múltiples batallas navales, había pertenecido a la cofradía de los Hermanos de la Veracruz -que tenía su sede en la catedral de Cartagena-. Según historiadores el mismo marino habría pedido en vida que sus restos fueron enterrados allí.

No obstante, la cofradía fue trasladada al arrabal de Getsemaní, cuando se construyó la capilla de la Veracruz, en 1606.

En 1940 la capilla fue demolida y en su lugar se levantó el reconocido Teatro Cartagena, sede por muchos años del Concurso Nacional de Belleza y del Festival de Cine.
 
JOHN MONTAÑO
Redactor de EL TIEMPO
Cartagena
En Twitter: @PilotodeCometas

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA