Otras Ciudades

Pastuso recorre a pie el país para lograr un refugio para animales

Cargando a su perro se propone llegar a Bogotá para encontrar un terreno para los canes callejeros.

Oscar Florez

Oscar Florez, con Abril, una perrita ciega, en su recorrido de Pasto a Bogotá, buscando apoyo para un albergue para mascotas

Foto:

Óscar Flórez

03 de octubre 2017 , 06:02 p.m.

Óscar Flórez Lanudo, un pastuso, de 40 años de edad, completó 36 días en los que ya cruzó cuatro departamentos en su camino a Bogotá. Lo hace acompañado de Abril, una perrita Bull Terrier. La rescató de la calle, maltratada, y descubrió que era ciega.

Se propone llegar a Bogotá y ser recibido en el Ministerio del Medio Ambiente, para que lo apoye en su propósito de un terreno para un centro de bienestar animal al que ya llama Villa Esperanza, donde mascotas abandonadas tengan un trato digno. 

Salió de Pasto el domingo 27 de agosto a las 10:30 de la mañana, en una travesía de unos 840 kilómetros. Profesional en mercadeo y publicidad,  Óscar hace una pausa en su trabajo para cumplir con este propósito. 
 
Flórez es el líder de un equipo de apoyo animal en la capital de Nariño que se identifica como 'De la pata con los peludos', creado hace 8 meses, con la misión de prestar apoyo y darles albergue temporal a los perros de la calle.

Este amante y defensor de los canes confiesa que tomó la decisión de transitar a pie por la vía Panamericana porque en su tierra ninguna autoridad quiso ayudarlo en su propósito.

Yo no me canso de decirles que todos deben querer a los peluditos de la calle, a los que no tienen voz

“Con la Alcaldía de Pasto hice contactos para que me colaboraran con este tema, pero no recibí ninguna respuesta y menos de la Gobernación de Nariño”, dice con tono de resignación.

Salió unos días después de anunciar a los voluntarios de 'De la pata con los peludos': "Si tengo que ir a pie a la ciudad de Bogotá para lograr el centro de bienestar animal, lo voy a hacer".

Óscar Florez

El hombre no se ha dejado persuadir del cansancio para continuar con su carrera por los animales

Foto:

Óscar Florez

Flórez y Abril han cruzado Nariño, todo el Cauca y el Valle del Cauca. El pasado fin de semana llegaron a Armenia, la capital del Quindío. Un amigo les brindó albergue y tomaron fuerzas para reiniciar la marcha cruzando el Alto de la Línea, hacia Tolima.

En más de un mes de recorrido por carreteras de los cuatro departamentos, este pastuso suma varias anécdotas. Una de ellas fue la que vivió en el municipio de Tuluá, donde adelantó una marcha en contra del maltrato animal, mientras que en Cali participó en una jornada de donación de concentrados para perros callejeros.

Oscar Florez

Un momento de descanso en la larga travesía de más de 800 kilómetros de Pasto a Bogotá.

Foto:

Oscar Florez

Y donde llega aprovecha para hablar con estudiantes y profesores sobre el buen trato que les deben dar a los perros, al igual que entregar un mensaje en contra del abuso y la explotación animal.

“Yo no me canso de decirles que todos deben querer a los peluditos de la calle, a los que no tienen voz”, reitera Flórez.

En sus extenuantes caminatas con su perrita, de 5 años, en el hombro, ni las lluvias ni el sol lo han hecho detener la marcha.

No pude seguir, me tuve que sentar y prácticamente no me pude parar de nuevo

Cuando caminaba entre Cali y Palmira, en el Valle del Cauca, en el trayecto de 22 kilómetros, los rayos del sol fueron tan fuertes que se deshidrató y le apareció un dolor muy intenso en la rodilla derecha. "No pude seguir, me tuve que sentar y prácticamente no me pude parar de nuevo”, dijo.

“Pero con la ayuda de mi Dios, que me mandó unas fuerzas para lograr pararme, y apareció un ángel, como digo yo, llegó un señor que nos ayudó y nos llevó hasta una panadería, donde pudimos cargar los celulares y comunicarnos con la persona que nos iba a dar albergue esa noche. Una rodilla se inflamó y fueron necesarias inyecciones”, contó sobre lo que ha sido esta experiencia.

Expone que además de este tramo, otro bien difícil es el que acaba de pasar, de Calarcá (Quindío) a Cajamarca (Tolima), donde se encuentra, cruzando el Alto de la Línea. Dos noches tuvieron que acampar, con un frío intenso.

Oscar Florez, caminante pastuso

En algunos momentos ha intentado desfallecer pero recuerda su propósito y vuelve a tomar energías

Foto:

Óscar Florez para EL TIEMPO

Espera llegar a Bogotá entre el 22 y 25 de octubre.

Gracias a una gestión adelantada por una emisora en Bogotá, el ministro del Medio Ambiente, Luis Gilberto Murillo, se comprometió a que lo atenderá en su despacho entre el 25 y 30 de octubre. 

“El Ministro nos llamó a decirnos que si queríamos él viajaba hasta donde nosotros estábamos para ver cómo nos podía ayudar, pero nosotros seguimos firmes con nuestra marcha, que es en contra del maltrato animal”, enfatiza.

Algunos testigos de su caminata le han preguntado ¿por qué lleva a la perrita?, y Flórez les responde: “Yo no la llevo a ella, ella nos lleva a nosotros porque como no puede hablar entonces que seamos nosotros los que hablemos por todos los perritos que son maltratados, explotados y que sufren la indiferencia de las personas”.

Al salir de Pasto lo hizo con algún dinero sobre todo para los gastos de alimentación. Esos recursos se han ido agotando, pero ha recibido la generosidad de los camioneros, que cuando los encuentran en la carretera les obsequian 5.000, 10.000 y hasta 20.000 pesos, que les sirven para alimentarse. En otros casos, los transportadores los invitan a desayunar.

El Ministro nos llamó a decirnos que si queríamos él viajaba hasta donde nosotros estábamos

Para Flórez su larga caminata ha valido la pena. No se arrepiente de hacerla.
“Hemos concientizando a muchos colombianos en contra del maltrato animal y sobre todo haciendo un llamado para que la gente exija a nuestros gobernantes a que hagan campañas de esterilización de animales, ese es un deber de ellos”, advirtió.

Afirmó, además, que si bien es cierto que existen leyes orientadas a proteger a los animales, las autoridades están en la obligación de hacerlas cumplir y que también se preocupen por crear verdaderos centros de bienestar animal.

Óscar Florez

Una de las satisfacciones que le ha traído a Óscar en su travesía son los paisajes del país

Foto:

Oscar Florez

Cuando lo sorprende la noche en plena vía decide armar la carpa, tender las colchonetas sobre el piso y buscar conciliar el sueño, con la ilusión de acercarse cada vez más a la meta final.

Óscar, en su morral, lo único que lleva son cuatro mudas de ropa y dos pares de zapatos: los tenis y las botas, que son las que le permiten transitar por toda clase de terreno.

MAURICIO DE LA ROSA
Para EL TIEMPO
PASTO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA