Otras Ciudades

Niño cartagenero que pesa 300 kilos irá a tratamiento en Medellín

Necesita un tratamiento integral y un bypass gástrico natural, de lo contrario morirá.

Harrinson Díaz es un niño cartagenero de 15 años que pesa más de 250 kilos

El pequeño Harrison habita con su madre en el corregimiento de Caño del Oro, isla de Tierrabomba, en la zona insular de Cartagena.

Foto:

Fundación Gorditos de Corazón

13 de junio 2018 , 10:50 a.m.

Hárrison Díaz Paternina tiene 15 años pero debido a su obesidad mórbida, lleva la vida inmóvil de un anciano de 90 años. Es apenas un niño pero ya pesa casi 300 kilos y sufre de una severa ansiedad metabólica y voraz por la comida.

“Él padece un metabolismo que lo hace aumentar desproporcionadamente de peso y debido a su obesidad está viviendo como un anciano. No controla su apetito y es invidente de nacimiento”, dice el médico Salvador Palacios, director de la Fundación Gorditos de Corazón, que llevará  a Harrison a Medellín para un tratamiento especial y salvar su vida.

La etapa inicial del tratamiento integral se hará por seis meses y consiste en un bypass gástrico natural, sin cirugía, este tratamiento es efectivo para la pérdida de peso, control del metabolismo, quemar grasa acumulada, manejo del estrés y ansiedad y desintoxicación, además de un plan alimentario, actividad física y hábitos saludables”, agrega el galeno, quien señala que por ser un niño el paciente no puede ser intervenido quirúrgicamente.

No obstante, la pesada carga de sus días, Harrison es un soñador al que le gusta la música y sueña con ser cantante.

No obstante, la pesada carga de sus días, Harrison es un soñador al que le gusta la música y sueña con ser cantante.

Foto:

Fundación Gorditos de Corazón

El pequeño Harrison habita con su madre en el corregimiento de Caño del Oro, isla de Tierrabomba, en la zona insular de Cartagena. Bajo el recio calor insular, el niño pasa las horas y los días acostado en una cama o sentado en el patio de su humilde hogar, inmóvil lleva la vida.

Debido a las situaciones de pobreza de la familia, Hárrison ha tenido problemas para completar su recuperación.

Él padece un metabolismo que lo hace aumentar desproporcionadamente de peso. No controla su apetito y es invidente de nacimiento

“Todo mi tiempo lo dedico a él, a cuidarlo (…) le doy lo que puedo y lo que me regala la gente, pero el necesita un tratamiento fuerte y costoso porque si no muere”, dice Rosamaría Paternina, madre del joven.

No obstante, la pesada carga de sus días, Harrison es un soñador al que le gusta la música y quiere ser cantante.

"Cuatro paredes son mi mundo y una silla vieja mi descansar, a veces me pongo triste, pero nada saco con llorar", canta melancólico Harrison, quien ahora espera poder salir de su humilde casa en busca de una nueva vida.

MONTAÑO
Redactor de EL TIEMPO
Cartagena
En Twitter: @PilotodeCometas

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA