Otras Ciudades

Mala planeación es el drama de Manizales

Algunos barrios afectados fueron construidos con plata de la Nación en zonas de riesgo. 

Derrumbe en Manizales

La mayoría de los barrios afectados surgió en la segunda mitad del siglo pasado. Se reparten entre sectores formales pero mal planeados y otros de origen irregular.

Foto:

John Jairo Bonilla

23 de abril 2017 , 11:42 p.m.

A pesar de sus avances en gestión del riesgo en los últimos años, una serie de emergencias le costaron a Manizales la vida de 17 personas el pasado miércoles en la madrugada, como resultado de décadas de falta de planeación urbana.

Solo sobre el barrio Aranjuez, la Personería registra peticiones de obras de mitigación en el cerro Sancancio desde hace 20 años. En el mismo sector, de hecho, se había presentado un deslizamiento en 2008. En la base de la montaña se creó un área de tratamiento geotécnico, pero fue insuficiente.

Historias similares hay en otros sectores afectados. La personera Tulia Elena Hernández tiene documentos que advertían, desde hace nueve años, de la vulnerabilidad. Las comunidades, a través de esa entidad, exigían intervención con obras o reubicaciones que les dieran seguridad.

En algunos casos, el Estado cumplió y las construyó. La funcionaria reconoce que hay “numerosas pantallas (de contención), pero el agua siempre busca un lugar por donde salir y se tiene que dejar fluir, lo que se necesita es hacer baterías de drenaje”.

Advierte que el problema pudo ser la falta de conocimiento técnico sobre esos sistemas para la época.

Según Hernández, “la gestión del riesgo aquí en Manizales tiene muchos años de historia y se ha asumido para atender el desastre más que para prevenir”. Por eso, barrios como Aranjuez surgieron con escrituras en regla pese a estar bajo de una pendiente de suelo volcánico deforestado.

“Nunca nos dijeron que esto nos podía ocurrir”, dice Marta Helena Quintero, una mujer de 73 años que vive allí hace 35. Su casa quedó en pie tras el deslave, pero ella y otros cinco miembros de su familia fueron evacuados por el riesgo de que más terreno ceda y le caiga encima.

Cuando se mudaron allí, era un vecindario de calles polvorientas sin servicios públicos.
Llegaron con 25 familias reubicadas de Baja Suiza a ocupar unos lotes que les entregó el liquidado Instituto Nacional de Reforma Urbana (Inurbe).

En la misma época, 80 familias más que eran sus vecinas fueron trasladadas a otro nuevo barrio, Bajo Persia.
Este fue también de los más afectados por deslizamientos esta semana. A pesar de que las casas se ven construidas casi una sobre otra, “nunca habíamos tenido este temor de vivir ahí, hasta ahora que nos pasó esto”, cuenta una habitante desalojada.

Es Julia Edith Marín, de 44 años. Recuerda que unas religiosas les dieron un lote a sus padres cuando ella era todavía una niña y el territorio, un potrero empinado. “Llegábamos por la parte de arriba y rodábamos con los materiales para construir, porque todavía no existía ni la vía de abajo”, relata.

Así, un tercio de Manizales vive en laderas sin conciencia del riesgo. Muchos de estos asentamientos fueron planeados. Entre ellos, Aranjuez y parte de Persia. Otros surgieron de manera irregular. Afectados hay de unos y de otros, desde edificios de apartamentos hasta casas de madera y zinc.

El ingeniero civil Gonzalo Duque Escobar, experto en gestión del riesgo y profesor de la Universidad Nacional sede Manizales, explica que la ciudad ha sido de laderas desde su fundación, en el siglo XIX. Luego, creció a lado y lado del filo de la montaña donde está la Avenida Santander y fue en la segunda mitad del XX que surgieron los satélites urbanos sin planificación.

Entonces, según el docente, empezaron los deslizamientos. Por eso, solo hasta los años 70 la ciudad y el país comenzaron a destinar recursos para prevenir esas tragedias. Aun así, casi medio siglo más tarde, las lluvias siguen causando muertes.
La personera Hernández insiste en que “faltan controles en materia de ocupación del territorio. Se sigue pensando en densificación, en ponerle muros de contención a las laderas, pero no se tiene en cuenta la estructura ecológica”.

Coincide con Duque en que lo sucedido fue un “cobro de factura” de la naturaleza. “Se tienen las consecuencias de una época en que se deforestó de manera intensiva, en que se utilizaron las laderas para pastoreo y se construyó en áreas protegidas, que le correspondían al dominio del agua”, agrega ella.

El ingeniero defiende la labor de prevención hecha. Al fin y al cabo, la intensidad de la lluvia del miércoles en Manizales fue mayor que en Mocoa (Putumayo) antes de la avalancha que dejó 300 muertos al comenzar este mes y las consecuencias en la capital caldense fueron mucho menores. Incluso el presidente Juan Manuel Santos destacó la gestión del riesgo.

El profesor asegura que había “muchas otras laderas que no se cayeron pero lo iban a hacer”, en puntos intervenidos de forma oportuna. Es el caso del barrio Pío XII o la parte alta de Providencia, donde la mitigación “funcionó a la perfección” (aunque, en el último, hubo damnificados en el sector bajo, por la creciente del río Chinchiná).

Duque afirma que la Nacional trabaja en mejorar sobre todo el sistema de alertas tempranas para hacerlo más preciso. Señala que, “aunque es un avance científico, hay que adaptarlo al contexto. Trabajamos para ajustarlo todavía más, porque en cada barrio puede ser diferente”.

No obstante, la Personería asegura que, además de lo técnico, se trata de un problema ético y, por tanto, “debemos darnos la mano” para que el desarrollo de la ciudad se dé en el 70 por ciento de su territorio que corresponde a regiones más planas. Dice Hernández que “el suelo manizaleño está saturado” y pide mayor comprensión sobre el tema a todos los actores.

La administración municipal ha expresado, en repetidas ocasiones, que está escuchando a todas las voces en el proceso de construcción del nuevo Plan de Ordenamiento Territorial. De este proyecto, que llegaría al Concejo este año, depende en gran medida que la historia deje de repetirse.

MANIZALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA