Otras Ciudades

Zunga, la trans que quiere ser escuchada por el papa Francisco

Esta mujer, víctima del conflicto, espera que el sumo pontífice escuche sus peticiones.

Zunga, la trans que quiere ser escuchada

Además de pertenecer a la comunidad Lgbt, Zunga es víctima del conflicto.

Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

08 de septiembre 2017 , 10:59 a.m.

"La riqueza está en la diversidad". Las palabras del Papa, a través del televisor, la hicieron levantarse de su cama. No terminó de echarse maquillaje, su pelo quedó a medio ordenar. Esa frase la golpeó con la fuerza de un rayo.

En su cédula aparece el nombre de Herman Lara Iglesias, pero ella, sin sonrojarse, asegura que se llama Zunga La Perra Roja.

El nombre con el que se identifica ya es parte de su ser. Es delgada, piel canela. Sonríe porque el nombre nació hace un poco más de cinco años, durante una marcha antitaurina.

"Ese nombre es sarcasmo –sonríe–, es una forma de pedagogizar mi maricada". 

Zunga, la trans que quiere ser escuchada

Zunga es víctima del conflicto y pertenece a la comunidad LGTBI.

Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

A Zunga no solo le ha tocado lidiar con las personas que van en contra de su identidad. Señala que no es trans, aunque así la cataloguen muchos. No encuentra palabras para expresar lo que es, solo es ella y así se siente bien.

Además de sufrir el rechazo de la sociedad que la rodea, esta joven, de 25 años, casi licenciada en Ciencias Sociales, le tocó vivir de cerca el flagelo del paramilitarismo. Un tío y un hermano fueron las víctimas de este grupo criminal.

"Yo no quiero que el Gobierno deje a un lado a la comunidad LGBTI", dice mientras peina su cabello. "Ellos deben saber que nosotros también hemos sufrido la guerra, que antes de que este país tuviera violencia ya éramos discriminadas".

Por eso, en estos momentos, Zunga está sentada junto a unas 6.000 víctimas del conflicto armado que estarán con el Papa en el gran Encuentro de la Reconciliación, uno de los eventos más importantes que se realizarán en la visita del sumo pontífice a Colombia.

Zunga, la trans que quiere ser escuchada

Zunga tiene todo listo para el encuentro con el papa Francisco.

Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

Allí, con un vestido negro y una bandera de múltiples colores que representa la igualdad por la que lucha desde su posición en la mesa nacional de víctimas, esperará que Francisco la mire para entregarle una carta en la que reclama que las víctimas LGBTI sean tenidas en cuenta dentro del proceso de paz.

Irá vestida de negro, por las víctimas de la comunidad que han muerto por su condición. Quiere tener su bandera a la mano para que sea más fácil que el Papa la identifique. Solo tiene esta oportunidad para que las promesas hechas en campaña por el actual jefe de Estado no pasen de agache.

"El Papa nos puede ayudar, él tiene que hacer entender a las personas que nosotras tenemos los mismos derechos", resalta.

Una historia violenta

Zunga nació en Curillo, Caquetá, es la menor de cinco hermanos, uno asesinado por las Auc. Cuando tenía 10 años tuvo que ver cómo los paramilitares masacraron a varios habitantes de la zona, entre ellos su tío, y empezaban a quitarle la tranquilidad al pequeño municipio que la vio crecer.

Más tarde fue su hermano, su madre tuvo que ir a recoger el cuerpo en Nariño.

"Las mujeres son muy fuertes, yo soy una llorona y lo que nos tocó vivir en ese entonces me hubiera quebrado por completo. Mi madre supo llevar ese momento tan horrible", comento.

Más adelante, descubriendo su identidad, se encontró con múltiples amenazas de los mismos grupos. La violencia la persiguió, pero su identidad no le permitió acceder con rapidez a una protección del Estado que como víctima merece.

Hoy, cuando se encuentre con el Papa, espera que pueda verla ondear su bandera, que le preste atención por breves segundos para entregarle su carta, la que corrigió una y otra vez, con el calor intenso de Villavicencio encima.

"Es que es un papayazo que venga el Papa y que tengamos la oportunidad de estar ahí es algo único que tenemos que aprovechar para decirle que nosotras también hemos sufrido, que en este momento el país está dividido y los que menos opciones tenemos somos los de la comunidad LGBTI, porque a alguien le dio por inventarse ese cuento de la ideología de género", asegura, mientras saca la bandera del orgullo gay de su maleta.

Que venga el Papa y que tengamos la oportunidad de estar ahí es algo único que tenemos que aprovechar

No es creyente, pero respeta las creencias ajenas. Solo vio una oportunidad, la que estaba esperando. Si el Papa logra darle una oportunidad esta tarde, el viaje, las amenazas, el dolor del maltrato que reciben las personas como ella en medio del conflicto armado, todo habrá valido la pena.

Datos de la Defensoría del Pueblo señalan que la comunidad LGBTI es la que más sufre durante la guerra, otros estudios muestran que el 85 por ciento de las mujeres trans en Latinoamerica mueren antes de cumplir 35.

"Hay muchos subregistros, en Colombia no tenemos una voz, no somos solo víctimas del conflicto. Somos discriminadas", expresa Zunga.

La esperanza

"No sé si ir vestida de negro", ríe y voltea los ojos. "Es que ya tengo mucha fama de ser disidente, de decir lo que pienso y como lo siento. Creo que mejor me voy de blanco".

Zunga, la trans que quiere ser escuchada

Zunga quiere que Francisco escuche sus peticiones.

Foto:

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

Francisco se ha caracterizado por ser un Papa diferente, un poco alejado de las doctrinas de la iglesia, más humano a la hora de hablar, más sensible en su pensamiento.

Por eso, la frase que lanzó durante la misa que realizó en el parque Simón Bolívar de Bogotá, retumbó en los oídos de Zunga, que vio una luz, una esperanza.

Tal vez el sumo pontífice no la note. Ella está ilusionada con que le brinde esa pequeña oportunidad.

"Solo queremos que el Papa inste al Gobierno a implementar una política LGBTI. Con la salida de las Farc nadie nos garantiza que no vayamos a seguir sufriendo discriminación, por eso esperamos que a través de él, logremos que esa política sea un decreto que nos permita tener una verdadera paz".

Lo único que le importa es que los medios del mundo la enfoquen con su bandera, que el Papa la mire y pueda entregarle esa carta que en la noche anterior la desveló mientras la releía una y otra vez.

MIGUEL ÁNGEL ESPINOSA
Enviado especial EL TIEMPO

VILLAVICENCIO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA