Otras Ciudades

Alcaldía de Cartagena toma medidas de seguridad ante firma de la paz

Entre ellas, está prohibió el parrillero en moto en Bocagrande, Crespo, Manga y Pie de la Popa.

fg

En rechazo a la prohibición de la alcaldía de llevar parrillero, un grupo de mototaxistas bloqueó durante más de una hora, el carril de solo bus, al pie del castillo de San Felipe, en Cartagena.

Foto:

Yomaira Grandett / EL TIEMPO

20 de septiembre 2016 , 07:13 a.m.

 “Estábamos con mi esposa y Napoleón sentados tomándonos unas cervezas, y en un momento cada uno estaba chateando en el celular, pero de pronto llegó un muchacho gritando y pidiendo los teléfonos. Napoleón, que estaba distraído, volvió a mirar al delincuente, que se asustó y le disparó a la altura del cuello”.

Así narra el cartagenero Leroy Padilla el crimen contra uno de sus mejores amigos, Napoleón ‘Napito’ Perea, ocurrido a las 5:30 de la tarde del domingo pasado, en lo que parecía ser un tranquilo día en el sector del Pie de la Popa, a 10 minutos del centro histórico, en Cartagena.

“Napito deja tres hijos y un nieto que era su adoración”, dice Padilla, quien indignado señala que la persona que disparó era un menor de edad.

El asesinato del exbeisbolista e hijo del desaparecido cronista deportivo Napoleón Perea es solo uno de los hechos violentos que ocurrieron en Cartagena el domingo pasado, tan solo una semana antes de que la ciudad sea el escenario de la firma del Acuerdo del Fin del Conflicto entre el Gobierno y las Farc, en una ceremonia a la que están invitadas más de una veintena de delegaciones internacionales y la plana mayor del Gobierno Nacional.

Esa misma noche del domingo, en un restaurante de comida italiana ubicado en el sector turístico de Bocagrande, el cuestionado empresario Alfonso Hilsaca Eljadue, conocido en el Caribe como el ‘Turco’ Hilsaca, quien se encontraba con varios familiares, también fue asaltado a mano armada.

“El ciudadano se encontraba en la terraza de un restaurante cuando llegaron dos delincuentes en moto y les roban celulares, relojes de lujo y dinero en efectivo”, le dijo a EL TIEMPO el general Carlos Ernesto Rodríguez, comandante de la Policía de Cartagena.

El tema de la inseguridad en el puerto, tanto a manos de delincuentes comunes como orquestado por bandas criminales organizadas, tiene en vilo a la ciudad. La semana pasada, un comando de sicarios, vestidos como guardias del Inpec, se tomó un lujoso edificio en la zona turística de Bocagrande, frente a las instalaciones de la Armada Nacional, en busca de alias Pichi, un peligroso jefe narco perteneciente al ‘clan del Golfo’ y quien paga una pena de 56 meses bajo prisión domiciliaria.

Líderes ciudadanos aseguran que los dos ataques de Bocagrande (el de la semana pasada contra alias Pichi y el asalto al empresario Hilsaca) no fueron ejecutados por delincuentes locales, que saben que esta zona turística solo tiene una salida.

“En Cartagena, hoy se encuentran recluidos 800 delincuentes de alta peligrosidad que tienen casa por cárcel, de los cuales 20 son capos de bandas criminales”, sostuvo el alcalde de la ciudad, Manuel Vicente Duque, quien lideró ayer un consejo de seguridad.

“Este año, la Policía ha capturado a 39 delincuentes que tenían casa por cárcel pero que continuaban delinquiendo en las calles”, sumó el general Rodríguez.

Antes de la cita histórica de la firma de la paz, Cartagena solamente tiene en operación 200 cámaras de seguridad, de las cuales hay 17 en el centro histórico, aunque que el vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras, había prometido más de 600, que incluían las esquinas más peligrosas de la ciudad.

Ante la ola de atracos y asaltos, el Distrito emitió un decreto que restringe el uso de parrillero en moto durante los próximos 60 días. La medida, que de inmediato generó las protestas de los mototaxistas, se aplica a los sectores de Bocagrande, Crespo, Manga, Pie de la Popa y vías principales de la ciudad. Además, no pueden ingresar a los barrios.

Fernando Niño, secretario del Interior de la ciudad, dijo que el 90 por ciento de los homicidios en la ciudad se hacen con arma de fuego y que los delincuentes se transportan en moto.

Según el CTI de la Fiscalía, hasta ahora, Cartagena presenta una tasa de 16 crímenes por cada 100 habitantes, la más baja en los últimos cuatro años, según las autoridades. En el 2013 hubo 171 homicidios; en el 2014, 200; en el 2015, 180 asesinatos, y en lo que va del 2016 han sido asesinadas 161 personas en la ciudad.

“Con el plan de los viernes sin moto, los delitos se han reducido a cero durante ese día, y el modelo de cuadrantes de seguridad está funcionando, pero el que más afecta a la ciudadanía es el hurto en motocicleta”, dijo el general Rodríguez.

“Hoy me preocupa más la seguridad de los cartageneros de a pie, pues el próximo 26 de septiembre y los días anteriores y posteriores a la firma de la paz la seguridad está garantizada y las delegaciones no van a tener ningún problema”, dijo el alcalde Duque, quien le pidió a la Policía permanecer en la calle y cero tolerancia con quienes infrinjan las normas.

Con miras a la histórica firma de la paz, a Cartagena llegarán 600 policías para reforzar la seguridad.

NACIÓN

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA